25 de Noviembre día de la No Violencia hacia la mujer

Aun cuando no puedo dejar de recordar que un 25 de noviembre de 1960, el segundo país más grande del Caribe, como es la República Dominicana, se estremeció ante el brutal asesinato de las hermanas Mirabal, [tres (03) valerosas activistas políticas dominicanas también conocidas como las "Mariposas", nombre secreto de Minerva en sus actividades políticas clandestinas en contra de la tiranía Trujillista], cuyos cuerpos fueron hallados, destrozados, en el interior de un jeep hundido en un barranco, en Salcedo, al noreste de República Dominicana; hoy quiero reflexionar sobre otra forma de violencia, la cual, al igual que el "Coronavirus", se ha ido incrementando de una manera alarmante.

Pero antes de proseguir, creo es necesario recalcar lo antes señalado, en cuanto a que fue dicho asesinato el detonante que llevó a la República Dominicana y sesenta (60) países más, a solicitar ante la Asamblea General de las Naciones Unidas que se conmemorara este día como "El Día Internacional contra la no Violencia hacia la mujer", lo cual se estableció en el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe celebrado en Bogotá, Colombia en el año 1981, y que más tarde, específicamente en 1993 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó como la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Han pasado muchos años, pero ésta no se extingue, la violencia de género, física, pero sobre todo política que sufrieron estas tres (03) camaradas, se sigue dando, pero preocupantemente en los últimos años "La Violencia" se viste de nuevos ropajes, algunas veces imperceptibles como las simulaciones, otras con argucias como las zancadillas, en fin nuevas formas que se ocultan tras frases u acciones aparentemente sentidas; pero que en realidad sólo buscan tapar la velada intensión de hacer daño; violencia subliminal que lesiona el autoestima y la tranquilidad de la agraviada; y la sociedad impávida ve cómo dolorosamente ésta violencia subliminal se acrecienta arremetiendo contra las mujeres y su entorno, y sumiendo en el dolor al grupo familiar, en el sentido más amplio del concepto "familia".

El estado muestra algunas evidencias de preocupación por el fenómeno, pero personalmente creo que estructuralmente no se hace nada, sólo aspavientos, pues los cimientos de una sociedad capitalista y depredadora siguen intactos, y con ellos "la explotación del hombre por el hombre" (Marx).

Y en este nuevo escenario donde se conjugan elementos como el tiempo de ocio, la situación económica que se está viviendo y la serie de problemas que conllevan a lo que estamos viviendo en el país (hablo específicamente del mío "Venezuela", aun cuando pudiese ser cualquier otro rincón del mundo), de nuevo la mujer se convierte en uno de los entes más vulnerables, angustiada por no poseer el dinero necesario para suplir las necesidades básicas, estrés que produce el día a día, se va la luz y no tenemos gas ¿y ahora dónde cocino?; cómo hago para comprar la medicina, si de milagro consigo para comer; y ahora la gota que derrama el vaso… "Elecciones", tampoco tengo como distraerme, pues la radio y la televisión es interrumpida a cada rato, con propaganda de elecciones, pintando un país que no sé donde existe, pero aquí, no es.

Pero ellos siguen diciendo que todo está bien y estará mejor, nos piden sentir, no racionalizar, nos inducen con mensajes subliminales, lo peor es que si no racionalizamos, un día llegaremos a pensar: "tienen razón"; cuidado recuerden "Lo subliminal es aquello que se ubica por debajo del umbral de la conciencia; de tal manera que usan palabras recargadas de sensibilidad, aquellas palabras, frases o imágenes que ya previamente han indagado como se introyecta en el individuo hasta convencerles, pues están ligadas a tu cerebro reptil o sensorial, de tal manera que cuando el término se aplica a un estímulo, éste es captado y guardado en tu inconsciente a pesar de parecer que no es percibido, pero de todos modos influye en tu conducta; al respecto, Hogan (2007) define los "mensajes subliminales como aquellos que penetran en el cerebro de un individuo sin que éste se percate conscientemente que esto sucede. En otras palabras, los estímulos son incitaciones que no suelen ser captadas conscientemente".

De tal manera que mediante este proceso, de nuevo las sociedades capitalistas, como históricamente lo han hecho, te hacen su víctima, en este caso de una violencia subliminal, que así como con una frase como, "Que te pasa mi amor estas gris", te están enviando mensajes sublimados de "estas mal" o "estas fea"; con respecto a la política la sublimación es aún mayor enseñando a tomar como normal o necesarias situaciones de sub alternancia, restringiéndote la movilidad en los cargos, o cuando te dicen "mujer no te equivoques", "no te dejes engañar", será que nos creen idiotas, o "vota por este que era feminista", aun cuando en verdad no lo es –basta con analizar su accionar, para entender que no lo es, no era, ni lo será, "el hombre no es lo que dice, es su práctica", sólo están mintiéndote, te están manejando.

En política nos han violentado de manera sucesiva y pertinaz, ya no con la saña que emplearon con las hermanas Mirabal, o la crueldad con que aniquilaron a Olga Benario, la ignominiosa conducta que emplearon en los castigos a nuestra Olga Luzardo, o el daño infringido contra la valerosa valenciana Rosa Rangel, sólo por nombrar algunas. Ya es hora de que le demos un ALTO A LA VIOLENCIA, sea ésta de la forma que sea. Hagamos uso de nuestra razón y ejerzamos nuestro accionar, en el voto, o cualquiera otra situación, de manera consciente, nunca pensemos "la situación ha mejorado", si no es así, analicemos a profundidad el hecho a acometer, y luego decidamos y arropemos la alternativa más idónea.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 455 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Derechos de la mujer

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Derechos de la mujer