(Audio) El venezolano que obtuvo la de oro

Boomp3.com

Tras los recientes eventos donde lo mejor de la juventud mundial echó el resto intentando figurar en los primeros lugares, sorpresivamente un venezolano resultó premiado con el máximo galardón de un deporte en extremo difícil.

A todas éstas el gobierno socialistoide, en su afán de exhibicionismo, logró la clasificación en competencias eliminatorias de 109 atletas venezolanos para las Olimpíadas de Beijing. Ello sirvió para que algunos pantalleros del sector oficialista se dieran ínfulas de gran cosota.

En realidad se trataba apenas de una delegación olímpica que sumaba poco más del doble que cualquiera de las anteriores e inigualada por otros países mucho más poblados que el nuestro.

Los ultrosos del Gobierno alegaban que dicho logro constituía un paso de avance gigantesco. Sin embargo, al hablar de las medallas escurrían el bulto, como si el negocio no fuera con ellos. Un publicista oficial se excusaba alegando, por vía de comparación, que eso equivalía a esperar que entre el millón y pico de egresados de la Misión Robinson alguno obtuviera el premio Nobel de Literatura.

Los portavoces del sector oficial aducían que las medallas olímpicas no se obtienen tan sólo por enviar muchos atletas a competir. Eso ayuda, naturalmente; pero la mayoría de los campeones reciben un concienzudo entrenamiento desde la niñez y en muchos países los seleccionan entre centenares de miles de aspirantes, mediante concursos y competencias donde ganan los mejores y más aptos para sobresalir en determinada actividad.

Así pues, en tan sólo diez años de gobierno revolucionario la pretensión de formar ciertos atletas equivaldría a confundir la magnesia con la gimnasia.

Sin embargo, no contaban con la astucia de los estudiantes sifrinos de la oposición, entrenados por ARS y otros especialistas de postín.

Poco antes de Beijing, nuestro Yon Goicoechea recibió en Estados Unidos el premio Milton Friedman como jalador de mecate pitiyanqui, acompañado por la suma de 500 mil dólares, lo cual le valió el título de Medio Miyón.

Esos billuyos son más sustanciosos que cualquier medalla de oro, plata o bronce.

Además, tiene una beca para Harvard. ¿Qué tal?

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2247 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor