Maduro, Rosales o un salto al vacío

La situación de miseria que existe en Venezuela y emerge para el lector de aporrea del testimonio doloroso y la descripción vivida de Oscar Heck; que alcanza generalidad y relación causal, en los cuestionamientos esenciales de Marcos Luna, T. Valderrama, Rafael Ramírez, Arnaldo Aguilar y muchos otros.

Conduce a reflexionar sobre dos cosas importantes que podrían ayudarnos a entender la situación venezolana.

En primer lugar, queremos saber lo que ha sucedido con el grandioso proyecto "socialismo siglo XXI"; esfuerzo político social de Chávez, que una vez colocó a los venezolanos en el camino de la prosperidad. Pues esto contrasta con la crisis actual presentada al inicio y con el discurso socialista de Maduro.

En segundo momento, echando la mirada al proceso electoral, que lleva meses de debate; se puede pensar si, el triunfo primordialmente de Maduro o de cualquier presidente, resolverá la situación crítica económica, migratoria, deficiencias técnicas en el mantenimiento de la infraestructura vital de la población empobrecida y la recuperación de la producción petrolera.

Para el primer apartado, la tesis fundamental que han expresado todos; como dice Aguilar Dorta: "Fue culpa de Chávez que Venezuela recuperara de las garras de las transnacionales norteamericanas su empresa petrolera para ponerla al servicio del desarrollo nacional y del bienestar del pueblo".

Este tema, de la prosperidad de los venezolanos durante el gobierno de Hugo Chávez está reconsiderado, sostenido, demostrado y testimoniado, no solamente por los escritores referidos; sino también por sindicalistas, revolucionarios, socialistas, trabajadores asalariados y desempleados, retirados y muchos más, que se manifiestan en las calles y en los medios, exigiendo los beneficios anteriores.

Con la llegada de Maduro al poder, todo cambió en reversa; una manera más actualizada de lo que pasó con el proyecto socialista, lo expuso ayer, en aporrea.org Rafael Ramírez así:

"El modelo económico de maduro, un retroceso al capitalismo salvaje, explotador de los trabajadores y depredador de nuestros recursos naturales, más extractivista y dependiente que nunca, ha empobrecido dramáticamente al pueblo y provocado la salida de más de 7.5 millones de venezolanos del país, algo que NUNCA había sucedido en nuestra historia.

El gobierno de nicolás maduro, desde sus inicios, entregó la conducción de la economía venezolana, al sector más atrasado y especulativo de la economía y a la rapiña de sus grupos de interés, lo que en una frase desafortunada quedó plasmada como "la burguesía revolucionaria".

"Al ceder los elementos de la soberanía económica: el petróleo, las empresas del Estado, el sector financiero y la conducción política de la economía, el país quedó en manos de los intereses de los grupos políticos-económicos, civiles y militares, una nueva casta, una nueva élite que sostiene a maduro en el poder; que sobreponen sus intereses por encima de los de los venezolanos…

El madurismo ha conducido al país al abismo y ha arrasado con el chavismo. Ha golpeado con saña a los dirigentes chavistas que nos hemos opuesto a su deriva represiva y a la entrega del país. Ha golpeado a los obreros y dirigentes sociales que luchan por sus derechos fundamentales, ha hecho un daño enorme al socialismo y a cualquier idea progresista en el país. Los últimos acontecimientos, han golpeado enormemente a las bases populares, y la decepción se transforma en rabia y revancha…

El punto que quiero elevar es que no hay excusa que valga: el gobierno ha sido incapaz de defender la industria petrolera y la soberanía nacional, como tampoco lo ha hecho frente a las transnacionales norteamericanas y chinas (ExxonMobil y la CNOOC) que se instalaron en el Territorio Esequibo, a partir de 2013, luego de la muerte del Presidente Chávez y desarrollaron una enorme campaña exploratoria de más de 49 pozos de perforación Costa Afuera, en las narices del gobierno nacional…

Estas transnacionales hoy día producen allí 620 mil barriles día de petróleo y han anunciado (anuncios de verdad) que producirán 1,2 millones de barriles día de petróleo en El Esequibo, en el Bloque Stabroek, donde lograron descubrir reservas de 11 mil millones de barriles de petróleo, ocupando de hecho nuestro territorio y cambiando así la geopolítica de la región".

Como se ha generalizado en las críticas de los Chavistas referidos, la responsabilidad de la miseria de la población venezolana y el caos productivo, recae sobre el gobierno de Maduro.

En semana santa le llamaron Judas, hoy Pedro sin gallo, o sencillamente enterrador del ensayo socialista de Chávez. "EEUU no le tiene miedo a Maduro y a su falso gobierno socialista, solo se aprovecha de su desesperación por seguir gobernando… sabe que él no es Chávez y resulta fácil de manipular con sanciones y amenazas personales." (M. Luna).

En ese contexto crítico existencial, la mayoría de la población venezolana que aún no ha emigrado, está frente a un proceso electoral que, a pesar de tantas interferencias y bloqueos a opositores de derecha e izquierda, ha presentado una docena de candidatos; donde los más jugados serán Maduro y el candidato unitario de la derecha, puede ser Manuel Rosales.

También a los electores, se les ha abierto la posibilidad, que muchos chavistas han divulgado en algunos medios, de boca en boca, de parada de autobús, de ida y venida en el metro, en los parques, las calles de no votar o abstenerse.

Ahora bien, parece que para muchos votar o abstenerse es como dar un salto al vacío; hay certezas e incertidumbres conjugadas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1114 veces.



Memo Fernández


Visite el perfil de Memo Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: