Pueblo feliz: Leopoldo en su casa

Ayer nomás todas las licorerías de Margarita amanecieron atascadas de
largas colas de bebedores que celebraban con alegría nada embalsamada
de rabia, la salida de Leopoldo López de la cárcel de Ramo Verde para
su casa y, en cada brindis que solicitaban venía después un acordeón
de salutación a la salud de Leopoldo que de inmediato puso a valer a
Venezuela en el exterior como país pacífico que sale de un preso
político de grueso calibre, por vocear consignas partidistas contra el
gobierno embarradas de inteligencia y, en un arranque de emoción por
su emblemática posición política de efusión transgresora de
pacificidad, él obnubilado de pasión sin crucifijo se llegó al
Ministerio Público a decirle a la señora Luisa Ortega Díaz que, la
felicitaba de todo corazón por ser actualmente una diosa del Olimpo de
la justicia encaminada como opositora del gobierno de Maduro, en que
la suerte del país estaba en sus manos y, ella rebosante de emoción,
le tiró un largo beso perfumado de alegría e inflado de compromiso a
su libertad y, no satisfecha con su principio neoliberal contaminado,
gritó: ¡Viva la democracia opositora!

Y, el pueblo en sí candente de justicia bien lograda, abrió las arcas
de la paciencia compartida y no ha dejado de palpitar de efusión
sublime y, en la resaca de su perdido odio celebra todavía que el
pupilo de Santos duerma de ahora en adelante en su casa y se dedique a
pensar con más lógica hasta cuándo, la vivencia de este régimen que le
comprime las esperanzas a los ricos de ser cada día más ricos a cuesta
de la especulación que no tiene tamaño de dejar de ser mientras, el
gobierno aumente sueldos.

Pero, lo cierto es que con la aparente alegría de Leopoldo en
libertad: el pueblo duerme tranquilo y, sueña que los sueños de él
sean la realidad del país en que la lucha callejera sea más intensa y
en grado profuso a ver si la invasión que pretende Requensens no sea
un soplo de malas intenciones que, deje más muertos sin necesidad en
que seamos mejor o peor no sean las variables por implantar, sino
salir del régimen como un enfermo que necesita medicinas que no se
consiguen y que para seguir en ese sufrimiento mejor es que muera en
paz y, con Leopoldo libre hasta la CEV decretó un Aleluya en la
liturgia de este domingo que, celebre en grande como si fuera una
Pascua compartida del nacimiento del Niño Dios y, que cada feligrés se
arme valor cuando arrodillado se encuentre que, el cambio viene con
prosperidad para los pobres de ser cada día más pobres, mientras los
ricos no saben qué hacer con tanto dinero en su poder.

En fin, Leopoldo López es libre y hay que someterlo inmediatamente a
los exámenes médicos que le den al pueblo la certeza de que su líder
está en la plenitud de su apogeo y como la lucha recién comienza
preciso es, valorar su integridad física que en lo moral se le nota
conforme con un aval de ligereza que lo hace invencible de entender
que la Patria lo necesita y sino fuera así no le hubieran dado su
libertad que, en por lo menos en eso el TSJ supo evaluarlo como el
supra personaje que es y que hace calle, se hace calle al andar es el
plebiscito de Capriles.

Y, como la tristeza pasó a un lado en el país y, la alegría cogió las
calles con la conformidad que, Leopoldo López, abrirá las compuertas
de la entrega al poder popular de un líder que sale a la luz pública
como el guía que habíamos perdido en un momento de confusión y, que
Freddy Guevara no supo mantener al día al querernos meter en camisa de
fuerza sin precisión.

Y, nosotros felices hasta que Leopoldo viva libre, aunque sea en su casa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 767 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a248901.htmlCd0NV CAC = Y co = US