Debate Constituyente: Pensionad@s de la Patria

La Constitución Bolivariana de 1999, marca un punto de ruptura con relación al trato dado a quienes durante toda su vida se dedicaron a formarnos como niños, niñas, jóvenes y avanzada más nuestra edad, como padres y madres de familia; con ello, hablamos de nuestros padres y madres, convertidos ya, en edad un poco más avanzada, en nuestros abuelos y abuelas, término que encierra todo el amor que es capaz de dar y recibir, quien alcanza tan maravillosa edad. En la cuarta república, en particular, en los tiempos de la presidencia de Carlos Andrés Pérez y la gobernación de Antonio Ledezma, se hizo una práctica –consuetudinaria- la represión de sus protestas y movilizaciones ante lo deficitario que eran entonces, las pensiones del IVSS. Últimas Noticias, acostumbraba publicar titulares como: "Un cerco policial detiene a los ancianos"; en otros casos, se le agregaba la actuación de La Ballena que, con su carga líquida, les hacía desistir en sus exigencias de incremento de sus pensiones, insuficientes siquiera, para cancelar el pasaje diario, el cual no era gratuito, como ahora lo es. No es un hecho desconocido que, una vez que nuestro Comandante Chávez gana la presidencia de la República, en el despacho presidencial encontraría el Decreto mediante el cual, se pretendía eliminar de un solo zarpazo el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales y, con ello, las pensiones de jubilación. Como era previsible, nuestro Comandante Infinito echaría al basurero de la historia, esa pretendida barbaridad de la derecha oposicionista hecha gobierno, los mismitos que hoy se nos presentan pregonando supuestos vientos de cambio pero cuyas intenciones, son las mismas que desplegaron en toda la cuarta república: someter al país, nuestro país, a los dictámenes del Fondo Monetario Internacional, FMI.

Vistas las intenciones de esa derecha oposicionista, antes Coordinadora Democrática hoy MUD, de mantener invisibilizado a nuestro pueblo de avanzada edad, el Comandante Presidente Hugo Chávez, una vez que el pueblo aprueba su propuesta de Constitución Bolivariana, mediante referendo aprobatorio en 1999; inicia, una ofensiva para visibilizarlos y hacer tangible y palpable, el noble propósito del mandato 80 Constitucional: "El Estado garantizará a los ancianos y ancianas el pleno ejercicio de sus derechos y garantías…". Si bien, en la redacción del texto Constitucional, se cuela el despectivo término cuartorrepublicano de "ancianos y ancianas", con el que se menospreciaba a nuestros jóvenes de avanzada edad, y se les trataba casi que, como desperdicios de la sociedad. Recuérdese, cuánto le costaba obtener empleo a un compatriota con tan solo 35 años de edad. Ya, a esa edad, era considerado desperdicio social: anciano o anciana. Fue, con la llegada de la Revolución Bolivariana, que se les visibiliza y comienzan a ejercer sus derechos y garantías constitucionales a plenitud. Sin sentir pena sino orgullo, de su avanzada edad. Se inicia, entonces, toda una etapa de reivindicación nacional de nuestros adultos mayores, término que es incorporado a nuestro léxico como paradigma de un Estado que se proclama a sí mismo, como garante de sus derechos y garantías, valga decir: un Estado Adulto y Maduro. Una primera tarea, que tendrían que abordar los constituyentistas de 2017, será acordar un nuevo término que reivindique y coloque en las alturas, donde deben estar, a nuestros adultos y adultas mayores. Desterrando de nuestra Carta Magna, esos términos despectivos de "ancianos y ancianas", por no decir: cachivaches.

Con el mandato popular, otorgado a nuestro Comandante Hugo Chávez, y posteriormente, al camarada Nicolás Maduro, se inicia toda una etapa de reivindicación y dignificación de nuestros adultos y adultas mayores. De las 300 mil pensiones del IVSS, que se otorgaron en toda la cuarta república, se trascendió a más de 3 millones seiscientos mil nuevos pensionados y pensionadas, en la etapa que transcurre de nuestra Revolución Bolivariana, la Quinta República. Un salto inédito, en la historia de la Humanidad. Reivindicativo de la digna condición de aquellas y aquellos, que han llegado a una edad avanzada dándole lo mejor de sí para el desarrollo de nuestro país. Hecho, que la derecha imperialista, obvia al tratar el tema de los derechos humanos, pues no los considera como tales. Tal salto, fue posible, gracias al compromiso de nuestra Revolución con nuestros adultos y adultas mayores. Su reivindicación histórica, y conversión en sujetos sociales de la Revolución Bolivariana. Para ello, se crea la Misión en Amor Mayor, para atender aquellos y aquellas compatriotas que no habiendo cotizado al IVSS, pero cumpliendo con

Esa concepción proteccionista de nuestros adultos y adultas mayores, característica de nuestra Revolución Bolivariana, no es compartida por un sector político de nuestra sociedad, sometido a los dictámenes del norte imperialista ( gobierno de los EEUU) y su ente rector en materia financiera: el FMI. No por casualidad, en el programa de gobierno: "Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional (2013-2019)", ofrecido por la MUD y su candidato, Henrique Capriles Radonski, en las presidenciales de 2012, proponían como oferta electoral, ni más ni menos: "…un mecanismo gradual de transición del sistema de reparto actual hacia un sistema de tres pilares. Un primer sistema asistencial financiado con recursos públicos que otorgue pensiones mínimas. Un segundo pilar de capitalización individual con un componente solidario, el cual mediante el aporte proveniente de la liquidación de activos públicos y aportes tributarios, pueda ir fondeando el pasivo actual del sistema hasta lograr su capitalización total. Y un tercer pilar voluntario de capitalización individual" (Art. 900 del Programa). "Pensiones mínimas", no es lo mismo que decir: Pensiones iguales al Salario Mínimo Nacional, para un supuesto sistema público. Un segundo y tercer sistema, financiado por el propio trabajador a título individual, no atreviéndose a decirlo abiertamente, siendo su fin, dejar en manos privadas, su administración. Mecanismo perverso ese, que tanto criticó -en vida- nuestro Comandante Chávez, recordémoslo: "En Estados Unidos, por ejemplo, hubo un caso, hace poco, que impactó y afectó a miles de trabajadores jubilados, pensionados y sus familiares, porque detrás de cada uno de ustedes, hay una familia ¡eh! El estruendoso fraude de una empresa, Enrom, una transnacional de gran peso. Bueno, cientos de miles de trabajadores perdieron su pensión, en el escándalo de la Enrom, ¿por qué? Porque las pensiones de esos cientos de miles de trabajadores estaban colocados en la Bolsa de Valores, y manejados por aquella empresa y cuando quebró la empresa, sálvese quien pueda. Los capitalistas nunca quiebran, ellos recogen su capital, salvan lo que pueden y se pierden, y pagan abogados, y compran tribunales y al final, bueno como que nada hubiera ocurrido; ¿y quienes quedan? ¿Quiénes quedan penando para toda la vida? Los trabajadores, cuya seguridad social fue puesta en manos del capitalismo mundial…" […] "Las pensiones, sencillamente, se diluyen en papeles, entran a formar parte de las corrientes especulativas de las bolsas de valores del mundo, del capitalismo mundial, de esa burbuja especulativa. Hay países donde esto ha ocurrido y de repente llega un pensionado a cobrar en un banco privado, todo privado, su pensión del mes y la respuesta que le dan, yo conozco casos, es que; mire señor Chávez, este mes no hay pensión. ¡Cómo! Y ¿por qué? ¡Ah! Porque los recursos suyos no dieron el rendimiento esperado…" (Intervención del Comandante Presidente Hugo Chávez, en el acto de cancelación del retroactivo de las y los pensionados del IVSS, 09-06-2006).

Las Pensiones, se han constituido en un objetivo estratégico dentro de las políticas de reducción del gasto público (así le llaman a las inversiones sociales que realiza el Estado Bolivariano, en procura de garantizarle la mayor suma de felicidad posible a su pueblo), ordenadas por el FMI a los gobiernos que se les someten a sus dictámenes. Peor aún, en el arsenal de "recomendaciones" obligatorias que dictamina el FMI a los países bajo su dominio, no solo se limitan a ordenarles privatizar sus sistemas de pensiones, sino incrementar la edad a 60-65 años, para quienes pretendan acceder a su beneficio. Se ha dado el caso, en la Argentina de tiempos de Mauricio Macri, de despojar de sus pensiones a aquellos y aquellas compatriotas argentinas, que recibieron su pensión como medida de gracia presidencial, al no haber cotizado, motivado a su discapacidad; y ese gobiernillo, por sugerencias del FMI, procedió a eliminárselas. Debido, precisamente, a no haber completado sus cotizaciones, más de 80 mil pensiones por discapacidad, otorgadas durante los gobiernos de Cristina Kirchner, fueron eliminadas en lo que va del presente año. Argumentando, el gobierno Macri, que fueron otorgadas "irresponsablemente", además de "representar un alto costo para el Estado y son asistencialistas y populistas, en la medida que sirven para mantener a personas que podrían trabajar y ser productivas". En palabras de Guillermo Badino, presidente de la Comisión Nacional de Pensiones Asistenciales de la Argentina: "Una persona con síndrome de down, no es sujeto de derecho de esta pensión. Puede trabajar, si lo deseara…". No hay, la más mínima sensibilidad social, en quienes se convierten al credo del FMI. En criminales de guerra social, contra los pueblos se han convertidos.

La experiencia europea, y en nuestro continente: Argentina y Brasil, constituyen alarmas que se han encendido y nos convocan a Constitucionalizar toda la experiencia desarrollada en el ámbito de protección social a nuestros adultos y adultas mayores, e incluso, avanzar mucho más, en el desarrollo de todo un sistema de protección de nuestros adultos y adultas mayores que contemple no solo el otorgamiento del beneficio remunerado de la Pensión sino que estipule, la atención en salud, alimentación, educación y recreación. Las propuestas, hechas públicas por las y los candidatos por el ámbito sectorial de los Pensionados y Pensionadas de la Patria, señalan un camino reivindicativo altamente positivo. Los hubo, desde aquellos y aquellas que propusieron el acceso al beneficio de la Pensión del IVSS, no se restrinja al cumplimiento de las 750 cotizaciones y la edad, sino ampliarlo al cumplimiento solo de la edad (55 las mujeres y 60 los hombres), valga decir: Constitucionalizar, la Misión en Amor Mayor que viene a cumplir ese objetivo. Como también los hay, quienes han formulado la propuesta de romper con la diferenciación de género y equiparar la edad, para hombres y mujeres por igual, a 55 años de edad para la obtención del beneficio, como dijera el camarada Presidente Maduro en su encuentro con los candidatos y candidatas a constituyentes: que fuera automático el recibimiento del beneficio, lo cual es factible gracias al Carnet de la Patria. Mucho debate, ha generado en el seno de nuestro pueblo, el tema de las Pensiones del IVSS y eso que recién se ha conformado como tal, la Asamblea Nacional Constituyente. Reiteramos, nuestra propuesta al camarada Presidente Maduro de la creación del Ministerio del Poder Popular para la Máxima Felicidad de los Pensionados y Pensionadas de la Patria, como instrumento ejecutor de políticas y planificador de programas y planes, que incorporen efectivamente a ese importante sector de nuestra sociedad al ejercicio pleno del Gobierno Bolivariano, por intermedio de su propio instrumento, su Ministerio. ¡La Constituyente sí es parte de la solución. A blindar las pensiones del IVSS!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1216 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /actualidad/a250438.htmlCd0NV CAC = Y co = US