Aquí ninguno es inocente

Cuando se terminó la guerra fría, el mundo entero imaginó que se iniciaba una era de paz y prosperidad.

-

Sin embargo no fue así. En los 28 años transcurridos de ese momento han ocurrido infinidad de conflictos armados, derrocamientos de gobiernos, asesinatos de presidentes de jefes de Estado y de líderes políticos, procesos de desestabilización interna, fragmentación de naciones, etc., al punto que, como lo expresó el Papa Francisco, estamos en inicios de la Tercera Guerra Mundial.

-

Y eso ha ocurrido porque los imperios occidentales, una vez liberados del freno a sus apetencias que constituía el campo socialista, se sintieron en libertad de poner en acción sus planes de dominación mundial.

-

Para ello comenzaron a desmembrar por Checoeslovaquia y Yugoslavia, únicos europeos países del campo socialista que poseían un alto grado de industrialización, y los cuales podían convertirse en fuertes competidores europeos en una economía de libre mercado.

-

Punto clave de esa estrategia de dominación lo constituye el poder tener el control de las principales fuentes de energía en el mundo, fundamentalmente el petróleo.

-

En efecto, si analizamos en donde están situadas las principales reservas petroleras del mundo, encontramos que son cuatro zonas las que acumulan la mayor cantidad de las mismas, 1441 mil millones de barriles de petróleo de un total de 1706 mil millones de barriles (85%). Estas zonas son, a saber: Norteamérica, (incluyendo Canadá y USA) con 219 Mil millones de barriles, Rusia con 109,5 Mil millones de barriles, Medio Oriente con 813,5 Mil millones de barriles y Venezuela con 300,9 Mil millones de barriles.

-

Esto es lo que explica como a menos de dos años de derribado el Muro de Berlín, los imperios occidentales iniciaron sus ataques para apropiarse de esas reservas, comenzando por Irak en el año de 1991.

-

Esta campaña militar no ha tenido tregua en los últimos 28 años, y hoy vemos como esas potencias se han adueñado de la mayor parte de las reservas petroleras, incluyendo a Libia, Irak, Afganistán, Kuwait, etc., quedando solo fuera de su control las que poseen Irán, Venezuela y Rusia. "Casualmente" los tres países que han sido declarados enemigos de las "democracias" occidentales. Y países que son sus próximos objetivos.

-

Bajo esa óptica es muy fácil de entender todas las agresiones que ha sufrido nuestro país desde la llegada de Chávez al poder, incluyendo por supuesto la actual guerra económica y las acciones descontroladas de violencia que hemos visto en los últimos dos meses.

-

Violencia asesina la de esta oposición fascista, que no tiene ninguna compasión, quemando vivos a simpatizantes del chavismo, o guillotinando motorizados, aplicando las mismas características asesinas de las intervenciones militares de dichas potencias en todos los países en que han actuado. Bástese ver los centenares de miles de muertos que han ocasionado en Siria, o los ocasionados en Panamá, Irak, Libia, etc.

-

Es por eso que sostengo que aquí no hay inocentes. De todo esto están conscientes todos los actores políticos del país cuyas posturas están alineadas en estos momentos con los propósitos desestabilizadores del imperio, llámese Luisa Ortega Díaz, Héctor Navarro, Ana Elisa Osorio, Nicmar Evans, o Marea Socialista, por mencionar solo algunos.

-

Esto no quiere decir que apoyo la criminalización de la protesta y de la oposición, pero las mismas deben ser hechas por los sectores patriotas de una forma constructiva, sin falsas descalificaciones, dentro del espíritu del proceso y sin servir de apoyo interno a los planes imperiales.

-

LA POLITICA ACERTADA DE Chávez

-

Y aquí conviene recordar a la política petrolera de Chávez. Hay que entender que los imperios necesitan para su consumo interno escusas creíbles para sus intervenciones. En el caso de los países árabes las razones esgrimidas son la lucha en contra de "dictadores" o en contra del "terrorismo".

-

En el caso de Venezuela es más complicado para ellos ya que es un régimen democrático. Por eso es que para ellos es vital cualquier pronunciamiento de organismos regionales que avalen sus acusaciones de ser un gobierno antidemocrático.

-

Como una forma de frenar la posibilidad de que esos mecanismos desestabilizadores consiguieran apoyo regional, Chávez implementó una política hacia el área basada en el petróleo, en donde y como gesto de su voluntad integracionista le aseguraba la disponibilidad del petróleo venezolano a los países latinoamericanos y del Caribe, independientemente de su posición política. Definitivamente esa política sirvió para frustrar los intentos imperiales de construir una alianza en contra de nuestro país.

-

Lamentablemente, y gracias probablemente a la acción de agentes del Departamento de Estado infiltrados en el proceso, han logrado imponer en ciertos estratos del mismo la tesis de que Venezuela solo debe establecer alianzas con países que tengan gobiernos "revolucionarios", que compartan el mismo objetivo político.

-

El hecho de que esos argumentos hayan sido esgrimidos públicamente en medios de comunicación social por algunos antichavistas infiltrados, ha servido tanto para que algunos países de la región hayan tomado nota de ello y tomado posturas en contra de nuestro gobierno, como para que Estados Unidos nos presente como enemigos de la integración.

-

UN PLAN SINIESTRO EN CONTRA DE LATINOAMERICA

-

Es necesario que esas voces divisionistas desaparezcan y se retome íntegramente el pensamiento de Chávez. Máxime cuando el otro aspecto siniestro del plan de dominación imperial es mutilar el desarrollo económico pleno y soberano de nuestras naciones para impedir que surja una competencia industrial a sus productos, y por ende, una competencia por el aprovechamiento de los recursos naturales y materias primas, fundamentalmente el petróleo.

-

En efecto, el consumo actual de petróleo de la región latinoamericana fue de 6.976.000 en 2016, en tanto que Estados Unidos consumió 19.631.000 barriles diarios en el mismo año. Una sencilla regla de tres arroja que si América Latina, que tiene casi el doble de población que los Estados Unidos, alcanzase el mismo nivel de desarrollo, el consumo de petróleo de la región sería de unos 18.000.000 de barriles diarios y pasaría a ser un formidable competidor por tales recursos.

-

Véase el ejemplo de China.

-

Es así como para los imperialismos occidentales sea fundamental impedir nuestro pleno desarrollo económico. Lo anterior explica claramente el objetivo del llamado plan neoliberal que se ha tratado de implantar en América Latina desde los años 90, y que constituye la base del proyecto de gobierno de los vendepatrias de la MUD.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 758 veces.



Carlos Enrique Dallmeier


Visite el perfil de Carlos Enrique Dallmeier para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Enrique Dallmeier

Carlos Enrique Dallmeier

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a247951.htmlCd0NV CAC = Y co = US