Rafael Ramírez da nueva vida a Chávez, frente a todos los filisteos maduristas

Después de leer las coartadas filosóficas gubernamentales que se emplearon públicamente para no cumplir con la ejecución de las órdenes judiciales en contra de Juan Guaidó. El ofrecimiento oficial de Maduro al diálogo y la indiferencia, irrespeto y desconocimiento de Trump, Pompeo y Elliot Abrams a Maduro. Y finalmente la propaganda gubernamental de resolver la crisis de PDVSA, promoviendo el libre cambio y la flexibilización o anulación del proteccionismo estatal, para que las empresas privadas puedan trabajar sin obstáculos fiscales y jurídicos (convertir Venezuela en una "zona franca"); nos dan el impulso para ocuparnos de estas cuestiones de economía política.

He visto la ilusión de los gobernantes, principalmente de Maduro, quién alimentado de esperanzas, cree que, ofreciendo el diálogo, suavizando la actitud hacia Guaidó y hacia las empresas privadas nacionales e internacionales, iba a conseguir la anulación de la sentencia de bloqueo a la economía del país y él podría salir tranquilamente del cuestionamiento público y seguir gobernando a su manera, prometiendo desarrollo y progreso.

El resultado al que se llega después de observar los eventos mencionados, es que las cosas no salieron bien. Y Maduro se dio cuenta que en la realidad del comercio internacional y en las relaciones de producción nacional, para seguir adelante, en primer lugar, tenía que acabar con los obstáculos creados por Chávez en las relaciones de producción; para ello tenía que romper las ataduras del estatismo y la organización obrera en la que estaba sustentado el proyecto chavista. Para realizar tal hazaña había que acabar físicamente con el movimiento obrero y con la administración estatal anterior. (esto está denunciado en varios artículos y entrevistas de Rafael Ramírez). Maduro abrió así, una época de contra revolución.

Maduro con su equipo gobernante y asesores se daban cuenta con mucha certeza, que estaban cambiando las condiciones materiales creadas por la revolución chavista. Ahora, tenían que respaldar política y militarmente esa contra revolución (fue asesinado un encendido diputado chavista llamado Robert Serra y otros empleados de PDVSA, exiliado Rafael Ramírez). El primo de Chávez y los militares de alto rango pasaron a formar parte de ese proceso contra revolucionario.

En segundo lugar, ya realizada la fase esencial, ahora toca hacer los ajustes jurídicos y políticos: para ello hay que fundar y controlar una Asamblea Nacional Constituyente y hacer un cuerpo de decretos presidenciales y Constituyentes que vayan encaminados a flexibilizar y anular jurídicamente, el control estatal sobre las relaciones de producción creadas por Chávez y los trabajadores industriales y campesinos reformados.

Acabado el control estatal, suprimida la vigilancia fiscal, ahora hablemos de negocios privados.

Aun así, las cosas empeoran porque Trump, está en una campaña electoral, para su segundo mandato y ha tomado como estrategia la reactivación de la "guerra fría". Agudizando el bloqueo económico a los países dictatoriales (comunistas): Rusia, China, Irán, Corea del Norte, Siria, Yemen, Cuba y actualmente Venezuela.

De qué le sirvió a Maduro acabar con el proyecto socialista, si el comercio internacional está controlado por el Departamento del Tesoro norteamericano, La Casa Blanca, la OMC, el FMI y el BM.

Por lo menos el socialismo de Chávez había logrado tener algún impacto en la OPEP, creó Petro Caribe, Alba Petróleo, financió las ELAM y creó muchas misiones sociales venezolanas en salud, vivienda, educación, cultura; impulsó la reforma agraria y la industrial, muchas reformas económicas y fundamentalmente en el área de producción y comercialización del petróleo, fortaleció los intereses estatales en el ámbito nacional e internacional y demarco límites de participación a las transnacionales.

Este trabajo le permitió una relación de respeto e independencia en el comercio internacional y en las relaciones diplomáticas con países de todo el mundo. Ante Estados Unidos nunca mostró sumisión ni timoratos de ninguna especie.

Esta apertura a Chávez, ha sido posible gracias a la valiente defensa que del hombre y de su proyecto socialista, ha realizado sostenidamente Rafael Ramírez. En los debates, en las denuncias, en las explicaciones y análisis de la problemática económica, ideológica y política venezolanas.

No quiero comparar a Rafael Ramírez con Sísifo o Prometeo, solamente quiero decir que es un hombre, falible por supuesto, pero que ha logrado redimir a los héroes de nuestra historia contemporánea, a obreros secuestrados, asesinados, perseguidos. Puso a luz el dolor silenciado de los hijos, esposas y amigos de todos los trabajadores embestidos por el terror de Maduro; empleados estatales perseguidos, hombres y mujeres, pueblo todo que jamás podrán ser sustituidos por infames desertores.

En las ideas y declaraciones de Jesús Rafael Barreto, Fredy Gil, Einstein Millán, T. Elaisami, Cabello, Maduro, Jaua, Varela, Bernal, J. Rodríguez, etc. el régimen de maduro y sus filisteos vuelve a presentársenos en su extrema vulgaridad; partiendo de la nada para llegar a la nada a través de la nada.

Estos apóstatas, con la lógica de Hegel, ahora pretenden deshonrar al más grande y realista venezolano del siglo XXI, llamado Hugo Chávez.



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5496 veces.



Memo Fernández


Visite el perfil de Memo Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a287482.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO