Elecciones en Venezuela y el relato impuesto contra el derecho del pueblo a elegir libremente

Ya, apenas a unas escasas horas de cerrados los centros electorales, y con un 80 % de trasmisión de datos la Presidenta del CNE anunció, en su primer boletín oficial, los resultados de las elecciones parlamentarias del 2020, hasta el momento.

Con una asistencia del 31% de los electores y electoras la alianza del Polo Patriótico (GPP), el partido de gobierno PSUV con partidos aliados del chavismo, totalizaron 67, 6 % de los votos emitidos el 6D, según lo informado por Indira Alfonzo, Presidenta del ente comicial.

El proceso eleccionario transcurrió con total y absoluta normalidad, sin hechos que perjudicarán el desarrollo del proceso y si ciertamente se notó poca afluencia de electores en los centros de votación, especialmente en sectores tradicionalmente opositores, es claro que el desencanto y la frustración de las bases opositoras del antichavismo atendieron la convocatoria abstencionista propagada por sectores opositores violentos y extremistas.

Ya antes en el año 2005 ocurrió algo similar, cuando la oposición en pleno optó por abstenerse y el chavismo fue el único factor político que acudió a las elecciones. Quizás la diferencia sustancial con aquel proceso es que en esta ocasión sectores opositores moderados, después de un largo proceso de diálogo y negociaciones, decidieron sumarse a la convocatoria para elegir los diputados y diputadas que integrarán la Asamblea Nacional en el período 2021-2026.

No hubo mayores sorpresas en estas elecciones parlamentarias. Como tampoco sorprenderán los titulares de la mediática insistiendo en el relato de que las elecciones son ilegítimas y que el parlamento recién electo en Venezuela, es una farsa y un fraude de la dictadura de Nicolás Maduro. Ya, después de más de 20 años con elecciones recurrentes, es costumbre que los derrotados apelen a la descalificación de los procesos eleccionarios. Este proceso incluso lo descalificaron con bastante antelación.

Ya leímos por ahí el twitter de la descarada golpista, Jeanine Añez, cuestionando el proceso electoral del 6D en Venezuela, pretendiendo ignorar que fue ella una de las que encabezó el golpe a Evo Morales, después de que este fuera reelecto por el pueblo boliviano. Pero nada distinto se puede esperar de la derecha violenta, extremista, y antidemocráctica que siempre ha acusado al chavismo de dictadura y de régimen de fuerza mientras practican la segregación, el extremismo, la intolerancia y la exclusión con quienes difieren de su pensamiento político.

Están frescas en nuestra memoria las palabras de Ramos Allup, quien hace 5 años cuando la oposición obtuvo la mayoría parlamentaria, desde la Presidencia de la Asamblea Nacional, declarar que en 6 meses salían del Presidente Maduro.

Sin olvidar el desastre al que llevaron al país, en unos escasos cinco años, imponiendo una estéril confrontación con el Ejecutivo y apostando a la intervención extranjera como medio seguro para desplazar al chavismo del poder, sin obviar sus diligencias para que se aplicaran sanciones económicas y financieras al país y su participación en el despojo de bienes de la República en el exterior.

Nada de esto sorprenderá y mientras el pueblo sigue resistiendo las sanciones criminales del imperio y el acoso a un país, ya oiremos a esos dirigentes de la derecha extrema, desde su exilio dorado, seguir acusando de dictadura al gobierno venezolano, mientras siguen apostando a derrocar al gobierno legítimo y constitucional que preside Nicolás Maduro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 828 veces.



Juan González


Visite el perfil de Juan González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas