Recuerdos de la Globalización de Dios

El dinero como Dios,

está en todas partes. Pero

igual que la alegría, en necesarias

ocasiones, no se le ve por ningún

                                                                     lado. 
 
Probablemente, primero fue la globalización natural: astros, animales, montañas y aguas. Nombrados en lo inicial, con signos, al parecer despojados de la poesía. A partir de allí, precipitaron el ordenamiento intencional del mundo. Legitimando la adoración y los sacrificios. Creando los cimientos de las sociedades corporativas, con su circo, conspiraciones y sus impuestos. Impuestos en especies y  monedas para los reyes. Animales desangrados y humanos muertos para los dioses. Dispusieron de cada detalle, adornaron el banquete y lo ubicaron en su santo lugar. 

La ira del pueblo y de lo sobrenatural comenzó a ser  mediatizada. Con el transcurso se evidenció el trasfondo del poder. Subieron las élites al podio más alto, con sus profecías eternas, que heredaron al porvenir, incluyendo la degeneración de la ética. Devinieron los agentes del discurso social, con la política reiterada de la fe, la demagogia de la esperanza y la clasificación del paraíso. Similar fueron bendecidos por la pluralidad de dioses, donde los seleccionados del pueblo, por algún criterio intimidatorio, también pagaron su tributo, pero con la vida, en las fiestas patronales de los sacrificios. Dando pié a la represión religiosa legalizada, como día de júbilo, para alegrar al rey, de los tormentos. La fuente del horror también tuvo su arte. Pinturas, música y poemas sobreviven aún. Los intelectuales del festín, igual hicieron su aporte, para complacer al mecenas de turno, como si fuera una farmacia. Como hoy, arte-aron en trueque por privilegios, fama y dinero. Cantaron con honor la mentira, elogiaron los sacrificios humanos y los genocidios, en nombre del Dios que más les interesó. Inmortalizaron la perversión, indignificaron. Contrabandearon la adulancia tras su producción. Narraron con fuerza las maneras criminales de las ofertas a Dios, como una justificada eficacia de someter las fuerzas atormentadas de la naturaleza, la odiatría  supranatural y los tesoros del reino. No era más que promover el miedo, sostener lo instituido como botín de los dioses, que regurgitaba  la nobleza. Así lo precisa la ciencia en su historia, que todavía vende lo terrible del pasado, en vistosos documentales. Lo cierto es que sólo se cuentan entre los hallazgos, los muertos  de la servidumbre, los relegados de la miseria  y uno que otro intranquilo que se arriesgaba a la verdad social, o poseía una exagerada fuerza muscular donada supuestamente por ciertas deidades. 

En fin, si el rey moría, con él también tenía que morir su servidumbre, para seguir sirviendo hasta después de la muerte. De la misma manera, sí fenecía el toro o cualquier animal que adoraban, con él tenían que irse unos cuantos, enterrados vivos o muertos, daba igual. De modo que del sacrificio ofrendado a los dioses, se pasó a ofrendar también a animales y reyes, cambiando el escenario y los actores, haciéndolo más visible y más real y más cercanamente temeroso. Lo que no cambió fue la procedencia de los que morían. Las ofrendas se estipularon más frecuentes, más selectivas y más públicas, hasta llegar al  circo, al coso de los condenados, el sábado sensacional de la muerte.  

Lo que otrora fue naturaleza lo convirtieron en ley privada. Los dioses paganos fueron sustituidos. De la multiplicidad de  dioses se pasó al monoteísmo. Esto, porque la dispersión del poder en innumerables dioses y reyes, obligó a garantizar la ambición en un solo Dios y en un solo imperio. Entonces globalizaron a Dios y unificaron la miseria. Crearon los ministerios y los ministros de Dios. Se considera al estado como apéndice de la religión. De la  política, un brazo girable de lo eclesiástico, se pasa al supuesto -el poder separado de la religión- según el principio del “al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios”. O lo que pareciera ser lo mismo, a cada cual su diezmo. No obstante dice la canción “los dioses no comen ni gozan con lo robado”. Para unos se redistribuye el credo y para otros la riqueza. Luego refinanciaron las obras del señor –templos y catedrales en cada confín-, crearon la curea, administraron a Dios y solo participaron en la cofradía aquellos clasificados en devoción y cierta sobresaliente vejez. Surgen los santos y trabajos para los pintores y escultores. Los santos igual se globalizan, también los artistas con sus aureolas. Se escribió la ley de las tablas, la culpa deja de ser de lo supranatural sino del hombre y se decreta el pecado personal.  A Dios lo vuelven hombre con su contrapartida el demonio. Lo concretan todo, la trinidad se transforma en cruz y la cruz comanda las subsiguientes guerras. Se editaron los códigos, transcritos desde el cielo. La confesión prefijó el preámbulo de la psicología, la psiquiatría e internet. Desde allí, lo que sería después la policía, consiguió las bases del interrogatorio, y la penitencia su tortura. Se colonizó, se sustituyeron culturas ajenas y se creó el nuevo ordenamiento, con sus colaterales extensiones. La iglesia dijo lo que era ciencia. Así se formaron legiones de generaciones que heredaron tiempo después, aquello que le había sujetado, y defendieron hasta con la vida, lo que le ahorraron como monedas de mentiras, cual banco en la memoria. La lastima, la misericordia y la piedad agacharon la cabeza de la gente y los arrodillaron. Rezaron por un tiempo mejor que después de dos mil años, tal plegaria aún no ha sido oída. Lo que probablemente, influyó en el descrédito de sus conductores. La fuerza ideológica religiosa dejó ver su demagogia y se torno contradicción. La iglesia tuvo que flexibilizar su constricción para postergar sus dominios, un poco más en el tiempo. Oculta la inquisición, bajó la exigencia a los devotos y perdonó lo imperdonable hasta, el Papa que absuelve a su convicto. Se hizo necesario entonces, desmontar la decadencia. Nació otro orden internacional equivalente, no menos subliminal pero más efectivo en su ansiedad y en su contexto.  

Otra vez recurren a la simplificación, reordenan la internacional económica para reducir las complicaciones, a objeto de imperiar más efectivamente. Tornar más manipulable el planeta. Inauguran no un nuevo mundo sino un equivalente a él. Los medios de comunicación ya no entran a la sociedad sino que la sociedad ahora es telemoldeada. La mercancía suple a la ostia, la misa se televisa, las universidades se vuelven conventos y seminarios. El Fondo Monetario Internacional, Vaticano  de la economía, nos dice entre líneas “ soy el camino la verdad y la vida” y publica sus credos, ora su homilía y ordena sus recetas. La plaza San Pedro es desplazada en importancia por la bolsa de NewYork. Los centros comerciales y supermercados se transforman en nuevas iglesias, con sus vitrinas llenas de los íconos de moda. El Papa también funda su banco “hambrosiano” (sic) y próximamente los telecajeros y bazares abrirán sus servicios en las viejas iglesias. La devoción va al encuentro del dinero, cada feligrés tiene su precio y lo económico es el mayor deseo que se le pide a Dios.   

La cristiandad se confabula aún más con la gerencia occidental. Entonces bajan a Dios y suben al dinero en el altar de los cajeros, en las nuevas y majestuosas catedrales de los bancos. La verdad de la ciencia y su aparente neutralidad pasó a estar sujeta a los criterios de las asociaciones multilaterales de inversores. Las iglesias se vaciaron, se llenaron los bancos. Los dioses y santos nacionales perdieron poder y dieron ingreso a las nuevas corporaciones internacionales. Por el cuarto de atrás del imperio dan puerta franca al reordenamiento, ahora definitivamente globalizado. Con visa y mastercard cargan el  container con los mismos dioses e iconos restaurados, a los que ya le habían obstruido su contundencia. Manufacturaron la muerte, en vez de la larga vida promocionada en la  “revolución” industrial. Publicitaron las panaceas que palian y retienen la agonía y se quedaron con los hallazgos de las investigaciones médicas que curan definitivamente, porque genera más ganancia la enfermedad que la salud. Alcanzaron mayores dividendos, hicieron perder a los países fuera de la cerca hasta el monopolio de  plusvalizar la desigualdad social.

Con el mismo código, las castas que administran los países a distancia, a través de los conclaves políticos especializados en la servidumbre y en el beso en la mejilla a sus pueblos, han apostolado una nueva inquisición: un sistema judicial sujeto a la oferta y la demanda y al servicio de las corporaciones, independientemente de la verdad y la justicia.  

Nada ha sido tan sol sobre la tierra. Volvieron las provincias sucursales de su mundo virtual. Escanearon la tierra, a la gente y gozaron su sudor. Al parecer, no la semana santa continua, sino los siglos santos. Desde la monarquía absoluta, el régimen colonial hasta el estado supranacional y biotecnopolicial.    

Se homogeniza y masifica la manera de vestir, la música, el arte, el lenguaje y la ignorancia. Operan la memoria y la cosen con olvido. Se fragmentan los sentidos. Lo cognitivo define quien esta enfermo. Y el camino del éxito lo pavimenta el sueño americano.  

El invento del arado alargó sus dientes tras los siglos y vació los bolsillos de la gente. Apareció la teología neoliberal y la fe en lo global. Acosaron a los nuevos herejes, con un solo policía del mundo, una sola moneda, un solo lenguaje, un solo Dios, una sola fe, un mundo único, una única cultura, un orden global. Promovieron la democracia y no sometieron la globalización al presagio universal. 

En efecto, cayeron las torres de NewYork. Transmitieron su dramatismo mas no su causalidad. No obstante, la avalancha visual no ha podido ocultar la continuación más prominente e imprescindible. En el trasfondo, aceleraban los cimientos de la anhelada torre de babel de la globalización. Con su carácter unitario, su acaparamiento planetario, su pronta urbanización del cielo y el contraterrorismo. Rehabilitan la escena, con diferentes actores pero con el mismo capital.  

Están yendo más allá, se han apropiado de la biotecnología, acuñando la ingeniería genética para controlar la verdad del pasado, para dejarnos solos en el aquí y el ahora. Patentando la vida y sus recursos, predicando el control de los sistemas alimentarios en cada rincón del hambre. Transformando la cultura en vitrina, usurpando la biodiversidad para fortaleza del nuevo Dios y su imperio, con sus parientes lejanos, las monedas de los países pobres del último mundo. Cada intersticio va siendo violado, hurtado y revendido. De ahí que la industria corporativa farmacéutica y agrícola ya ha sustraído el valor potencial de la sabiduría popular, colocándole el sello de propiedad privada. Los pensum de los sistemas educativos ya han sido correlacionados con la demanda de producción. Han elevado irracionalmente el ya alto costo de la vida y ahora suman el de la muerte, privatizado los cementerios, puesto precio a los ojos, a las manos, al latido. La libertad ya tiene poco consumo y los ideales ya no están de moda. Siendo más libre el capital, que se pasea sin pasaporte alguno. En cualquier país soberano entra y sale sin pedir permiso a nadie. Volviendo ilegales a los humanos cuando no portan requisitos tan viejos como la Biblia, incluso hasta en su propio país. El planeta un gran banco de dinero, la humanidad  una propiedad privada, a la intemperie del mejor postor.  

Dan a entender en sus cumbres, que al fin consiguieron la llave exacta que da acceso a la propiedad del planeta y al enfriamiento del corazón.  

Hace poco tiempo la UNESCO convocó también, para no quedarse atrás, a debatir sobre la ética, ya no de cada individuo sino de la ética universal. Quizás, buscando la posibilidad de instituir un “consenso” acomodado, de principios, éticamente impuestos, para que la inquisición global de la nueva ONU, tenga su Biblia  con que regir la sentencia de los países descarriados de la globalización. Puesto que el tribunal de la HAYA ya asume la condena de los individuos en cualquier rincón polvoriento del planeta.

La dualidad continúa, la oposición entre el bien y el mal tiene su gendarme. Nos recuerdan el pánico primario, nos unifican en el miedo y se legisla la imposición en el ámbito universal.    

La mayor parte de los intelectuales del planeta, tal como ayer Píndaro,  se dieron cuenta de esta mina financiera y se incorporaron a la fiesta de la fama, al narciso de los medios de comunicación, a la trascendencia urgente que anhelan los frustrados, como si fueran un mercado más. Vendiendo su alma al nuevo diablo, poniendo precio en oferta a su ética, en el hipermercado de los sentimientos. 

Lo que es dudable que no sepan, es que antes ya habían sido formados como mercancía, que se traiciona  a sí misma y atenta contra la calidad de la verdad social. Allí las universidades (¿autónomas?) como pequeñas sucursales del endiosamiento imperial, los amamantaron con antiética. Igual el nuevo Dios los colocó en la taquilla de los bancos, cobrando lo que vendieron. También es difícil ignorar, que ingresaron al staff de mercenarios de la palabra y de la imagen, que se enriquecieron con las caricaturas de la miseria, con la pantalla amarilla del dolor, ofrendándolos vivos al mecenas del capital. Y se ven posar, con el diploma de la inmortalidad, con el reconocimiento de las corporaciones, el estímulo de los privilegiados y las fotografías en las páginas sociales. Se dan golpes en el pecho, como si inconscientemente se sintieran solos en la cima, diciéndose por mi culpa, por mi grandísima culpa. Continuando así la virtud de Píndaro, cantando a los asesinatos en el circo, a Ezra Paund de la mano con los nazis, Octavio Paz arrepentido en su agonía, Vargas Llosa verborreando su fracaso político, y nuestra caterva nacional adulando y rezando por su gloria. 

Al parecer, con este siglo, asistimos al inicio de la mayor decadencia del espíritu y la más alta carencia de lo esencial.  

El combate entre la biodiversidad y el arbitrario intento de globalizar una manera de consumir y ser consumido, acelera su marcha. Donde para ellos, en la unión está la oferta. Pero el poder absoluto entraña en sí mismo, su propia decadencia. Por ello, siempre necesitará urgentemente precipitar un enemigo, para postergar sus escombros.  Quizás por tal razón la consigna “libertad, igualdad y fraternidad” vuelve a fantasmear como una extraña necesidad del poder omnímodo. Viejos conceptos de la emancipación  se reacomodan sospechosamente en la génesis del nuevo milenio. Parecieran ser parte, de los renovados neologismos de la humanidad, y de la reiterada esperanza que se espera, que se explota y se posterga. El insomnio del imperio define su deseo, destinado a violentar y apurar el ocaso de los dioses y sus respectivas religiones. Unos por la pureza, otros por enlatar el mundo. Nada es al azar. La aparente confusión de términos es cuestión de ignorancia. Así lo ha expresado W  Bush, presidente de los estados unidos, en sus decisiones. Donde pareciera apropiarse también de la ley del Islam que en alguna parte del Corán reza: “La recompensa de quienes combatan a Dios y a su enviado consistirá en ser matados o crucificados... o expulsados de la tierra que habitan”. Incluso recalcó Bush “ quien no está con nosotros está contra nosotros” Cristo, el inmortal lo dijo mejor “ Quien cree en mi vivirá “.  

No sé quién  o qué ciencia nos operará luego, como humanidad, este dolor del alma. Y nosotros aquí, en este rincón malversado del planeta, parte ellos parte nosotros, atiborrados de conceptos inanimadamente impresos y envendados con cultura ajena, intentando levantarnos de la penitencia, de la oración 2002 años después. Y todavía pretenden que sea fácil y sin contrarios. Verdad de Dios. 

Oniria, Semana santa, 2008  

el_cayapo@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2570 veces.



Carlos Angulo


Visite el perfil de F. J. Angulo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: