Diálogo vs Guerra Civil

Es normal que en la política se converse, como es normal, que en política tengamos diferencias. En un proceso político, como una Revolución, está presente la contradicción de clase, y está presente el carácter patriótico de los Revolucionarios. Es parte de la dialéctica política, que un grupo político, económico y social, como son la burguesía y sus partidos políticos, sientan que perdieron espacios de poder, gracia a que en Venezuela, vivimos un proceso de transformación total de nuestra sociedad.

Esta clase, que desde tiempo de la colonia, controlan y dirigen el poder en nuestro país, están luchando por recuperar sus privilegios y espacios económicos.

Esos señores hijos de la oligarquía, no están luchando por defender al pueblo humilde, ni mucho menos para hacer de nuestro país una potencia, ese sector minoritario de la sociedad capitalista, lucha y confronta contra esta revolución de corte Socialista, por recuperar sus nichos de poder, y tienen como aliados a las iglesia católica, a los espacios más conservadores de un Estado burgués, corporaciones privadas, internacionales y los gobiernos de la derecha mundial.

Es la unidad de los explotadores del mundo por resguardar su vida de ricos y poderosos.

Tonto aquel del pueblo que crea que la burguesía jugará para los intereses de clase de los asalariados, ya que la burguesía se nutre de la explotación de esos asalariados. Es estúpido creer que un burgués defenderá los intereses de la clase que explota.

Pero eso no niega la posibilidad de conversar con el enemigo de clase y sus partidos políticos. Es necesario revisar la postura ideológica y política de los que llevan la vanguardia de los diálogos. Será que la Revolución, tiene a sus mejores cuadros, en estas conversaciones, será que los humildes están representados en la vocería de algunos dirigentes que son hoy vanguardia del pueblo. Decimos eso, porque es necesario tener claro si los voceros que tenemos en la conversa, con nuestro enemigos de clase, tienen claro su objetivo estratégico. No es que neguemos la valía de los voceros nuestros en el diálogo, pero es fundamental que nuestros voceros estén claros de su postura de clase, y que no estén pensando que vamos a realizar un pacto de dos partidos, como el Pacto de Punto Fijo. Nosotros los asalariados, advertimos que no permitiremos nunca que negociemos nuestros principios socialistas y la lucha revolucionaria, que se expresa en la liberación total de nuestra clase trabajadora, la soberanía, la patria y la construcción de hegemonía proletaria. Una cosa es dialogar y otra es pactar nuestra lucha. En términos históricos se nos hace fundamental la conversa y se hace necesario por los costos históricos de una guerra civil. Es nuestro deber el dialogar, nuestra tarea la paz, ojo sin claudicar.

Si revisamos las historias de las guerras civiles en América y el mundo, observamos la perdida de vidas humanas de compatriotas, no se olvidan, las pérdidas económicas son muchas y las cicatrices sociales duran por mucho tiempo. Nos preocupa los mensajes de odio, racismos y fascismo que detallamos de los señores y señoras que vota por la derecha, contra los compatriotas que votamos por la Revolución Chavista, ese mensaje está lleno de intenciones de llevar a nuestra patria a una guerra civil, es preocupante el odio acumulado por estos ciudadanos, en contra de los seres que somos de izquierda, si fuera por ellos deberíamos ir a una guerra civil y voy a decir, como Jesús, perdónalos señor, que no saben lo que dicen, y ahí me adentro en la reflexión sobre la tolerancia política e ideológica, los Revolucionarios que apoyamos al pana Nicolás no podemos caer en ese mismo juego, repito nosotros debemos llamar como tarea estratégica a la paz nacional, sin dejar a un lado la lucha de clase, y entendiendo que el enemigo es el burgués, por ejemplo: los apellidos de los mantuanos de toda la vida, los grandes cacaos del valle. Y reafirmar que nos enfrentamos al imperio Norteamericano que quiere nuestro petróleo, nunca lo olvidemos. Quienes juegan sin saber a una guerra civil, están jugando a iniciar una guerra de mas de cien años, no solo en Venezuela, sino en el continente Suramericano, porque los pueblos se unirían a nuestra resistencia. Una guerra civil en Venezuela, vendría con una invasión de EEUU, como por ejemplo, lo hizo en Panamá y Dominicana. Pero esto no resolvería nada de nada, esto sería nuestro peor error histórico, por eso es necesario el diálogo, sin pactar nuestros principios, o conversamos venezolanos o nos matamos, conversar no es que ustedes escuálidos dejarán sus banderas y conversar Chavistas no es entregar la Revolución Socialista. Bienvenido el diálogo, y bien lejos con una guerra civil. Todos y todas demos rechazar los grupos violentos y terroristas impulsados por los sectores mas radicales de la derecha, apoyados por los gobiernos de derechas y fascistas del mundo. "

"Con alegría vamos al diálogo, con dolor vamos a la guerra"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1185 veces.



Herzen Marcano

Concejal del municipio Caroní\n\nIntegrante de la Dirección Nacional del Partido Comunal Revolucionario\n\nFacebook: Herzen Marcano

 @HerzenN

Visite el perfil de Herzen Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas