13 razones porqué… en tiempos de Constituyente

La historia empieza con una voz en OFF que dice:

"PONTE CÓMODO, PORQUE VOY A CONTARTE LA HISTORIA DE MI VIDA. ESPECÍFICAMENTE, POR QUÉ MI VIDA TERMINÓ… Y SI ESTÁS ESCUCHANDO ESTA CINTA SIGNIFICA QUE ERES UNA DE LAS RAZONES…" y aunque suenan como las palabras acusadoras que nos diría en la cara Nuestra Agónica Constitución ante la amenaza de quienes por vía de la fuerza o por la vía de su transformación quieren destruirla no se trata de eso; Hoy me aguanto la tentación de escribir mis 13 razones porque no apoyo guarimbas, ni apoyo una constituyente con bases comiciales fraudulentas disfrazadas de inclusión.

Esta vez les escribo para recomendar sobre el nuevo y exitoso producto audiovisual de Netflix, (’Thirteen Reasons why’), una serie dramática de corte juvenil bajo la dirección de Tom McCarthy ganador del Oscar a Mejor Película por Spotlight (2016) mientras el guion corre por cuenta del dramaturgo norteamericano Brian Yorkey, ganador de un Premio Pulitzer lo cual revela altos estándares de calidad para presentarnos la historia de la joven (Katherine Langford), una adolescente que no supo ver otra alternativa y acabó suicidándose, tratando de escapar así de todos sus problemas avivados por el bullying. Pero antes de suicidarse grabó trece cintas, señalando así los trece culpables de su muerte, las trece personas que, queriendo o no, habían aportado su grano de arena para favorecer que ella se precipitara hacia el suicidio.

La exitosa serie ha expuesto a nivel mundial la mala gestión que hace la sociedad educativa -desde los órganos gubernamentales hasta los alumnos- sobre el acoso escolar dentro y fuera de las aulas. Una serie que toma el tema del 'bullying' y sus terribles consecuencias con delicadeza, seriedad y la sencillez profunda de los sentimientos primarios y necesidades de los jóvenes en formación en un mundo lleno de frivolidades donde la tecnología y el inmediatismo comunicacional que los rodea aplastan la importancia de los valores y la ética y por lo cual nos grita a la cara de manera silente la necesidad de nuevas normas, reglas y criterios de actuación que ayuden a visibilizar a estas víctimas además de buscar maneras oportunas de brindarles ayuda antes de que sea demasiado tarde.

En Venezuela carecemos de programas de actuación e intervención o de algún protocolo para el abordaje de esta problemática en las escuelas y liceos; tímidamente la Fiscalía General de la República lanzo un número de teléfono para solicitar ayuda, mientras las instituciones responsables en velar por los niños, niñas y adolescentes ni siquiera hacen algún tipo de campaña que ayude a darle más visibilidad al problema, por lo cual podemos decir que en el país el acoso escolar sigue siendo un tema tabú, un terreno fértil donde germina en silencio pero indetenible esta semilla de violencia y destrucción. Por lo cual podemos decir que hacen falta más herramientas legales, mayor presupuesto y más debate en la comunidad educativa, en la sociedad toda, para luchar contra esta lacra que afecta tanto a nuestros niños lideradas por instituciones solidas y con solvencia moral.

y un ejemplo contrario de esto es el presidente del gobierno venezolano que al parecer está más preocupado por contestar el ‘'bullying'’ que le hacen como el nuevo susurrador de Vacas y gasta un valioso tiempo de transmisión en cadena nacional de medios radioeléctricos y streaming en contestar con ofensas y mas ‘'bullying'’ que en diseñar formas inteligentes de promoción de medidas que vayan orientadas a la creación de conciencia en el buen uso de las redes sociales y otras que salvaguarden la integridad de nuestros muchachos sin entrar necesariamente en la amenaza y la censura.

Ojala en estos tiempos de debate y Constituyente este tema del Acoso Escolar, las estrategias para su abordaje y la adecuación del marco legal que sustente un accionar preventivo pero contundente para evitar la impunidad sobre este tipo de conductas que de ninguna manera se puede seguir minimizando ya que todos los estudios psico-sociales y una gran cantidad de historias dan fe de los estragos físicos y sobretodos de los graves daños emocionales capaces de causar.

Es tanto la necesidad de actualizar nuestra legislación en esta materia de acoso y peligros en la red que destaco el caso de los llamados "grooming" un tipo de problema que consistente en acciones deliberadas por parte de un adulto (simular que es un niño o adolescente entre otras usando fotos falsas) de cara a establecer lazos de amistad con un niño o niña en Internet, con el objetivo de obtener una satisfacción sexual mediante imágenes eróticas o pornográficas del menor o incluso como preparación para un encuentro sexual.

Claramente al ser analizados bajo criterios morales fácilmente podemos concluir que no se tratan de nuevos delitos, sino de antiguas formas de abuso de menores que se han readaptado a estos vertiginosos tiempos digitales donde el anonimato de la Red se transforma en la oscuridad que siempre alberga a la maldad y el delito. De hecho, a pesar de que estas situaciones comienzan en la red, con frecuencia suelen trascender al mundo físico, derivando en delitos tales como el tráfico de pornografía infantil o el abuso físico a menores.

Es hora de la conciencia, del debate constructor de buscar soluciones e implementarlas haciendo hincapié en los esfuerzos que padres, maestros y profesores deben hacer por advertir de los riesgos de las redes sociales, señalando sin tapujo alguno que en las actualidad son el canal más común para acosar a alguien, pues, además de las facilidades que ofrecen para hacerlo fuera del aula, la difusión y participación de otros usuarios es más fácil por la sensación de impunidad que ofrecen estas herramientas y solo la denuncia puede detenerlo.

Les invito a escribir su lista de 13 Razones Porque ayudarán desde la concientización a prevenir este violento cáncer social que crece en nuestras escuelas y se extiende a nuestros hogares con gran ferocidad y así intentar ahorrarnos la posibilidad de escribir 13 razones para culpar a otros siendo nosotros mismos el principal de esa lista

Les dejo el número de la Fiscalía General de la República para esta materia 0800-BULLING

2855464



Esta nota ha sido leída aproximadamente 749 veces.



Pablo Jiménez Guaricuco


Visite el perfil de Pablo Jiménez Guaricuco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pablo Jiménez Guaricuco

Pablo Jiménez Guaricuco

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US Y ab = '0' /actualidad/a245532.htmlCd0NV CAC = Y co = US