¿Por qué no les gustan las nacionalizaciones?

Chávez anuncia el fin de las asociaciones estratégicas en la industria petrolera; la prohibición, por vía constitucional, de la privatización de los hidrocarburos líquidos, sólidos y gaseosos; y la nacionalización de la CANTV y las empresas eléctricas, y al vocero de la Casa Blanca lo único que se le ocurre decir es que los venezolanos debemos haber vivido un día muy triste … tan “buenesitos” ellos que no se preocupan porque empresas gringas pierdan el control de sectores estratégicos y altamente rentables, sino que lo hacen por las penurias que pasaremos los venezolanos, tan pronto como las empresas pasen a ser nuestras.

Al igual que el Departamento de Estado, muy preocupados se encuentran los dueños, periodistas y analistas de The Washington Post, The Wall Steet Journal, The New York Times, The Miami Herald, CNN y Fox News. Ellos avizoran que las medidas anunciadas por el Presidente, conducirán a la ruina del país.
Que a nadie se le ocurra pensar que con su “preocupación” intentan manipularnos; ellos son incapaces de cosas como esa. Mal agradecidos seríamos si por nuestra mente pasara la idea de que esas inocentes palomitas están defendiendo los intereses del gran capital. ¡Qué Dios perdone a los mal pensados!

Mientras que el Presidente afirma que el fin de las asociaciones estratégicas representa la muerte de la apertura petrolera de Luis Giusti y el control absoluto del Estado venezolano de una riqueza de vital importancia para su desarrollo; el gobierno norteamericano y sus medios nos alertan sobre la desgracia que puede representar para nosotros el ser dueños absolutos del petróleo de la faja.
Ellos, que han dado demostraciones hasta la saciedad del respeto y el amor que sienten por los pueblos de Latinoamérica, saben que el exigir mayores impuestos y regalías a las empresas transnacionales y controlar el volumen y tipo de crudo que debe producirse es muy malo para nosotros.
Su gran experiencia es la que le permite afirmar que lo más conveniente para el país es que las empresas transnacionales sigan operando en Venezuela como en tiempos de la cuarta.

Por otro lado, que dos empresas gringas pierdan el control de una buena parte del sector energético y de las comunicaciones en Venezuela no es lo que motiva la reacción norteamericana. Insisto en que no se debe ser tan mal pensado. Es el comunismo al que nos lleva el rrrrrregimen lo que les realmente les preocupa.
Las nacionalizaciones siempre han sido un mal negocio, nos dicen en un tono casi paternal. No sé por qué Chávez no entiende que lo más conveniente para el país es que sean las empresas norteamericanas las que hagan el sacrificio de manejar unos negocios que ni son rentables, ni tienen ninguna importancia estratégica para nadie.

Sigamos de cerca las acciones y los comentarios de Manuel Rosales, Leopoldo Castilllo, Marcel Granier, el bobolongo de El Nacional y otros. Ellos siempre nos iluminan con su sabiduría y patriotismo.
Sus coincidencias con Bush no pueden ni deben ser mal interpretadas, son el resultado del amor que los gringos y la oligarquía criolla sienten por los humildes de esta tierra.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3646 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas