Guyana víctima de la ExxonMobil para ir contra Venezuela

En los últimos años se ha visto como la ExxonMobil logró penetrar el sistema político guyanés, financió conspiraciones internas, hasta alcanzar colocar un presidente títere del imperio estadounidense en las elecciones del 11 de mayo de 2015, que ganó por una diferencia mínima de 4.500 votos. A partir de allí, comenzó el proceso de agresión contra nuestro país. 

No es coincidencia que dos meses antes, Barack Obama haya emitido la orden ejecutiva 13692,   que califica a Venezuela como “amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y la política exterior de los Estados Unidos de América”. (08/03/2015).

Desde el año 2020, el gobierno actual de Guyana, presidido por Mohamed Irfaan Ali, en una actitudes hostil, mañosa y tracalera, en complicidad principalmente con la ExxonMobil, que todo el mundo sabe actualmente es la peor enemiga del gobierno revolucionario venezolano, una vez que durante el mandato de Hugo Chávez Frías se develara las tramas de corrupción en la llamada Apertura Petrolera desarrollada en los tiempos del segundo gobierno de Rafael Caldera. 

En esas negociaciones la ExxonMóbil participó y fue beneficiada con convenios de exploración a riesgos compartidos leoninos para los intereses del país. Hugo Chávez anuló esos contratos petroleros considerados írritos para los intereses del país.

Ahora vemos como esa compañía petrolera conspira nuevamente contra los intereses de la nación venezolana. Aparece aliada al gobierno hostil y mal agradecido de Guyana, un país que todo el mundo sabe fue una de las principales economías beneficiadas, financiadas y protegida por los Acuerdos Energéticos de Caracas del año 2000 y por el programa de Petrocaribe que impulsó Venezuela en el marco de una crisis petrolera internacional, cuando el petróleo llegó a 100 dólares el barril, que afectaba principalmente a economías pequeña y llenas de pobreza como la vecina Guyana.

Es por lo anterior, que puede decirse que ese país vecino ha conspirado contra el proceso de integración regional y ha pateado la diplomacia de paz para resolver el diferendo del Esequibo. Se ha burlado del Acuerdo de Ginebra de 1966 que ellos mismos firmaron y reconocieron de manera pacífica y ahora la usaron para su conveniencia unilateral y no mutua, asesorados por la ExxonMobil. 

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1479 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas