Con calma Sr. Presidente

Debo reconocer y confesar que por más que me considere militante y pretenda demostrar disciplina militar en mi admiración, aun así mucho me falta para lograr renunciar a lo que siempre reconozco y defiendo como lo debido. Máxime si encuentro a un amigo en el evidente despeñadero de incurrir en otro grave e innecesario error.

Las dos últimas intervenciones de nuestro máximo líder en la ciudad de Maracaibo (Plaza de Toros y en el “Lía Bermúdez”) ha logrado cosas que ni en mi promiscua e irreverente imaginación creí nunca algún día presenciar. Por primera un sujeto como Manuel Rosales haya podido llevar a su terreno y a su intelecto a una de los más reconocidos estadistas que tiene el siglo XXI.

Al Zulia como lo quiero creo conocerlo. Es característico y cotidiano como el zuliano responde a lo que no respeta. Por más que le sea crea estrafalario y violento es bastante conservador en su modo de juzgar las actuaciones de sus representantes. Manuel Rosales ha logrado ser su gobernador ya que las equivocaciones indiscutiblemente han venido de nuestra patética escogencia, y no por sus, adoloridos, encantos.

Una de las más temidas probabilidades que le reconocía la oposición al Candidato Gian Carlo Di Martino es que reconociblemente podía “morderle” votos a la oposición y sobre todo a los apáticos indecisos que entre gaita y chistes diariamente se niegan entregarse a ninguno de los dos bandos de la polarización.

Ampliamente reconocido es que la pelea se encuentra reñida y “adentro”, quien logre de manera estratégica e inteligente capitalizar significativamente los votos que se encuentran más allá de sus respectivos corrales, de seguro obtendrá la Gobernación del Zulia.

En la ignorancia Manuel Rosales ha demostrado gran inteligencia. Su mejor discurso en la elección pasada fue dejar hablar a nuestro candidato Gutiérrez. Acaso no somos capaces de convencer al zuliano que nosotros verdaderamente tenemos la capacidad y la inteligencia de poder gobernar bien este Estado.

Acaso una vez más la mosca terminará cazando en el Zulia al águila. Gian Carlo Di Martino ha demostrado tener la capacidad de poder ganarle a Manuel Rosales, y mucho más a su famélica marioneta. Acaso el Zulia no es lo suficientemente estratégico para perderlo queriendo ganarlo con tan solo los golpes del chavismo. Hasta cuando insistiremos en pelear amarrándonos un brazo a la espalda. Hasta cuando seguiremos dando la impresión que sólo los chavistas caben en el Zulia

waldomunizaga@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2665 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor


Notas relacionadas