La Odisea de un Presidente

Fatalmente premonitorio sería el que llegásemos a una próxima elección y el resultado fuera la amarga frustración de no haber sabido aprovechar, cual enseñanza del Oráculo del Guerrero, la fuerza generosamente brindada por nuestro enemigo este 02 de Diciembre, al no haber logrado reconocer y re-utilizar lo que en realidad una considerable parte del pueblo reclama y condiciona obtener.

Confieso que en las primeras horas posteriores a las palabras del Presidente aceptando el triunfo de la Oposición, no sólo encontré factible una verdadera asimilación del revés de los resultados sino que, auguraba, encontrarnos en franco camino, con verdadera voluntad política, hacia la impostergable tarea de enmendar entuertos. Recientes actitudes, debo reconocer, me resultan escasamente producentes y de obligado analizar.

A no ser que el Presidente en estas últimas horas haya encontrado pruebas irrefutables y tangibles que las causas únicas de no haber alcanzado nuestros objetivos se halla en el acostumbrado juego sucio de la Oposición, no encuentro razón para insistir destinándole tanto esfuerzo y protagonismo de lo ocurrido a estos personajes que ni siquiera saben que hacer con la “victoria”.

Estoy absolutamente de acuerdo no ser el único a quien el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías le ha demostrado de qué está hecho cuando le ha tocado superar con aplomo y sabiduría las verdaderas crisis que le ha asestado la canalla. Aun mantengo satisfactoriamente en el recuerdo lo ocurrido en los aciagos días del Paro Petrolero, cuando perentorio era procesar la Nómina de Pago de los trabajadores de PDVSA que no se habían sumado a la estrategia golpista. A pesar de las graves ausencias tecnológicas y de personal calificado, el Presidente logró que la responsable, aun cuando eran evidentes sus limitaciones, lograra lo que hasta para ella en ese momento resultaba ser imposible, “Compañera cuando el clarín de la patria suena hasta el llanto de una madre calla”.

De antemano estamos conscientes de lo inimaginable e indecoroso que suelen ser las herramientas utilizadas por la canalla. En este momento, por la actitud dejada de manifiesto, nuestro Presidente está siendo sometido al más vil de los ataques. Están utilizando lo más inocente y bello que puede tener cualquier padre, esto incluso se ha tornado intolerable para los propios familiares de la “ex”.

A mi modo de ver pretenden darnos la misma medicina del 02 de diciembre. No darnos tiempo ni tranquilidad para que enmendemos el camino. En este momento degenerar en mera fuerza prepotente puede resultar más tonto que temerario. Todos aquellos que pregonan que la “letra con sangre entra” son aquellos culpables que al igual que la Oposición sueñan el mantenimiento del mismo caminito, que el Presidente arrecie la atención en los “cuatro gatos con una caja de fósforos” para continuar manteniendo sus vagabunderías. Sí los 3 millones que dejaron de votar por la Reforma no entendieron al Presidente, lo entenderán ahora, cuando a “trocha y mocha” se le pretende imponer la Reforma.


waldomunizaga@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2647 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor


Notas relacionadas