Un fullero en Guyana, en Venezuela los desvergonzados

“Quien con sus hechos

 a sus dichos no corresponde,

 títere es más que hombre”

Refrán popular.

 

Para los gobiernos estadounidenses la primera tarea es precisamente buscar títeres para poder seguir con la función y poder movilizar el circo a cualquier parte, siempre y cuando se lo permitan. Para eso han desarrollado unos medios muy sofisticados capaz de realizar a través del trabajo mediático una especie de sometimiento colectivo a poblaciones enteras, al hacerles ver, que todo es por el bien de ellos, así, estén produciendo derramamientos de sangre. Hasta hace poco la inhabilitada –con razones más que suficientes– era la voz altisonante pidiendo una intervención militar, mientras el Guaidó, se encargaba de agitar bajo la absoluta supervisión del gobierno estadounidense utilizando lo más cercano al presidente de turno Donald Trump.

Se apagó el Guaidó, al estilo de Carlos Ortega, el hombre de las tardes y sus partes del paro, mientras María Corina se preparaba para agarrar la batuta; todo esto bajo la planificación de los gobiernos de turno en la Casa Blanca. Por ese apoyo del imperialismo la peligrosidad de la dama opositora se asomaba en cada intervención y de hecho ensayaron la penetración militar en repetidas oportunidades, cuando todavía no había señales del parapeto de las primarias, que al final parecía montada precisamente para ver si podían lavarle el rostro y las malas intenciones, a quien no escondió en ningún momento utilizar la fuerza para hacer presencia en Miraflores, con la bandera yanqui.

Ahora, el imperialismo se juega otra carta contra Venezuela, al apoyar de manera abierta y descarada al fullero de Guyana, Irfaan Ali, quien es el títere mayor al pretender despojar del Esequibo a Venezuela. Por eso es lógico y necesario el referendo consultivo del 3 de diciembre, para demostrarle al gobierno de Estados Unidos, al de Guyana y a una oposición antipatria por demás desvergonzada, que los hijos de Simón Bolívar, están en su pleno derecho de auténticos patriotas en defensa del sagrado suelo patrio. La diana esta sonando despertando la conciencia de miles de venezolanos, que aman a su tierra, como su propia vida, ya que, la enseñanza de nuestros libertadores nadie lo puede borrar.

Por el otro lado se ha presentado el eterno culipandeo de los desvergonzados, encabezados por una Conferencia Episcopal Venezolana, que salió con un comunicado para no quedarse asomada a la ventana, después de los encierros al fracasar en cada intento contra la patria y pruebas hay suficientes. La inhabilitada no haya que inventar para justificar su rechazo al referendo y no se ha presentado por los lados de Georgetown, para la fotografía con el fullero Ali, porque termina de poner la ca…. y en sus planes futuros abriga la esperanza de la mano del imperialismo, ya que, sus años de vida política se han desarrollado adorando cualquier iniciativa de los gringos, pero apenas se resbalan los mandan para la cola y sacan cualquier muñequito con la cabuya de las utilizadas para pasear las mascotas.

Lo cierto es, que a medida de acércanos a la fecha fijado para el referendo, el calor por el mismo se intensifica, precisamente en las clases más golpeadas por la situación económica, creada en parte por las sanciones propias del imperialismo, cuando no se les arrodillan a lamerles las botas. La táctica de la mayoría de los dirigentes participantes en las primarias, es un silencio sepulcral, después de haberse mantenido en una comparsa por demás alborotada en las caricaturadas primarias, pero a la hora de llamarlos la patria a defender lo que les pertenece a todos los venezolanos por igual, se ven las caras, como los niños después de cometer una travesura y de paso no consiguen donde esconderse.

Hay pruebas suficientes de cómo el imperialismo se vale de títeres para despojar a otros países. Después de la entrega total de los gobiernos de AD y COPEY a todos los designios de los gobiernos de los Estados Unidos, no habíamos visto acciones tan repugnantes por parte de venezolanos, cuando nos encontramos ejerciendo un derecho legítimo, antes el gobierno de Guyana, más, cuando han montado sus provocaciones algo propio de los que no tienen razón. El voto por el cinco veces SÍ, aparte de reafirmar nuestra soberanía en el Esequibo, va servir para terminar de quitarle las caretas a los desvergonzados al no asistir a votar ¿Con qué argumentos se van a presentar de ahora en adelante para justificar su coincidencia con el imperialismo y su empleado Irfaan Ali?

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1064 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas