Propuestas para seguir profundizando la revolución

Nuestro Presidente dijo ayer en cadena nacional, entre muchas otras importantes cosas, que es necesario dedicarnos a continuar profundizando la revolución para la construcción del socialismo a la venezolana.

Con todo el interés de aportar, quisiera presentar a todos los lectores de este medio unas propuestas que considero sencillas, pero que implican gran trabajo y perseverancia para su diseño y puesta en funcionamiento.

Estas propuestas son: Desarrollar y hacer seguimiento a planes de formación socialista, tanto ideológica como en el trabajo De poco sirve tener formación ideológica si no tenemos conocimientos suficientes para desempeñarnos en nuestro diario quehacer, o conocer, si no tenemos principios y valores socialistas.

Si no vemos el trabajo como decía Ernesto Che Guevara, como nuestro lugar cotidiano de lucha en donde enfrentamos al imperialismo en cada hora de nuestra jornada. He tenido la oportunidad de conocer esfuerzos relacionados con esta formación en varias instituciones, pero considero que desde algún ministerio u organismo del Estado debe generarse y desarrollarse un plan estructurado de formación, y no dejarlo a iniciativas aisladas. No sé si la Escuela Venezolana de Planificación tiene esto dentro de su alcance u objetivo.

Es un trabajo duro, que toma tiempo y que requiere mucho esfuerzo, pero es una necesidad imperiosa, sobre todo en el caso de aquellos funcionarios que tienen en sus manos la toma de decisiones y el manejo de equipos de trabajo, así como la administración de recursos financieros y materiales.

Vemos a nuestro Presidente constantemente haciendo un fuerte trabajo por explicar y formar a todos los que lo escuchamos. La manera en que nos transmite su constante pasión por estudiar y leer, y la fuerza de sus palabras para inculcarnos el amor por el país y por el mundo, para sensibilizarnos y movernos a hacer y trabajar.

Pareciera que muchos dirigentes consideran que ese trabajo es solamente del Presidente, que no hace falta nada más, que el amor que este pueblo siente por él basta. No señores, considero que están equivocados.

Una persona que no tiene un mínimo de formación ideológica es manipulable, y sabemos el esfuerzo que hacen para ello los representantes de los intereses contrarios al país.

Todos tenemos que asumir esta importante tarea y no descuidarnos. Algunos estarán pensando que en todo caso ésta es una tarea del PSUV, lo cual es válido, pero no todos los venezolanos forman parte del PSUV. Incluso no todos los inscritos participan en sus actividades, fundamentalmente por debilidad ideológica.

Por eso propongo que, tanto por la vía del PSUV, como en las gobernaciones, alcaldías y organismos públicos, se establezcan planes y programas de formación ideológica constantes, utilizando para ello tantos mecanismos e ideas nuevas que hagan amena e interesante la participación activa. Crear un mecanismo transparente y eficiente que permita la postulación y selección de personas a cargos públicos: A pesar de lo mucho que se ha hecho, todavía queda por hacer, y se necesitan manos y voluntades.

Hay muchas personas en el país de un alto compromiso con este proceso y una formación técnica muy buena para desempeñar cargos públicos, sea cual fuese su nivel, no estamos hablando necesariamente de cargos de dirigencia. Pero si no se tiene algún contacto es bastante difícil ―por no decir imposible― ofrecer sus servicios, pues no existe otro mecanismo que le permita optar al desempeño de algún cargo público, por muy preparado o comprometido que esté para hacerlo.

Y sabemos que, lamentablemente, los amigos de o recomendados de, no siempre tienen el compromiso o la preparación necesaria, y en el peor de los casos, no tienen ninguna de las dos cosas. Abrir esta puerta de las postulaciones, con un procedimiento transparente y eficiente de selección, puede ser una vía útil para incrementar el talento humano que se requiere para acometer los grandes retos del país. Promover e implantar mecanismos de organización, control y seguimiento del trabajo Nuestro Presidente no puede hacerlo todo.

Y sin desmerecer el esfuerzo y trabajo de las personas que están en cargos públicos, la organización del trabajo es baja en muchos de entes del Estado, lo cual no permite tener claridad de la distribución de las responsabilidades y tareas. Tampoco pareciera que existen procedimientos suficientemente eficientes para el control y el seguimiento.

Cada vez que nuestro Presidente asiste a un evento de inauguración, entrega de créditos, de tierras, etc., vemos como hace preguntas tales como: ¿Y cómo van a llegar los habitantes de estas nuevas viviendas a su trabajo?, o ¿tienen trabajo estas personas para pagar sus créditos de vivienda? Estas preguntas apuntan a la organización o planificación de los proyectos. Pero lo que es peor aún, cuando nuestro Presidente hace las indicaciones para que se tomen los correctivos necesarios, cómo puede asegurarse de que alguien los va a hacer o que solamente toman nota para que el Presidente se quede tranquilo porque saben que entre sus muchas ocupaciones no va a enterarse de lo que pasó luego. Pero el pueblo sí se entera, y lo manifiesta en las urnas de votación.

Por lo que todo el esfuerzo y el presupuesto dedicado a las obras en cuestión no logran el resultado final, esto es, obras realmente útiles para la población y el país. Y ni hablar de la previsión, pareciera que no existen organismos o instituciones encargadas del mantenimiento necesario para evitar por ejemplo situaciones como las causadas por las recientes lluvias.

Recuerdo la forma en que nos parecía tan valioso el trabajo hecho por nuestros hermanos cubanos frente a los huracanes que azotaron recientemente esa nación. Ningún muerto, todas las personas fueron desalojadas a tiempo. ¿No podemos nosotros hacer lo mismo? ¿Tenemos que esperar el desastre para recordar que no se puede construir en ciertas zonas, que hay que destapar tuberías y alcantarillado, o desalojar a los habitantes de lugares en peligro? Darle un giro importante a la divulgación y a la comunicación

Creo que el gobierno ha hecho un importante esfuerzo en divulgación. Sin embargo, nos limitamos muchas veces a informar o divulgar lo que se termina, que ciertamente es necesario, pero también es importante que se conozcan los problemas que el gobierno, en todos sus ámbitos de acción ha identificado, y los esfuerzos que están en desarrollo para su solución, que en muchos casos no son inmediatos o a corto plazo, pero que la gente sepa que el problema está siendo atacado y que en uno, dos o tres años se tendrá la solución.

Es muy importante hacer esto, y además motiva a los funcionarios públicos que están haciendo estos esfuerzos que no tienen resultados a corto plazo.

Por otro lado, crear instrumentos de participación de la población, no sólo a nivel de su comunidad, pues ya este camino se está andando, sino en decisiones o situaciones que van más allá. Estoy segura de la existencia de grandes ideas que puede aportar la población de este país y no conozco mecanismos estructurados que permitan recabar y utilizar estas ideas.

Es mucho lo que se escribe, muchos artículos con ideas y sugerencias, pero no basta con eso. Es necesario y posible crear, y más en esta era en la cual contamos con tanta ayuda tecnológica, herramientas o instrumentos de comunicación para recabar todas estas ideas, analizarlas y utilizarlas cuando sea posible y conveniente.

saputellis@pdvsa.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1490 veces.



Silvana Saputelli


Visite el perfil de Silvana Saputelli para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas