Reelección indefinida

Al retornar de su gira multicontinental el Presidente Hugo Chávez,
en un acto de campaña, anunció la posibilidad de convocar un referéndum en
el 2010, a mitad del próximo período de gobierno. Dicho evento tendría como
propósito determinar si los electores apoyan una reforma constitucional que
permita la reelección indefinida del Jefe del Estado, o sea, que el
presidente venezolano, con algo de suerte y habilidad, se convierta en
mandatario vitalicio.

Soy de los que apoyan sin titubeos las proposiciones de Hugo
Chávez, a quien considero un formidable estratega electoral y político. La
propuesta de marras, sin embargo, me ha hecho cavilar y, muy a mi pesar, me
luce desafortunada y retrógrada.

Para nada me hubiera extrañado y hasta esperaba que los diputados
más obsecuentes hicieran tal proposición como un halago al dueño de los
votos que los llevó al parlamento. Para mi sorpresa el planteamiento fue
formulado por el propio Chávez, en un mitin de arrancada electoral, dando
pie para que el asunto se convierta en tema medular de la campaña.

Tanto como la proposición en si misma, me preocupa el proceso que
se utilizó para debatir la polémica idea, si es que hubo algún debate al
respecto. Peor todavía sería que la misma haya surgido como un planteamiento
espontáneo, unilateral e inconsulto del líder del proceso revolucionario.
Una decisión de tal envergadura requiere, obligatoriamente, la consulta a
los militantes de base, cuyas opiniones en asuntos trascendentes no se han
tomado en cuenta.

Con todo respeto, pero también con toda dignidad, ya basta de
tratarnos como borregos.

Lo más curioso es que si bien el referendo sobre la reelección
indefinida revela el deseo de perpetuarse en el cargo, para realizar dicha
consulta Chávez requiere, previamente, ganar las elecciones del 3-D con un
total de votos que él mismo calcula que no llegará a 10 millones.

De acuerdo a los resultados, un referendo a mitad del nuevo mandato
podría generar otro acto revocatorio, con lo que ocurriría lo contrario de
lo esperado.

Sería conveniente saber cómo se debaten las ideas en el seno del
MVR o del propio gobierno revolucionario. ¿Será que la democracia
participativa y protagónica no rige para todos?

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6553 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor