La Venezuela que merecemos ¡62 años esperándola!

"Los errores en la política son crímenes; porque por culpa de ellos sufren millones de hombres sin culpa, por culpa de ellos se obstaculiza el desarrollo del país entero y, para décadas que vienen, su futuro." MIHAI EMINESCU

"Sin desarrollo nacional no hay bienestar ni progreso. Cuando hay miseria y atraso en un país, no solo sucumben la libertad y la democracia, sino que corre peligro la soberanía nacional." ARTURO FRONDIZI

En este escrito expongo las características fundamentales que desearía que tuviese el país en el cual he pasado el recorrido de mi vida hasta el presente. Considero que Venezuela merecería estar en otro estadio de desarrollo, ya que el azar ha premiado a nuestra tierra con casi todo para optar a ser un país muchísimo mejor para todos nosotros.

¿En qué hemos fallado?

Mi hipótesis se inclina a señalar mayoritariamente a las personas que la han dirigido, fundamentalmente en estos últimos 62 años, junto a las organizaciones políticas y empresariales, sin menospreciar el proceso histórico que nos dio origen. Dejando para la sociedad civil un reducido porcentaje de las consecuencias que sufrimos.

Instituciones y servicios

Estimo que la mayoría de nosotros está de acuerdo en que los diferentes gobiernos que han dirigido a Venezuela en los últimos 62 años han sido incapaces de lograr un país en el cual:

  • la constitución y las leyes se cumplan,

  • los diferentes poderes del estado trabajen armoniosa y civilizadamente en beneficio de todos nosotros,

  • el gobierno y demás poderes informen veraz, oportuna y completamente a los ciudadanos de la marcha, en caso de tenerlo, del plan de la nación en ejecución y todos los temas en desarrollo.

  • donde los profesionales y trabajadores reciban un sueldo suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia,

  • donde los derechos humanos sean efectivamente respetados y protegidos,

  • donde las mujeres sean amparadas (son las héroes de Venezuela) y legalmente protegidas, así como tratadas con las mismas condiciones que los hombres,

  • impere la justicia para todos,

  • las instituciones cumplan con sus objetivos,

  • los servicios, públicos y privados (ejemplo: sanitario, eléctrico, comunicacional, educativo, identificación, judicial, etc., etc.) sean servidos a precios razonables, oportuna y eficazmente, a todos los ciudadanos,

  • donde los ciudadanos cumplan con la leyes vigentes, respetando los semáforos y el derecho del otro en aras de una mejor convivencia,

  • la estructura vial permita viajar por el país de manera segura, rápida y eficiente (por medio de autopistas, carreteras, trenes, aviación y marítima),

  • todo el territorio nacional esté habitado e industrializado sin las concentraciones de las grandes ciudades, lo que implicaría tener un país globalmente productivo,

  • que el hábitat de todos los ciudadanos sea el adecuado para la salud física y mental, sin los deprimentes y nefastos ranchos actuales,

  • el cuidado del ambiente fuese una preocupación efectiva de los gobiernos y los ciudadanos. El ornato público sea mantenido eficiente y permanentemente,

  • las calles de las ciudades estén sin huecos, bien asfaltadas, señalizadas y los desagües limpios, objeto evitar lagunas de agua,

  • los medios de comunicación informen verazmente y entretengan con programas que estimulen los valores con la calidad que nos merecemos,

  • dejo hasta aquí la lista pero pudiera ser bastante más extensa.

¿Qué pasó en Venezuela en estas últimas décadas?

El país que tenemos a la fecha es muy diferente al que, en mi caso, desearía y me gustaría tener. Seguro estoy que la mayoría de mis compatriotas comparten esta opinión.

Últimos 62 años

Los distintos gobiernos de los últimos 62 años han administrado miles de millones de dólares. Me pregunto ¿dónde ha sido invertida esa inmensa cantidad de dinero? Considero que esta gigante suma de dólares ha sido irresponsable y deficientemente administrada. La corrupción, los proyectos a medio hacer y la fuga de capitales se encargaron de esfumarla sin que, prácticamente, hayan quedado obras de relevancia alguna para el país.

Una importante cantidad de esa inmensa suma está en el exterior, otra fue indebidamente utilizada en proyectos mal concebidos y, en consecuencia, fracasados. Un inventario de las infraestructuras y proyectos, a medio empezar o terminar, arrojaría una suma muy importante de dinero, simplemente desperdiciado. Lamentablemente, no se ha llevada a cabo investigación alguna, cuantificando y poniéndole nombres a los responsable de todos esos fracasos.

Los políticos de turno se dedicaron a improvisar, mal administrar y a confrontarse con sus opositores. Esta conducta fue recíproca, es decir, tanto de los representantes de los gobiernos como de la oposición u oposiciones. Podemos decir que en este aspecto tienen veinte puntos.

Toda su inventiva les sirvió para descalificarse y confrontarse, no dejaron nada de su posible sabiduría y patriotismo para concebir y ejecutar un plan de desarrollo armónico e integral para el país y sus ciudadanos. Sin plan, lo que hicieron fue improvisar, engañar para conseguir votos y repetir sus fracasos, aprovecharse de la corrupción e impunidad generalizada y, por encima, endeudar al país.

Por mi parte los perdono, ya el mal está hecho, nadie sensato lo puede negar. Eso sí, les pido encarecidamente que reflexionen y nos permitan ensayar un enfoque radicalmente distinto, dirigido a los que deseamos de verdad tener un país como el que sucintamente delinearé en las siguientes páginas. Confío poder interpretar el país que a la mayoría nos gustaría tener.

El país que deseo, debería poseer, entre otras, las siguientes características:

Instituciones

Una constitución moderna, democrática, con los poderes y roles bien definidos, orientación precisa sobre centralismo y federalismo, realista y visionaria, con el mínimo articulado, con roles económicos definidos para el estado y los privados, preservación de los derechos humanos, un modelo económico mixto para una economía diversificada, con participación pública y privada, condiciones y requisitos formales para optar a cargos de elección popular, con periodos máximos de cuatro años, renovables una sola vez, etc., etc.

De permanecer la organización actual de alcaldías y gobernaciones – tal como está, yo discrepo de este tipo de organización- deberían promulgarse leyes muy precisas en cuanto a requisitos para ser alcaldes y miembros de los concejos, así como para las gobernaciones y sus cámaras legislativas.

Estas leyes deberían contemplar un programa de acción de obligatorio cumplimiento por parte de los alcaldes y gobernadores, el cual aprobaría el electorado el día de la elección. El plan presentado debería ser preciso, no más de 10 a 15 objetivos, los cuales pudieran ser auditados por sus electores. El plan a presentar a su electorado estaría contemplado en la ley, su incumplimiento acarrearía penas legales.

Área de servicios

Que todos (sanitario, educativo, eléctrico, suministro de agua, comunicaciones, recreativos, identificación, judicial, etc., etc.) los servicios públicos y privados realmente cumplieran con sus objetivos a costos asequibles para el consumidor. Estos servicios deberían ser óptimos, no aleatorios. Todos los proveedores de servicios, públicos y privados, estarían obligados por ley a responder cualquier reclamo del consumidor en un tiempo perentorio so pena de castigo.

Unidad o institución de defensa de los derechos del consumidor

Esta unidad o institución estaría descrita en una ley aprobada por la Asamblea Nacional o congreso, dependiendo de lo dictado en la constitución vigente. La misma normaría los derechos y deberes de las instituciones proveedoras de servicios y los derechos de los consumidores. Venezuela no cuenta al día de hoy con una organización legal y robusta que defienda los derechos de los consumidores, los cuales son burlados por las instituciones a su antojo.

Defensa del medio ambiente

Las leyes sobre este sensible tema deberían ser precisas y con penas fuertes en caso de incumplimiento, bien por las instituciones o los ciudadanos. Este es un área sensible y muy importante para el bienestar mental de las personas, así como para el cuidado del medio ambiente y la imagen del país.

Ornato público y recolección de desechos

La ley o leyes sobre este ámbito prescribirían la manera como debe ser mantenido y cuidado, tanto por instituciones, públicas y privadas, como por los ciudadanos. Entre otros aspectos, incluiría el cuidado de calles aceras, limpieza de desagües, poda y mantenimiento de árboles, procesamiento y recolección de desechos, señalización de calles y semáforos en funcionamiento, calles y avenidas asfaltadas y sin huecos, etc., etc.

Organizaciones de investigación y desarrollo

Las leyes definirían las áreas prioritarias para la investigación y desarrollo y sus aplicaciones tecnológicas. Los fondos a invertir en esta indispensable área, formarían parte del presupuesto anual de la nación. Los poderes legislativo, judicial y la contraloría serían responsables de exhortar al ejecutivo a asignar los fondos incluidos en el presupuesto de la nación y velar su cumplimiento por parte de los entes respectivos.

Instituciones especializadas en diferentes áreas

Las leyes definirían la creación de las instituciones responsables de la investigación en salud, educación, industria, petróleo, petroquímica, minería, campo, etc. Todas ellas tendrían un porcentaje del presupuesto total de gastos de la nación. Venezuela, hoy en día, carece, entre otros, de un hospital especializado en cardiología y electrofisiología para adultos. Tampoco existe un instituto para investigar el cáncer y otras enfermedades, etc. Tampoco tenemos un centro de investigación petrolero ni petroquímico, lo mismo que carecemos de un instituto de investigación agrícola. Igualmente, carecemos de centros educativos especializados a nivel de post grado y doctorado en las áreas mencionadas. Sabemos que sin investigación y desarrollo no hay progreso; un país sin estos valiosos recursos no podrá salir jamás del subdesarrollo.

Sistema educativo y universidades

Tendría que ser revisado y modificado integralmente, tanto a nivel de primaria, secundaria y universitaria. Las universidades deberían trabajar coordinadamente con los poderes del estado para coadyuvar al desarrollo integral de la nación, no confrontándose diariamente.

Medios de comunicación y transmisión de datos

Estas áreas requerirían de un plan integral que le permitiese al país comunicarse por diferentes medios de manera rápida, segura y asequible. Los medios de comunicación requerirían de las inversiones necesarias y suficientes para ponerlos a la altura de las necesidades del siglo XXI.

No están todas…

Arriba no he incluido todas las condiciones necesarias para disfrutar de un país moderno, amable, responsable, sensible con el medio ambiente, asequible, expedito en responder a nuestras necesidades. Hay muchas más condiciones. Sin embargo, las enumeradas sintetizan lo que considero que a todos nosotros nos gustaría poder disfrutar.

Este tipo de país no lo vamos a poder disfrutar si seguimos haciendo lo mismo que hemos hecho, apoyándolo o rechazándolo, en estos últimos 62 años. Tomemos conciencia y enfrentemos la realidad. Ni los políticos, ni los empresarios, cambiarán de "motu proprio", nos toca a nosotros, la llamada "sociedad civil" promover y, eventualmente conseguir estos cambios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 512 veces.



Higinio Jesús Esparis

Ing. Mecánico UCV

 higiniojesus@gmail.com

Visite el perfil de Higinio Jesús Esparis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: