El pesebre del barrio Sucre. Un símbolo de guanareñidad

Gracias Familia Rojas.

José Gregorio Palencia Colmenares.

(O lo que queda de él)

Escritor, poeta, conferencista

y articulista de medios.

"Dormía…, dormía y soñaba que la vida no era más que alegría. Me desperté y vi que la vida no era más que servir… y el servir era alegría."

Rabindranath Tagore

Traer este pensamiento del filósofo y escritor indio Rabindranath Tagore (1861-1941), quien es uno de los grandes referentes de la poesía hindú, del pensamiento pacifista y a su vez el primer premio Nobel de literatura fuera de territorio europeo, es resumir en una sola frase una historia que hoy tiene ochenta años.

Es el comprobable testimonio de la constancia en el amor y las virtudes ciudadanas.

Es una actividad noble, sencilla y de profunda espiritualidad que inicio una mujer de pueblo, allá en las postrimerías del año 1942, en las serranías amorosamente nubladas de Niquitao, estado Trujillo.

Su nombre, Doña Encarnación Montilla, quien siendo apenas una niña demostró una especial devoción al evento más trascendental en la fe católica y del mundo espiritual occidental, el nacimiento del niño Dios.

Sus muñecas y juegos hicieron mixtura creativa en su febril imaginación infantil, hasta derivar en un pesebre hecho de ramas, frutos secos, tuzas, concha de maíz, musgo, estoraque y otros elementos silvestres, que no se detuvo desde entonces, hasta nuestros días, gracias al compromiso de su generación descendiente.

Estoy haciendo referencia al Pesebre Tradicional Guanareño, como ostenta hoy su nombre oficial, pero que como una onda expansiva adquiere un nombre distinto conforme al tamaño del círculo de su proximidad o lejanía. El pesebre de la familia Rojas o de Doña Encarnación para los íntimos, el de Barrio Sucre para los vecinos, el de Guanare que lo conocen y que saben que esta entre nosotros desde hace setenta y dos años, y ahora con relevancia nacional por su participación de nuestro gentilicio en el Concurso Nacional de Pesebres convocado desde la Presidencia de la Republica y que nos representó dignamente, bajo la supervisión del licenciado Richard Rojas.

Esta labor artística, que aglutina diversas manifestaciones de las artes plástica, es una obra monumental, para representar la cronología de la historia del Dios hecho hombre, que muestra los 20 momentos más importante de su infancia, con más de 300 imágenes traídas de diferentes lugares del planeta como España, Italia entre otros, así como diferentes ciudades del país, esta iluminada por más de 8.000 luces. También cuenta con maquetas de fachadas de reconocidas edificaciones realizadas a perfecta escala.

Ciertamente que desde el punto de vista espiritual es una obra gratificante, como también lo es su concepción artística, sin embargo, lo más representativo de esta obra es el desprendimiento.

Es un regalo de una persona, de una familia, de una comunidad para todos aquel que tenga la fortuna de contemplarlo. Es la invitación repleta de una humilde, pero sincera honestidad para que abracemos los valores de la ética necesaria para la vida armónica de todos los venezolanos. Es ese lugar un excelente ejemplo que cuando queremos, en un mismo suelo somos capaces de caber todos, aun en nuestras diferencias.

Doña Encarnación Montilla los espera en su casa, hasta el mes de febrero para mostrarles su Pesebre Tradicional Guanareño, con visitas guiadas para niños, jóvenes y adultos.

Como guanareño, me uno al concierto de voluntades que creemos que sería justo reconocer y dignificar el aporte cultural al estado de esta manifestación artística, religiosa y cultural, para solicitar que dicho pesebre sea designado como patrimonio cultural oficialmente, y de esta manera asegurar su permanencia en el tiempo, ya que es una construcción colectiva que debe seguir presente en las generaciones por venir, para el disfrute qué tiene la Navidad como tradición en toda la familia venezolana.

Como corolario debo decir, que la narración de este recorrido en cada una de sus estaciones está realizada en off, por un guanareño grande y noble, como lo es el señor, y esto en sentido literal, Don Julián Jose Bigott. Voz e imagen de Venezuela.

Recuerden ser felices, es gratis.

Paz y bien.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1980 veces.



José Gregorio Palencia Colmenares

Escritor, poeta, conferencista y articulista de medios

 vpfegaven@gmail.com

Visite el perfil de José Gregorio Palencia Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: