"¡Oido pueblo!, el botín es tu patria, no la pierdas"

Venezuela y el pueblo están siendo agredidos con inmensa crueldad, solo, por negarse a ser colonizada, a ser expoliada de sus haberes y a la reinstalación de regímenes de oprobio caracterizados por la explotación, exclusión, exterminio, humillación y todo tipo de vejaciones a sus ciudadanos, que, si decidieramos detallarlos usaríamos muchas cartillas, y aún, quedaríamos cortos.

Ahora bien, muchos de esos atropellos y agresiones han sido reivindicados por la revolución bolivariana desde su arribo al gobierno de Venezuela en diciembre de1998.

Poniendo las cosas en contexto, es justo asegurar, que si no tuviera éxito la revolución, en su empeño de proveer al pueblo; de la mayor suma de felicidad, la mayor seguridad y la mayor estabilidad política, inscritas en el marco de la más sublime justicia social. Tomando en cuenta, como fiel de la balanza, sólo el esfuerzo, el empeño y constancia para ser congruente con la promesa a su pueblo. Solo ello, sería suficiente motivo,para calificar la revolución bolivariana de Venezuela, como exitosa y bondadosa.

Pero es que la revolución ha sido doblemente exitosa. Porque, ha tenido que enfrentar la resistencia que le ha opuesto la propia tarea

de cambiar costumbres y maldades aplicadas al pueblo, así como corregir todas las desviaciones conceptuales y conductuales impuesta a una población durante más de 5 siglos. También ha tenido que soportar las agresiones constantes y exponencialmente violentas de la derecha neoliberal, imperialista abusiva y hegemónica, durante 19 años.

Podría decirse, con apego a la verdad, que la revolución ha efectuado un esforzado Gobierno, durante 39 años (el doble del lapso que va desde 1999 hasta hoy) resistiendo rodilla en tierra, con buen tino, cumpliendo la promesa de hacer la revolución bolivariana con justicia y en paz. Triunfando sobre las agresiones, las adversidades, las remoras del colonialismo, los desastres naturales, etc. Todo ello por partida doble, porque en la perpetración de la agresión a Venezuela el imperio ha involucrado, a varios países vecinos.

De allí puede afirmarse, que el ejercicio de gobierno revolucionario en el área de atención al pueblo, ha extendido su acción a suplir de insumos alimentarios, farmacológicos y energéticos a países vecinos y por extensión a países europeos que ejercen influencia y vinculación con colonias y ex-colonias en Latinoamérica. Todo por la vía del contrabando de extracción y la manipulación y afectación de la economía venezolana por injerencia nefasta en la politica monetaria venezolana.

Como es el caso del Gobierno colombiano, que asociado con el dólar terrorista y mediante una doble tasa del dólar en Colombia, han hecho un delito económico contra la moneda venezolana.

De tal manera, que no es exagerado afirmar que la revolución ha ejercido 19 años laborando para el pueblo, y ejercido, 19 años protegiendo al pueblo de las agresiones de la derecha.

Todo lo expuesto debe obligarnos a interactuar y coadyuvar positivamente con el noble propósito de la revolución bolivariana. Porque de triunfar la derecha, en su empeño de destruir la revolución bolivariana, la consecuencia sería regresar al régimen colonial del pasado, con su carga de oprobio y humillación contra el pueblo.

Para ello es pertinente adquirir una sólida conciencia patriótica, socialista, ciudadana, revolucionaria, que nos blinde contra la cultura depredadora capitalista, que nos quiere mantener en el status de mano de obra barata y consumidor seguro.

No sigamos el juego a las profesias autocumplidas de la oposición apatrida, cuando pretende angustiarnos al predecirnos los males que nos producirá la agresión económica y la guerra de cuarta generación, que nos perpetran. Ubicando la causa de dichos males, en un supuesto fracaso del modelo económico de la revolución: falso de toda falsedad.

Pues todos esos daños, son consecuencia del plan destructivo del imperialismo y ellos los conocen, porque los programaron con ese objetivo.

Por lo contrario, esa descarada violación de los ddhh del pueblo venezolano simplemente, es consecuencia de los delitos económicos, tales como alza injustificada de precios, escaces, condicionamiento de la venta, producción manipulada, contrabando de extracción, sanciones económicas ilegales e injustas, destrucción de la política monetaria, entre muchas otros. Perpetrados por la derecha para desestabilizar al Gobierno revolucionario de Nicolás Maduro.

En ese delictual propósito, el imperio y acolitos criollos, aprovechan al máximo el hecho, que la revolución bolivariana es pacífica y actúa en estricto apego a los derechos humanos y la legalidad total. A ello podemos agregar, que la revolución no ha logrado desmontar la estructura económica capitalista que le permite al imperio y aliados criollos manipular la cadena productiva -si la hubiere- y/o la procura, la distribución y venta al mayor y menor de todos los rubros de consumo del pueblo.

Todo lo descrito evidencia el desarrollo de una guerra, que indefectiblemente debemos enfrentar y ganar obligatoriamente. Para ello, en el ejercicio del mandato inscrito en el marco de nuestra Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, debemos ser firmes, identificados con la revolución bolivariana, la patria y nuestra pueblo.

No debemos caer en la desesperanza, en la desilusión que nos produzca un cambio de percepción favorable de nuestra revolución y el Gobierno del Presidente Maduro. Caer en ello, sería hacerle el juego al imperio, en su propósito de recolonizarnos. No seamos complices del agresor.

Nuestro esfuerzo máximo debe dirigirse a empoderarnos plenamente y acompañar la revolución en el desarrollo de los motores de la economía, avocarnos a producir todo lo que necesitemos, fomentar y apoyar el usufructo de todos los servicios públicos destinados a satisfacer las necesidades del pueblo, evitando al máximo incurrir en el uso de servicios privados, que al final destruyen el poder adquisitivo del pueblo.

Ningun aspecto o campo de acción debe ser ajeno al pueblo. Así como el pueblo ejerce su poder originario con la ANC. Igual en el devenir de la Patria el pueblo debe ser protagonista.

El próximo 20 de mayo, debemos confirmar nuestra revolución, socialista, democrática, participativa protagónica, con un triunfo contundente.

El enemigo está identificado, y el botín también. Tú selección, debe ser la correcta, el balón está en tu campo.

¡Independencia y Patria socialista y soberana!

¡Chávez vive!

¡La Patria sigue!

¡Viviremos y venceremos!

¡Anakarina rote, Aunicon paparoto mantoro, Itoto manto!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 545 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a260562.htmlCd0NV CAC = Y co = US