Los aprendizajes de este proceso de postulación a la Asamblea Nacional Constituyente

Luego de haber podido completar los recaudos y el esfuerzo realizado
para presentar nuestra postulación como candidato a la Asamblea
Nacional Constituyente, una persona, incluida en mi equipo me
preguntaba sobre mi visión de esta experiencia inédita vivida durante
días para poder hacer posible y factible la postulación, y me prometí
que escribiría algunas reflexiones a este respecto.

Luego, cuando el pasado día lunes 12 de junio de 2017, teniendo ya las
firmas cumplidas y digitalizadas, un poco antes de dirigirme a la
Junta Municipal de Caroní, que fue donde me correspondía inscribirme,
agradecí a los trabajadores y trabajadoras de la Corporación
Venezolana de Guayana casa matriz (CVG) por su respaldo y apoyo. Allí,
luego de mostrar la planilla con mi postulación no pude dejar de
recordar a mi padre, y al Comandante Inolvidable, Hugo Chávez, sus
palabras que en alguna oportunidad me dijo, y eso por razones obvias,
hizo que me quebrara y mis ojos se llenarán de lágrimas por la
emoción.
 

La primera reflexión que hago con respecto a esta jornada tiene que
ver con mi agradecimiento a mi señora madre, Damaris Margarita
Castillo Granados, por todo su esfuerzo y respaldo incondicional dado.
Pero junto a ella, agradecer a otras mujeres como Milly Romero
Mendoza, una mujer hermosa, digna, trabajadora y luchadora; a María
Eugenia Monzón, porque gracias a su transporte, se pudieron hacer
múltiples diligencias para hacer posible esta opción de cara al país;
al compañero Robin, porque gracias a él, a su experticia y a sus
equipos, logramos escanear, digitalizar y grabar en los
correspondientes Cd s todos los documentos que avalan nuestra opción.
Pero no por ello, dejo de agradecer también a una mujer libanesa de
origen pero venezolana de corazón y más guayanesa que el queso, que
también con su esfuerzo y tesón, dio un apoyo importante en la meta de
las 1000 firmas que debíamos recabar.

Pero una de las cosas que más me emociona de todo esto, es que en el
caso de mi madre, ella que se definía como chavista light, se batió
como las más duras y grandes, al igual que mi querida y adorada Milly,
quien asumiéndose no saber de política (cosa que no es tan cierta, ya
que esa extraordinaria y maravillosa mujer ha formulado en las últimas
horas uno de los mejores análisis político que espero algún día ella
pueda hacer público) y también le echó un camión y su aporte fue muy
importante para la concreción de esta opción. Mil gracias mamá y Milly
por eso.

Pero también mi reconocimiento a esa gran cuadro político como Laila
Sakr, quien sinceramente asumió que producto del estado de cosas en el
que vivimos, ella estaba totalmente desmotivada y desmoralizada, pero,
cuando supo que decidí poner mi nombre a la orden de las causas del
pueblo para esta Asamblea Nacional Constituyente, ella se reactivó
políticamente y nos dio todo su apoyo. Muchas gracias por eso Laila.

Y a mi buena amiga y camarada María Eugenia Monzón, agradezco todo su
apoyo y su tiempo por su vehículo, su casa y su tiempo por el apoyo
prestado, y sobre todo por las discusiones y debates donde creo que el
aprendizaje fue mutuo. Espero que este tipo de jornadas no se acaben,
y sé que no se acabarán.

También agradezco a tantas personas que en este momento no recuerdo,
pero que también hicieron posible que esta opción se materializará,
incluso a aquellos y aquellas que por duras circunstancias no pudieron
apoyarnos en este momento, pero que esperemos puedan hacerlo durante
la campaña electoral a iniciarse muy pronto.

Ahora, más allá de los agradecimientos que en lo personal pudiera
tener, hay otras reflexiones que me quiero permitir, y que considero
importantes compartir con todos y con todas ustedes.

Nicolás Maduro, hijo de Chávez y Presidente de la República, cuando
activó esta convocatoria a esta Asamblea Nacional Constituyente, y
giró instrucciones para respaldar las opciones de postulación para
esta Asamblea Nacional Constituyente, nos dio también una tremenda
lección, ya que para muchas y muchos poder cumplir con el requisito de
las firmas que avalasen nuestras postulaciones, no solo nos tuvimos
que apoyar con nuestra gente, sino que tuvimos que apoyarnos entre
prepostulados y prepostuladas, incluso prepostulados y prepostuladas
que iban por la misma circunscripción territorial o incluso por la
misma circunscripción sectorial.

Incluso, y en lo personal, todos esos vínculos con esos hermanos y
hermanas prepostulados y prepostuladas espero mantenerlos con todos y
todas ellas y ellos. Incluso con aquellos prepostulados y
prepostuladas que en algún momento pudimos políticamente habernos
peleado, pero que en este proceso dejamos a un lado esas disputas, nos
dimos un abrazo y nos hermanamos, porque acá lo que está en juego es
el destino y el futuro de la Patria.

Es decir, lo que ocurrió durante esos días de aquel principio
socialista basado en la complementariedad y no en la competencia, se
materializó durante esas jornadas, y se crearon vínculos y una
hermandad como no se había dado nunca en la historia de campaña alguna
en nuestro país.

Pero tampoco podemos dejar de señalar que en algunos espacios y por
parte de algunos prepostulados, de algunos adecos y adecas con boina
roja, giraron instrucciones precisas y abiertas de que solamente se
firmara por su opción y no respaldar la opción de otros camaradas.
Amén del secuestro de ciertas y determinadas informaciones por parte
del CNE, con la intención de liquidar liderazgos genuinos de las bases
e impedir que dichos liderazgos pudieran, como todas y todos nosotros,
materializar su legítima y válida opción de presentar los recaudos que
avalasen sus candidaturas.

No hubo una adecuada campaña de información por parte del Poder
Electoral en cuanto a la forma y entrega de los recaudos, y los pocos
que lo sabían secuestraban esta información. Además de ello, que
casualidad que algunos y algunas contaban con todos los equipos de
fotocopiado, escaneado, cd s, transporte y todos los elementos, la
maquinaria pues para poder cumplir con estas formalidades, y no
contentos con ello, hicieron todo lo posible para que centros de
comunicaciones, centros de copiado, cybers entre otras, estuvieran
totalmente cerrados, para impedir que compañeras y compañeros pudieran
inscribirse y entregar todos sus recaudos.

Incluso, en algunos establecimientos hasta tumbaron la energía
eléctrica para impedir que compañeras y compañeros pudieran hacer sus
diligencias para poder materializar sus candidaturas. Esta es una
necesaria reflexión que es necesaria hacer para que nos revisemos
todas y todos.

También hubo una operación psicológica muy bien diseñada para que ante
ese escenario de dificultades y contratiempos, muchos y muchas tirarán
la toalla, y muchos, lamentablemente así lo hicieron. De hecho, este
servidor en lo personal estuvo en algunos momentos de ese día sábado
10 de junio de 2017 de hacerlo, pero gracias al equipo que me apoyo y
respaldo, nos mantuvimos firmes hasta el final, y por encima de todos
esos contratiempos y dificultades, las fuimos una por una, y hoy
asumimos con dignidad y la frente en alto esta candidatura, que está a
la orden de los intereses del pueblo.

Si bien estoy inscrito en el Partido Socialista Unido de Venezuela
(PSUV), inscribí mi candidatura por iniciativa propia. No solo estaré
a la orden de las bases del PSUV que me apoyaron, sino también de
otras organizaciones políticas como el PPT, PCV, PRT, REDES, PODEMOS,
NCR, ORA, IPCN, UPV, JUAN BIMBA, PSOEV, entre otras, sino también de
movimientos y organizaciones sociales de izquierda que ven en este
servidor como una opción.

Incluso a aquellos opositores a este proyecto de base, con legítimo
derecho a disentir y a discrepar de este proyecto bolivariano, y que
me apoyaron con sus firmas. Incluso a amigos opositores que apoyaron a
mi madre en la transcripción en el formato en Excel de las 1080 firmas
que avalan nuestra opción, también mi agradecimiento, apoyo y la
tremenda lección de que como dice la canción de Chucho con respecto al
Poder Constituyente: "Sólo hablando se entiende la gente". Y esto se
confirmó en esta oportunidad, de acuerdo a mi óptica.

Al movimiento popular le hago esta respetuosa, pero necesaria
reflexión, como crítica y autocritica en estas jornadas movidas e
intensas. Es obvio que el poder constituido no va a entregar ni
transferir así no más sus prebendas y privilegios. Para algunos
prepostulados y prepostuladas, reconocían que de alguna manera
habíamos pecado de románticos y románticas y no se previeron los
requerimientos de organización y de logística para estas jornadas.
Mucha gente se prepostulo a estas jornadas, más por la emoción que
este proceso despertó y despierta, que por una evaluación política
serena y consciente de si realmente podía lograr la meta de reunir
las firmas requeridas para validar su postulación; amén de que la
inmensa mayoría no se leyó las bases comiciales propuestas por el
Presidente Nicolás Maduro para regir este proceso, y seguidas por el
CNE. Me preocupa sobremanera que en estos momentos muchos de nuestros
compatriotas y camaradas no están leyendo ni investigando, el
pensamiento crítico está ausente en los debates y se dejan llevar por
el "me lo dijeron, me lo contaron", el "melodijerismo" como lo ha
expresado mi gran amigo y hermano, Gonzalo "Chalo" Azuaje.
Dígame por ejemplo en el municipio Caroní del estado Bolívar, donde
los candidatos y candidatas territoriales debían recoger 15.000 firmas
en menos de una semana; y aquellos y aquellas que no tuvieran todo un
aparataje y estructura para ello, más equipos dedicados a la
digitalización y escaneo de manera exclusiva los documentos a
entregar en el CNE, sencillamente les resultó una tarea imposible de
cumplir.

Pero, que nadie se sienta desmoralizado o desmoralizada porque no pudo
llegar a la postulación. Desde acá vaya mi reconocimiento al esfuerzo
realizado y a toda la lucha revolucionaria que de años han mantenido
en pro de este proceso revolucionario, antes de Chávez, con Chávez, y
ahora después de Chávez. Desde acá mi abrazo y reconocimiento a esa
lucha, a ese coraje, a ese esfuerzo y al corazón que le pusieron para
ser parte de esta cita histórica, y aún cuando no vayan como
postulados y postuladas, ya se ganaron inscribir sus nombres en esta
nueva historia que estamos construyendo entre todas y entre todos.
En próximos artículos, esperamos poder ir presentando nuestras
propuestas como constituyentista y vocero del pueblo llevare a esta
magna Asamblea Nacional Constituyente. Sin que ello implique que mis
camaradas y compatriotas, a través de diferentes vías, puedan hacernos
llegar sus ideas, sugerencias y propuestas que esperan sean discutidas
en ese gran foro político del país. Voy a la Asamblea Nacional
Constituyente no a servirme a mí, sino a ser instrumento de las luchas
de nuestro pueblo.

Incluso, a tomar las banderas de lucha y las propuestas de aquellos
prepostulados y prepostuladas que no pudieron materializar su opción,
adquiero este compromiso desde ya con ustedes.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1171 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a247778.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO