Bajo las sombras del miedo

"El que esta pica’o de culebra hasta el bejuco lo asusta", reza el popular refrán venezolano y es precisamente a lo que la sociedad esta acostumbrada, esto como una expresión más simple sobre el comportamiento de un sistema frente a otro. Venezuela despertó hace más de 200 años y mucho antes los pueblos originarios dieron la batalla sin rendirse y en la actualidad seguimos "sin cansancio y sin descanso", como lo diría el gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera Pietri.

El padre de la patria Simón Bolívar, desde su infancia recibió orientaciones cargadas de sueños libertarios, de justicia y humanismo. Años más tarde continuaría con su educación emancipadora que lo convertiría en el hombre más universal de todos los tiempos. Hombres como Zamora y Chávez, junto a grandes mujeres, continuaron este ejemplo y gestaron la historia de esperanza.

Hay que resaltar que la gallardía, la visión y los sueños de un mundo mejor fueron adquiridos en ese contacto con la realidad o con sectores sufridos y golpeados por el sistema inhumano que históricamente se ha dedicado a la acumulación de riquezas materiales en la expoliación del mundo y empobreciendo a países enteros. Ante tanta injusticia han surgido líderes venezolanos y latinoamericanos alzando la voz de los pueblos que claman por el respeto al mundo multicentrico y multipolar, más humano, más solidario, más socialista, lo que Chávez planteó.

Este 06 de diciembre los pueblos indígenas seguiremos aportando, como siempre lo hemos hecho, de manera multiforme con ejemplo principalmente, no es poca cosa superar en tiempo y espacios a grandes imperios. Hoy es el imperio Yankee que asecha a nuestra patria pero que estamos seguro saldremos victoriosos porque hoy somos más y tenemos experiencia, como lo diría el gigante "bastante... hay aquí". Es el temor de los gringos.

Tenemos un reto que superar y es la apatía por reconocer que tanto podemos como Venezolanos, quienes nos hemos fogueados al calor del pueblo como lo hiciera Bolívar y Chávez, tenemos la capacidad de transformar nuestro entorno y escribir la historia que nos pertenece, construyamos la unidad por encima de cualquier interés individual porque no se trata de grupos, amigos o sector, se trata de la Venezuela que nos legó nuestros libertadores, nuestros antepasados y que desde siempre ha sido luz para el mundo.

A la juventud de hoy que se niega a ver la historia, los invito a no olvidar que quienes la sufrieron fueron nuestros abuelos, sangre de la nuestra y lucharon por darnos lo que hoy tenemos pero seremos nosotros los responsables de lo que nuestros hijos e hijas consigan en los años porvenir.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 459 veces.



Pedro Requena


Visite el perfil de Pedro Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas