Postulaciones conyugales

Ignoro qué opinará el cardenal Urosa Sabino al respecto, pero parece ser que en Venezuela, a pesar de una que otra herejía oficialista, la época de las barraganas quedó atrás, y con ella la peregrinación de los monseñores al despacho de la secretaria privada en Miraflores, donde se prodigaban ayudas eclesiásticas.

Claro está que recibir un jugoso cheque de manos de la causante del adulterio presidencial no dejaba de constituir un sacrificio que tan solo se justificaba si era para una causa caritativa, aunque en tales casos la caridad comenzara por la casa episcopal.

Pero, curiosamente, estos izquierdosos de ahora que alababan el amor libre y las uniones no santificadas resultaron ser, con las excepciones de rigor, menos promiscuos que los adecos y, en algunos casos, más monocucos o fieles a sus parejas que los propios copeyanos a quienes, de vez en cuando, se les metía el demonio en el cuerpo.

Para no seguir con los floripondios verbales, le entraré de frente al tema de esta crónica que intenta destacar la nueva moda de postulaciones conyugales, muy en boga tanto en los sectores de la derecha santurrona como en las filas de los anticlericales, quienes, por lo visto, comparten la creencia de que la familia que se postula unida permanece unida.

Así pues, el último grito de la moda consiste en postular a la legítima cónyuge para el cargo que el gobernador o alcalde deja vacante, y hasta se producen circunstancias en las que la esposa le cede el cargo al marido, lo que confirma la tradición de la pareja mandataria.

En Nueva Esparta, al menos, tenemos suficientes ejemplos de estas conductas tanto en el Gobierno como en la revolución, pues no se debe olvidar que en la isla los adecos conservan la gobernación.

Así ocurre en municipios como Antolín del Campo y Francisco Esteban Gómez, donde los alcaldes socialistas imponen a sus medias naranjas. Por su parte, en las alcaldías de Mariño y Maneiro son los conchupantes quienes postulan a sus señoras esposas.

Por suerte, en el municipio García, donde el alcalde es Cruz "Cuca" Lairet, este se relanzó para el cargo, pues de lo contrario nos hubiese tocado cambiar a Cuca por una homónima familiar.


augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2475 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor