La desesperanza aprendida y la abstención electoral. Ya no hay excusas

"En democracia, deben ser los pueblos los que orienten el rumbo y no los que, por circunstancias, estamos ejerciendo la acción de gobierno". Hugo Chávez. (*)

https://scontent.fccs3-1.fna.fbcdn.net/v/t1.0-9/129936822_1491485514379458_3714282650921533209_o.jpg?_nc_cat=100&ccb=2&_nc_sid=730e14&_nc_ohc=iEUok2OyxX0AX9KvIkz&_nc_ht=scontent.fccs3-1.fna&oh=e0ee3879a7455c873faa6ec9b8978a2a&oe=5FF20672

Ciertamente, el gobierno obtiene una victoria electoral en la nueva Asamblea Nacional. Sin embargo, objetivamente, es una victoria que deja mucho que desear y pocos espacios para la celebración, ya que, si bien es cierto, la oposición está cada vez más disminuida en lo electoral (una gran parte se abstuvo y otra muy poca acudió a votar) lo más preocupante para nosotros es la reducción de eso que históricamente se llamó el "voto duro" chavista", que antes se mantenía en 6 o 7 millones de venezolanos y venezolanas y ahora se redujo drásticamente y apenas se llegó a poco más de 3 millones y medio de participantes.

¿Cómo explicar esta situación de enorme abstención electoral cuando propugnamos la democracia participativa y protagónica del pueblo y, a pesar de la pandemia, se hizo una campaña fiestera, dispendiosa y de masivos actos por parte del chavismo?

Importante recordar las últimas elecciones parlamentarias en el 2015, donde hubo más de 14 millones de votantes, con un 71% de participación, de los cuales 7.728.025 correspondieron a la oposición. Por el chavismo o el Gran Polo Patriótico votaron 5.625.248

Ahora, en este 2020, con un 31% de participación, en los resultados preliminares dados por el CNE tenemos que hubo 5. 264. 104 votos totales, en los términos siguientes:

  • -????????????-????????????????: 3.558.320 votos - 67,6%

  • -AD/Copei/CMC/AP/ElCambio: 944.665 - 17,95%

  • -VU/PV/VPA: 220.502 - 4,19%

  • PCV: 143.917 - 2,73%

  • -Otros: 357.609, 6,79%

La dirigencia del PSUV demuestra que no logró motivar la cantidad de votos en 2020 a pesar incrementar la población electoral inscrita en el Registro Electoral Permanente del CNE

Observemos comparando algunas anteriores elecciones, la votación del PSUV-GPP:

2010: 5.423.324

2013: 7.587.579

2015: 5.625.248

2017: 5.814.903

2018: 6.245.862

2020: 3.558.320

Ó sea, se perdieron 3 millones lo que indica que más allá de la victoria electoral, la fuerza del chavismo ha venido disminuyendo. ¿Desencanto con la dirigencia, con las políticas económicas, con la ineficiencia gubernamental, con la corrupción, con la desatención al pueblo, con la incapacidad para la resolución de los problema cotidianos de la gente, con los candidatos impuestos?. Todo ello queda para el análisis de eso que llaman "El Alto Mando Político de la Revolución".

El otro tema es:

¿La situación crítica y las pocas esperanzas de resolverse han convencido a millones de que no hay mucho que pueda hacerse?

LA DESEPERANZA APRENDIDA APLICADA A LA POLÍTICA: El psicólogo Martin Seligman acuñó el término "desesperanza, o indefensión aprendida" para referir a un estado en que la persona se siente indefensa, cree no tener control sobre la situación y piensa que cualquier cosa que haga será inútil. Como resultado, la persona permanece pasiva ante acontecimientos dolorosos, incluso cuando dispone de la posibilidad real de cambiar esas circunstancias. https://www.lifeder.com/indefension-aprendida/.

Algo análogo ocurre a la ciudadanía asfixiada por los recurrentes problemas endémicos del país que persisten sin ser resueltos y que determinan padecimientos cotidianos de gravedades diversas. Ante cada nueva manifestación desbordante de esos problemas, los ciudadanos protestan, marchan, asisten a cacerolazos, juntan firmas, cortan calles o lloran ante las cámaras de televisión que les permiten expresarse, entre otras diversas reacciones. Pero el final es casi invariablemente el mismo: la situación sigue igual o, a veces, peor.

Por supuesto, es necesario contextualizar que estos problemas se han agravado por las políticas imperiales que han incrementado estas situaciones negativas, el bloqueo, las sanciones impuestas, el saqueo de nuestros activos en el mundo. Y adicionalmente, en este 2020, la pandemia y la necesaria cuarentena que ha encerrado con el miedo a la enfermedad y la muerte a millones de personas.

Y así seguimos, entonces. Inermes ante amenazas que pueden acecharnos en cualquier momento, en cualquier lugar, por cualquier razón o sin razón alguna. Desesperanza. Quizá ya nos hemos convencido sea por negación, o por ese discurso que carga la responsabilidad de los males en enemigos demasiado poderosos o, simplemente, en la impericia de sus acciones– de que no hay mucho que pueda hacerse. Como el perro de Seligman, tal vez ya hemos aprendido la desesperanza. Tan cercana a la impotencia. Tan parecida a la resignación

La desesperanza aprendida puede ser analizada en el caso venezolano, porque el país afronta una grave crisis estructural y los ciudadanos no encuentran la escapatoria al ambiente hostil que reina en Venezuela. Millones sienten desesperanza ante la situación porque piensan que el país no mejorará.

Los estímulos negativos son la escasez, la inseguridad, hiperinflación, corrupción, crisis en el sistema de salud, disminución en la calidad de vida entre otros factores que aceleran la crisis estructural que atraviesa el país. Estas situaciones llevan a los venezolanos a tomar dos vías; emigrar en búsqueda de mejores oportunidades o quedarse en el país y sobrevivir a la crisis. Pero en ambos casos, la esperanza de cerrar este episodio político no existe.

La desesperanza aprendida por los venezolanos es un vicio que nos afecta emocionalmente y nos desgasta, cierra los caminos a las soluciones y nos aleja de nuestro país. La esperanza de progresar y vivir en un mejor país se construye con trabajo y hacer lo que el país nos demanda, en estos tiempos hay que luchar y no decaer, pero con la frente en alto y la seguridad que vendrán tiempos mejores, pero a la vez activando los resortes de la Conciencia del pueblo y su participación protagónica en la solución de sus asuntos, por encima, incluso del gobierno o el estado..

YA NO HAY EXCUSAS. UNA VEZ MÁS: Con ocasión de su juramentación ante la Asamblea Nacional Constituyente, el presidente Nicolás Maduro dijo reflexivamente y con sentid de autocrítica lo siguiente: "No estamos haciendo lo suficiente ni lo estamos haciendo bien, hace falta una gran rectificación profunda, hace falta hacer las cosas de nuevo y mejor" instando a todas las autoridades del país a trabajar para mostrar mejores resultados y encontrar soluciones a los problemas."Hay que buscar los resultados esperados en cada tarea que se le entrega al ministro, a la ministra (…) a buscar la calidad, el resultado, la atención y solución de los problemas, NO HAY EXCUSAS, TENEMOS TODO EL PODER POLÍTICO DE ESTE PAÍS" y aseguró que impondrá una serie de cambios para hacer frente a la crisis, porque "hace falta una rectificación profunda", más allá de las consignas y los aplausos. https://supuestonegado.com/nicolas-maduro-sin-excusas/.

Todos estos elementos psico-sociales deben ser revisados de nuevo, si se quiere realmente solventar la grave situación del pueblo venezolano, por la dirigencia del país, la chavista y la opositora, para encontrar cauces de solución real, efectiva. De lo contrario, pueden surgir reacciones violentas de un pueblo que se cansa de recibir golpes a su vida, como ocurrió a finales de los años ´80 y ´90 que llevaron a las reacciones populares como el "Caracazo" o al triunfo del proyecto bolivariano en 1998, que no puede convertirse en un nuevo fracaso para nuestro pueblo. Porque ahora, una vez más, no hay excusas para ejercer la acción de gobierno a favor del pueblo.

VIENE LA CONSULTA DE LA MARIONETA GUAIDOCISTA: Acá el pronóstico (en eso que Luis Herrera llamo en su tiempo, "profecía autocumplida") y lo que se venderá a la opinión pública, sobre todo internacional será lo siguiente: Es un "performance". En pocos centros de "consulta" se harán largas colas, para demostrar al mundo la "alta participación de la oposición", se entrevistará a la gente en las colas manifestando que "hay que salir de la usurpación", se harán los análisis de la masiva participación de la gente y al final se darán los siguientes resultados: "Con un 70% de participación, el 9º% de la gente votó a favor del cese de la usurpación y un SI a las otras dos preguntas", sólo para mantener el "blooff" de un títere manejado por el imperio y que inexplicablemente sigue libre (contando con la impunidad que el propio gobierno le ha proporcionado), a pesar de las tropelías, delitos y todo tipo de arbitrariedades que ha cometido contra el estado y el pueblo venezolano. Y la confrontación continuará….

(*) Hugo Chávez. Discurso en XV Consejo Presidencial Andino. Quito Ecuador. 12 de julio de 2004. Ediciones FANB. Pág. 1186



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4228 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas