¿Si los ricos están contra Maduro, quién está con los pobres?

Esta interrogante simbólica la extraigo de una expresión de carácter religiosa que más o menos dice: "si Dios está conmigo, quién contra mí"; la tomo como parangón para significar la coyuntura actual, porque a mi juicio tiene varias relevancias que trasciende a lo histórico, dada la composición de clases que se extrae de la confrontación política entre el chavismo bolivariano o pueblo subyugado y la oposición derechista o clase dominante.

Hoy, no es un secreto ni es el resultado de una lucha clandestina contra el bolivarianismo, la participación de los sectores que han ostentado el poder económico en Venezuela es directa, procurando mantener dicho poder como siempre, en una visión netamente mantuana tal como lo ha hecho desde la propia lucha por la independencia. Cada día, como nunca antes, es más claro e irrefutable el papel protagónico que hoy viene jugando la burguesía en Venezuela, sobre todo después que la partidocracia se derrumbó en la última etapa del siglo XX con la debacle de los gobiernos de Carlos Andrés y Caldera II, muy a pesar del intento tras el engendro llamado COPRE, cuyo único objetivo sin duda, fue enfrentar al bolivarianismo en el gobierno antes y desde la llegada a la presidencia del Comandante Hugo Chávez y lo que ya significaba su propuesta constituyente.

Los ricos, como mejor los conoce el pueblo, en ese entonces lanzaron su última y derrotada carta partidista con la candidatura de Salas Rômer en el 98, entendiendo que estas organizaciones ya no les garantizaban la manutención de los privilegios de clase dominante y explotadora. Decidieron asumir más directamente la vanguardia en su lucha por mantener el poder político y económico, algo así como poniendo en rigor el refrán de "el ojo del dueño engorda el gana‘o". Fue de allí que se determinó su incorporación con todos los medios disponibles y sin titubeo para enfrentar la amenaza que ya vislumbraba el Comandante por la negativa de éste de asumir las consejas siempre aniquiladoras de la burguesía.

Siendo el pueblo el destinatario e inmediato receptor con sentimiento del mensaje de Chávez, los ricos, o la burguesía, habiendo fracasado en sus primeras infiltraciones tipos A. Peña y L. Miquilena como expresión de la derecha genuina, convencida y acostumbrada a ganar todo, por una parte y por la otra, la "genuina izquierda" de Douglas Bravo y Puerta Aponte, lejos de reconocer y aportar ante el llamado sincero del Comandante, en el que habrían cabido todo/as quienes sienten la necesidad de abrir cauces de soberanía patria y rescatar la Venezuela histórica, decidieron abrir fuego cruzado y de todos los medios y calibres los primeros y los segundos, se quedaron a la espera infinita de una oportunidad que no les llegaría nunca. En este devenir y vaivén transcurrió la gestión gubernamental del Líder Supremo durante 14 años.

Sin dar chance al llanto popular por la partida del Comandante aquel fatídico 05/M-13, los ricos sacan sus cuentas que les dan un resultado al clamor de Orlando U., más querido que lógico y objetivo: "muerto el perro se acaba la rabia" ante ello declaran la guerra no convencional que hoy padece el pueblo con todas sus consecuencias. De la misma manera las bajas pasiones internas se hicieron presentes en muestra real del desconocimiento de uno de los primeros y principales legados del Comandante, la responsabilidad histórica reafirmada aquel 08/O-12, igual al 04/F-92, permitiéndole así, recibir del pueblo venezolano y más allá de nosotro/as, el reconocimiento para hacerlo nuestro Líder Supremo. Por otro lado y casi de inmediato, se desatan y afloran las intrigas que se habían mantenido disimuladas unas y bien ocultas las otras, en sus egoístas pretensiones al no entender o asumir que no debían ser ello/as lo/as escogido/as para seguir al frente de la inconclusa tarea dejada por el Comandante.

En las nuevas circunstancias ya anunciadas por Chávez en su despedida, al actual presidente, Nicolás Maduro, le ha tocado lidiar y resolver sobre la marcha todas las vicisitudes heredadas y las montadas por los de afuera en su acérrima oposición y por los de adentro en sus privilegiadas conductas llenas de burocratismo y corrupción.

El primer mensaje lanzado, pretendiendo soslayar al presidente Maduro: "Maduro no es Chávez y todas las implícitas descalificaciones" olvidando, con toda la carga de mala intención, que Nicolás Maduro, con toda la eficiencia demostrada, fue quien llevó a cabo la política más exitosa del Comandante, la INTERNACIONAL, siendo esto suficiente para reconocerle compromiso incuestionable y suficiente capacidad de afrontar con éxito todos los retos al frente de la revolución bolivariana, claro, siguen siendo bien difíciles.

Los de afuera, más en las circunstancias impuestas y en al parecer definitorias desde el imperio hoy, siempre han estado a la vista; los de adentro, en goteras hacen sus pronunciamientos "críticos" y bien conscientes de sus posiciones e intenciones, con disimulo algunos, abiertamente otros; igual todo/as giran a favor de la misma causa imperial, pues, tal como nos lo alertara Simón Bolívar: "hecho el pacto con el fuerte, es eterna la obligación del débil". Alguno/as sin capacidad de reflexión o más bien, en posiciones realmente antagónicas insisten en el disfraz alardeando chavismo puro o genuino, alguien podría decir, religioso o dogmático, para juzgar y condenar cual inquisidor/a, sin el debido proceso, erigiéndose como los "magnos y salvadores" del chavismo, cuando en definitiva es sin Chávez.

En definitiva estos críticos no tienen prurito al ser utilizados por la derecha imperialista como referencia para atacar a Nicolás Maduro y la propuesta de la Asamblea Nacional Constituyente, eso sí, que es lo peor, sin que ello/as realmente signifiquen ni busquen alternativa alguna para el pueblo, es decir, sin tener capacidad de liderar el lucha de los pobres contra los ricos como parte de la contradicción principal en la Venezuela Bolivariana hoy, entiéndase: Imperio: U.S.A. con su U.E. OTAN. OEA. Y LA MUD. Que representa a la derecha apátrida y fascista de la burguesía de FEDECÁMARAS, CONSECOMERCIO y VENANCHAM y su estrategia de destrucción de nuestra independencia y soberanía versus la Nación o la Gran Patria Latinoamericana y los Trabajadores y Trabajadoras. Campesinos y Campesinas y Pescadores y Pescadoras. Los y las Estudiantes. Personas con discapacidad. Pueblos Indígenas. Pensionados y Pensionadas. Empresarios y Empresarias. Comunas y Consejos Comunales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 702 veces.



Gustavo C Vásquez


Visite el perfil de Gustavo C Vásquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a248429.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO