Elecciones municipales en el centenario de la revolución bolchevique

Todo proceso revolucionario, pugna entre fuerzas antagónicamente contradictorias, cuya resolución es la desaparición de una clase social y la instauración de un nuevo orden económico, político y social, está permanente imbuido en una batalla ideológica. La manipulación de la realidad por parte de la clase dominante se hace sentir mediante el aparato de represión ideológica instituido. El culto a lo establecido, la reivindicación de las reformas, la fragmentación de la lucha aglutinante y la negación del carácter irreconciliable de la lucha de clases, son elementos del contrabando ideológico, siempre presentes en el parnaso de los reformistas, los arribistas, los oportunistas y los filisteos, pseudorevolucionarios en esencia. En esta condición, la revolución es un proceso humano que debe derrotar en primer lugar la avanzada ideológica de lo establecido. El revolucionario, sujeto de cambio y de gran compresión del momento histórico que vive, tiene la tarea de derrotar las filisteas tesis sobre el poder, las oportunistas valoraciones sobre la organización política y la cretina y ecléctica visión sobre la lucha de clases.

La revolución rusa sólo fue posible una vez derrotadas las tesis conservadoras de los reformistas, quienes lograron instaurar una coalición reaccionaria con la burguesía profesando un eclecticismo traidor. El cretinismo de los "socialistas moderados", "los socialistas revolucionarios" y algunos líderes del bolchevismo, entregaban la revolución proletaria al dominio de la burguesía por una subordinada concepción del poder y una subestimada lectura de la organización política revolucionaria. La tesis de abril de 1917, elaborada y declarada por Lenin al retorno de su exilio, nutrió de principios socialistas a la revolución rusa, y la proveyó de una estrategia revolucionaria invulnerable ante el recién estado burgués instaurado en Rusia.

La Revolución Bolivariana cuenta con su tesis. Nuestro líder nos ha legado el Plan de la Patria como documento histórico que enaltece la necesidad de defender la Independencia, construir el Socialismo, convertir a Venezuela en un País potencia, desarrollar una nueva geopolítica internacional y preservar la vida en el planeta. El pueblo de Chávez y Bolívar ha defendido con gallardía y consciencia esta propuesta histórica, no ha sucumbido ante la manipulación, el chantaje, el ultraje y la violencia del imperio y la derecha apátrida venezolana. En las condiciones más adversas, en medio de la más cruenta guerra económica, éste pueblo le ha propinado dos derrotas electorales al imperio, ha desmovilizado la violencia fascista con la legítima y contundente instalación de la Asamblea Nacional Constituyente, ha colocado en mano de la Revolución Socialista 18 de las 23 gobernaciones del país, y el próximo 10 de diciembre asistirá a una batalla más por la defensa de la dignidad del pueblo de Bolívar, por la defensa de la integridad política territorial de la Nación y para demostrar la vigencia del planteamiento revolucionario.

Al igual que el proletariado Ruso asistió a la magnífica construcción del octubre rojo por la defensa de su programa y amor a la humanidad libre de explotación, el pueblo venezolano asiste hoy a la defensa del legado del comandante Chávez y a la defensa del programa histórico que significa el Plan de la Patria. En el centenario de la gesta que significó la Revolución Bolchevique, las contradicciones entre los explotados y los explotadores siguen vigentes como motores de la historia, lucha de clases que seguirá marcando el carácter antagónico de la confrontación y el camino a la redención de los humildes, de los desposeídos, que no tienen más nada que perder en revolución que las cadenas que los oprimen.

Mientras la oligarquía criolla se desintegra políticamente, producto del carácter canallesco de su falsa unidad, al igual que el traidor gobierno reaccionario de Kerensky, las fuerzas de la Revolución darán cuenta de sus intereses de clase, avanzaran el próximo 10 de diciembre en conquistar la victoria electoral 21 para la causa de los humildes, por y para las generaciones futuras que merecen una sociedad libre de la mezquindad y el egoísmo del capitalista.

lavozpetrolerasocialista@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 195 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US Y ab = '0' /actualidad/a255172.htmlCd0NV CAC = Y co = US