Una aplastante victoria del pueblo bolivariano

Elecciones municipales en la República Bolivariana de Venezuela, una de las tres elecciones en menos de cinco meses, demostración fehaciente del vigor de una sociedad libre y democrática sustentada en la participación protagónica del pueblo políticamente consciente.

Proyecto social bolivariano que tiene como parte de sus fortalezas, un mecanismo comicial diáfano y eficaz en el que confía el electorado y la comunidad internacional.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) es uno de los poderes de la República Bolivariana de Venezuela, reconocido por su excelencia, tanto en sus procedimientos tecnológicos, como por la honestidad y eficiencia de su cuerpo de especialistas.

El Gobierno de Nicolás Maduro Moros ha señalado con hechos irrefutables su legitimidad política y vigencia histórica. Con la Constitución Bolivariana como guía irrenunciable orientó la solución a los conflictos y encontró el camino justo, en los momentos más graves de antagonismo social, para desmontar y apaciguar la barbarie desencadenada por el golpe de Estado continuado, las "guarimbas" callejeras, el odio y los crímenes de lesa humanidad; la guerra contrarrevolucionaria, interna y externa, y la intervención imperialista.

La intentona para tumbar el Gobierno constitucional genuinamente instituido se desmoronó en las prodigiosas y sensatas decisiones de las autoridades bolivarianas.

A juicio del Gobierno Bolivariano había que discernir una estrategia basada en el poder originario y soberano del pueblo, puntualizado en la Carta Magna Bolivariana, protagonismo ineludible para buscar en forma permanente el diálogo y el debate fructífero e inteligente. Así fue, prevaleció la concepción civilizada, verdaderamente democrática y respetuosa de los derechos fundamentales de la ciudadanía; la visión de armonía, paz y soberanía.

Las decisiones del Gobierno constitucional constataron su afán por salidas no violentas a las colisiones sociales, se garantizaron tranquilidad pública, equilibrio político y negociación con partidos opositores; y con ello, estabilidad para continuar el proyecto social independiente. Se dio un mensaje al mundo de voluntad para la defensa del derecho a la autodeterminación y, por edificar libremente una sociedad nueva y de justicia social como la soñaron Simón Bolívar y Hugo Rafael Chávez Frías.

El 30 de julio se realizaron los comicios para elegir las representaciones populares para la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). La votación se realizó bajo fuego de las bandas contrarrevolucionarias que asolaron regiones imponiendo el pánico y asesinato de ciudadanos.

Apareció también la injerencia agresiva de Luis Almagro desde su madriguera en la OEA, de gobiernos subordinados al amo neocolonial washingtoniano y una manada de ex presidentes pandilleros, convictos y mercenarios, utilizados impunemente por el despotismo invasor y los planes hegemónicos de Estados Unidos intentando sabotear la jornada electiva.

El pueblo bolivariano demostró la valentía, estoicismo y se alzó con una victoria terminante. Más de 8 millones de compatriotas bolivarianos que representaron cerca de un 42% del electorado, a pesar, de los riesgos y la provocación, rubricaron con su firme participación la confianza en el poder popular.

El proceso triunfal de la Asamblea Nacional Constituyente se reveló con certeza y solidez terminando con las guarimbas. El poder autóctono y legítimo de la ANC en manos del pueblo ilustrado y soberano expresó su verdad al sepultar el disparate de la hostilidad, el terrorismo, el salvajismo contrarrevolucionario, el mercenarismo apadrinado por Estados Unidos, el injerencismo y la falsificación mediática.

La ANC adelantó la elección de gobernadores al mes de octubre. El CNE dispuso que dichas elecciones se efectuaran el 15 de ese mes. Otra rotunda victoria del pueblo venezolano culminó con la designación de los y las regentes en los 23 estados de la república bolivariana.

De acuerdo a diferentes fuentes periodísticas en la elección a presentaron 226 candidatos pertenecientes a 76 organizaciones políticas. Con un electoral de 18.094.065 votantes se habilitaron 13.559 centros de votación con 30.274 mesas electorales.

La participación en las urnas fue de 61.14% de las personas oficialmente habilitadas para votar. Un incremento del protagonismo social que desestima cualquier mentira sobre la ilegitimidad de los comicios venezolanos.

En las urnas el pueblo eligió a 18 chavistas para mandatos en sus respectivas gobernaciones. El partido opositor Acción Democrática obtuvo el beneficio de los votos en 4 estados. En Zulia el candidato Juan Pablo Guanipa de la agrupación fascista Primero Justicia logró la mayoría en la votación. Sin embargo, al no presentarse a la juramentación con la ANC, el CNE, en congruencia con la legislación establecida, anuló el nombramiento.

Este 10 de diciembre de 2017 los centros electorales fueron de nuevo la arena en que se zanjaban las discrepancias políticas, en la República Bolivariana de Venezuela.

El CNE convocó a votaciones para elegir gobiernos municipales y Alcaldes en 335 circunscripciones metropolitanas.

La denominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en franca debacle y sin fibra para reagrupar a las falanges fascistoides y agrupaciones opositoras, no puede llegar a pactos electorales debido a la sordidez y la ambición que domina a sus dirigentes. Algunas fracciones inscriben sus candidatos y papeletas municipales.

Una avalancha de compatriotas acude a las urnas pese al boicot decretado unilateralmente por la oligarquía contrarrevolucionaria, y al sabotaje desatado desde el exterior por las campañas injerencistas, que pretenden en estéril esfuerzo, mancillar la robusta democracia venezolana como una dictadura.

Desde las agencias de manipulación de masas, ONGs, fundaciones, la prensa corporativa y organismos al servicio de la política hegemónica de EE UU, insisten en denigrar arbitrariamente los procesos democráticos que se desarrollan en la República Bolivariana de Venezuela, en evidente violación del derecho del pueblo venezolano a la autodeterminación y de las leyes internacionales.

Las informaciones del CNE corroboradas por medios y visores internacionales ratifican que la participación fue del 47,32% del electorado, más de 9,2 millones de sufragios de un pueblo activo y vibrante.

Como corolario de las recientes elecciones el Gran Polo de Patriótico (GPP) que agrupa a las fuerzas bolivarianas y revolucionarias venezolanas, se alzó con la victoria en 308 municipios del país. Además venció en la gobernación del estado Zulia. El candidato revolucionario obtuvo la victoria frente a Manuel Rosales, candidato de Un Nuevo Tiempo, al obtener 694.896 votos, es decir, 57,3%.

Una aplastante victoria del pueblo bolivariano y chavista que consolida su vocación democrática, de independencia, espíritu de cambio y de avance al socialismo en una atmósfera de convivencia.

Este nuevo laurel alcanzado por el pueblo venezolano es un paso sólido que afianza la unidad y la soberanía, la legitimidad y la estabilidad del gobierno constitucional de Nicolás Maduro Moros.

Es un premio a la inteligencia política, la ecuanimidad, la lucha contra la impunidad y a la batalla por erradicar la corrupción. Es un estímulo a la vía de la paz y la abolición de la violencia, al fortalecimiento del diálogo y el debate crítico y constructivo. Es el apuntalamiento del protagonismo popular y comunitario y al ascenso del proyecto social de derechos de la Revolución.

Nos unimos al clamor universal que condena el intervencionismo washingtoniano en El Caribe, América Latina, Medio Oriente, la península de Corea y en otras latitudes del orbe.

Es el imperialismo global, gobiernos subalternos y sus secuaces como el Estado terrorista de Israel, con la administración Trump como mascarón de proa, los que amenazan con guerras, invasiones, hostilidad, saqueo, absolutismo y barbarie, a los pueblos.

Recapitulamos la urgencia de reflexionar en la resolución de la CELAC que declara a Latinoamérica y El Caribe como una zona de paz.

Desde las filas del Círculo Bolivariano Yamileth López saludamos este nuevo triunfo del pueblo bolivariano, y ratificamos nuestra disposición de solidaridad incondicional con el Gobierno legítimo de Nicolás Maduro Moros y la Revolución Bolivariana.

¡A darlo Todo por la República Bolivariana de Venezuela!

¡Fuera garras yanquis de Venezuela y el mundo!

¡Venezuela en el corazón de América!

¡Independencia y patria socialista! ¡Viviremos y venceremos!

¡Solidaridad y unidad de los pueblos!

 

Círculo Bolivariano Yamileth López (CBYLO)

Centro Popular Costarricense de Estudios sociales (CPCES)

San José-Costa Rica

huetar2005@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 850 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Elecciones Municipales, de Alcaldes, Noviembre 2017

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Elecciones Municipales, de Alcaldes, Noviembre 2017