Maduro aplica disimulado y tardío plan de ajuste neoliberal y apuran venta de Pdvsa a chinos y rusos

A Nicolás Maduro el tiempo para lograr la ansiada y necesaria gobernabilidad se le acabó en términos políticos y económicos, lo cual equivale a decir, que sólo su salida como usurpador de Miraflores podrá volver a materializar al país por la senda del crecimiento y desarrollo.

Por ello, haga lo que haga y aunque sea de manera disimulada para evitar el costo ideológico – político sobre sus fanatizados y panegíricos seguidores, más allá de tratar que chinos y rusos puedan darle su aprobación en el ámbito de sus inversiones en Venezuela, la verdad es que aunque lograra acabar con la hiperinflación – que nunca lo hará al no tener una política cambiaria y articulada con lo que intenta aplicar – buscando salir en una cadena nacional de radio y televisión para vociferar que "está venciendo la guerra económica y al imperio", la única verdad es que sus medidas en la forma en que las está aplicando, no solamente están disparando la propia hiperinflación, sino que la crisis se agrava en los términos de servicios públicos, mientras que la industria petrolera se aproxima hacia su total paralización, al punto que no habrá ni un barril de petróleo para enviar a sus principales socios con los cuales mantiene inmensas deudas.

En efecto, el madurismo a inicios del año, liberó la tasa de cambio y equiparó el dólar oficial con lo que ellos denominaban "dólar criminal" tratando con esa medida de comenzar a recibir parte de las remesas que están enviando los venezolanos que han emigrado, así como intentar quedarse con los aportes que amigos e instituciones realizan a la población que sufre las consecuencias de la destrucción económica que el régimen ha socavado contra el país, al punto que el Banco Central de Venezuela (BCV) reconoce que la hiperinflación llegó al 130.060% en 2018, y el salario promedio del venezolano apenas ronda los 10 dólares mensuales.

Posterior a esa medida, el madurismo aumentó al 100% el nivel de encaje legal de los bancos, y ha dejado de emitir "bonos locos" a través del llamado "carnet de la patria" tratando de restringir la liquidez y la emisión de dinero inorgánico, decisión financiera con la cual ha logrado evitar que la tasa de cambio haya aumentado en promedio otro 100% desde el cierre de su valor en 2018 hasta lo que ha avanzado de 2019, pero si bien tal restricción ha influido sobre el valor del dólar, la misma no ha impedido que los precios sigan su alza brusca en términos hiperinflacionarios. De hecho, productos básicos como huevos, carne o el queso – y no precisamente por razones estacionarias - que costaban en promedio entre 2 y 4 dólares hace unos meses, esos mismos productos ahora se cotizan hasta el doble de su valor en moneda extranjera, y así está ocurriendo con la mayoría de los productos, y en especial con los servicios privados de educación, salud y comunicaciones, los cuales incluso han superado hasta en 10 veces su valor desde el cierre de 2018. Esa es la razón por la cual el poder de compra de unos 100 dólares de 2018 se ha reducido considerablemente en 2019.

Ahora el madurismo, buscando seguir abriendo el mercado cambiario permite a los bancos públicos y privados comprar y vender divisas – aunque de ventas no existe en la praxis – y establecer con esas "mesas" una especie de equilibrio cambiario, con la cual por cierto ha sellado el entierro definitivo del llamado "Petro" que en ningún momento ha funcionado en la economía y sólo sirvió de propaganda ficticia para la reconversión donde el madurismo le quitó cinco ceros a la moneda, y terminó de pulverizar la economía del país. Incluso ya ni siquiera de habla de esa barbaridad monetaria para fijar el precio del petróleo y menos para equipararlo en relación con el salario mínimo.

Por el contrario, el madurismo ni siquiera utiliza sus "instituciones" de control para atacar a los comercios que han legalizado de facto el uso del dólar, peso colombiano o el real brasileño para las transacciones comerciales en el país como la llamada Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos(Sundde) que convertida en otra bazofia política del neototalitarismo, ni siquiera el ministerio de propaganda del propio madurismo publica informaciones de tal "institución" cuando las últimas que refleja de tal desecho de burocracia corresponden al 2017¹, lo cual revela que el régimen lo menos que está pendiente es de los precios y los derechos de los ciudadanos. Es simple, hasta el madurismo ha permitido a las grandes empresas que aún operan en Venezuela que puedan emplear la dolarización tanto en la fijación de los precios como en la comercialización de esos productos.

Es más, además de liberar la tasa de cambio, el madurismo ahora permite la liberación de precios en productos que estaban "regulados" como la harina, que después de haberse convertido en un alimento escaso y solamente en venta por los llamados bachaqueros, o sea, las mafias civiles y militares que trafican con el hambre del pueblo, éste abunda en grandes cantidades en supermercados y abastos con precios que promedian los dos dólares – pese a ser de producción nacional – tanto por las grandes distribuidoras capitalistas como Empresas Polar de Lorenzo Mendoza, como las llamadas "socialistas" entre ellas la denominada "Doña Goya", que de ver retratados a los grandes funcionarios del régimen con los dueños de la empresa que procesa tal harina², pues ahora esos mismos maduristas se esconden o desaparecen cuando ven que sus precios "socialistas" son tan brutales como los de ese mercado "capitalista"³, es decir, que en términos de ganancias el mercado impone sus reglas, o lo que es lo mismo, aunque el madurismo eche la culpa a otros de los precios son ellos mismos quienes han contribuido con este inmenso desastre económico. Para completar el ciclo de los alimentos, pues hasta trabajadores de la quebrada empresa Abastos "Bicentenario" denuncian que ha sido echados de sus funciones laborales³, porque tal cadena de supermercados fue vendida sin el conocimiento de éstos, razón por la cual una cadena "socialista" que fue expropiada al capitalismo, volvió a ser capitalista.

El madurismo con el diálogo en Noruega busca un respiro para aplicar de manera disimulada y anárquica su paquete de medidas económicas sobre la población por órdenes de los chinos y rusos quienes no han vuelto a prestar ni un dólar al régimen. Lo grave del asunto es que tratando de hacer lo que debieron haber aplicado desde 2013 con orden y sentido de responsabilidad, lo hacen cuando el país está en un colapso de los servicios públicos, y se agrava la quiebra de producción de la empresa petrolera que ya no produce ni gasolina, y en cualquier momento al no tener combustible el país puede venir la autodestrucción total del régimen, quienes estarían buscando acelerar a través de la "constituyente" una medida desesperada que pueda "asociar" por no decir que pretenden vender Petróleos de Venezuela (Pdvsa) a través de lo que han llamado Sociedad de Inversión y Registro de Crudo (Sirec)⁴ que hemos venido denunciado desde hace un tiempo, pero se ha retrasado porque los chinos quieren el petróleo del Lago de Maracaibo al igual que los rusos, y no ha habido entendimiento en quien pueda quedarse con el lomito petrolero, sin obviar que ambos países estarían exigiendo la venta y no la "asociación" de esos pozos de Pdvsa.

Al madurismo se le agotó el tiempo, y por más que lo intente con sus aliados el país no podrá salir de este atolladero con ellos usurpando Miraflores. Eso lo saben chinos y rusos, y si la libertad de Venezuela, por ahora, está en manos de unos pozos petroleros, pues ha llegado la hora de hablar sin tapujos. La negociación de Pdvsa es parte del juego geopolítico. Venezuela no podrá reactivarla sin inversión extranjera. Chinos y rusos quieren entrar como copropietarios en el negocio pero las actuales condiciones políticas no son claras para ellos, pero en un acto de desesperación el madurismo puede inventar cualquier negociación contraria al país, como lo hemos visto con el oro.

El plan de ajuste del madurismo es más ruina y emigración para Venezuela. Hay que reinventar las negociaciones y proponer a chinos y rusos una alternativa que vaya más allá de una concepción ideológica. El petróleo es la clave. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

***

¹http://www.minci.gob.ve/tag/superintendencia-nacional-para-la-defensa-de-los-derechos-socioeconomicos-sundee/

² https://twitter.com/jvivassantana/status/1136265728645128192

³ https://www.aporrea.org/trabajadores/n342830.html

https://www.aporrea.org/energia/a265677.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2848 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a279339.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO