Guarimba avisada no tumba gobierno

No se necesita ser muy inteligente para comprender que una de las causas
del fracaso del fascismo venezolano con su estrategia de las guarimbas en
2003, fue que los desórdenes no hicieron sino causarle problemas a sus
propios aliados del este caraqueño.
Con la torpeza propia de una oposición sin ideas, los guarimberos se
“autosuicidaron” al ejecutar acciones violentas en una zona donde la
oposición es mayoría.

Resulta obvio que esa no fue la única causa del fracaso guarimbero, pero
pedirle a una oposición donde no abunda la inteligencia, que vaya más
allá en el análisis, sería como dice su máximo líder: Pedirle peras al
horno.
Arribaron después de cuatro años a esa conclusión y retoman, en
consecuencia, las guarimbas cambiando de escenario.

Ahora usando un grupo de sifrinitos alienados con los mensajes de
Globovisión; empujados por políticos sin moral pero con oficio, como
Ledezma y cabeza de motor; y estimulados por el accionar de los
mercenarios de Bandera Roja se van hasta los alrededores del centro de la
capital para provocar a los chavistas en su propio territorio.
Allí siguiendo un plan predeterminado queman árboles, dañan vehículos,
agreden a ciudadanos y destrozan bienes de utilidad pública.

El plan está claro. Esperan que tarde o temprano el pueblo reaccione
contra los hijitos de papá y se genere una confrontación de la que
resulte un muerto que pueda endosársele a Chávez.
¡Cómo les gustaría que el muerto fuera ese pendejo al que llaman
Goicochea!
Le corresponde al gobierno y a los revolucionarios cuidarlo, pues él no
tiene cerebro para evaluar cuanto le conviene a la oposición que resulte
muerto en un hecho de violencia donde participe algún supuesto chavista.

En las guarimbas de 2003 el gobierno dejó que se cocinaran en su propia
salsa, pero ahora debe actuar con firmeza e impedir que los desmanes de
estos “niñitos bien” provoquen una reacción de los bolivarianos.
La anunciada marcha sin retorno se circunscribe dentro de estos planes.
Quieren ir a las cercanías de Miraflores a plantarse hasta que Chávez se
vaya.
Esperan con esta acción generar una escalada de violencia que
desestabilice al gobierno… Avisados estamos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3166 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor