¿Tu lo que quieres es que me coma el tigre o quieres petróleo?

Un abuelo y su nieto viajaban con un burro de pueblo en pueblo. Decidió el abuelo que el niño fuera montado en el burro para que no se cansara y él caminaría al lado del animal. Cuando pasaron por el primer pueblo, los lugareños empezaron a exclamar: - ¡Qué vergüenza! ¡Lo que hay que ver! El pobre anciano debe ir a pie, mientras el niño lo hace sobre el burro. ¡Es increíble!

Ante tales comentarios decidieron que el abuelo fuera sobre el burro y el niño a pie. Pasaron por otro pueblo y los habitantes del mismo, al verlos pasar, dijeron: - ¡Qué falta de caridad! ¡Es vergonzoso! El hombre cómodamente viajando sobre el burro y deja que el niñito vaya a pie.

El abuelo y el niño optaron entonces por subirse los dos al burro y al pasar por una aldea, los aldeanos empezaron a increparles: - ¡Son unos malas personas! ¡Qué crueldad! ¡Pobre burro! ¡Los dos encaramados sobre el pobre animal! ¡Merecen que les demos una paliza!

Entonces el abuelo y el nieto decidieron por cargar al burro sobre sus hombros. Al pasar por otro pueblo, la gente se amontonó alrededor de ellos. Entre burlas y carcajadas, se mofaban gritando: - ¡Qué par de tontos! ¡Vaya bobos! ¡Tienen un burro y en lugar de montarse sobre él lo llevan a cuestas, ninguno de los dos se sube a él! Por lo menos el viejo debería dejar que se subiera el niño.

Tal cual como ocurre en esta historia, los distintos sesudos chavistas light, socialistas de derecha, seudorevolucionarios y oposicionistas levantan sus "acertadas" opiniones para criticar cada acción ejecutada o propuesta por el presidente Nicolás Maduro. Basta realizar un recorrido por los diversos medios de comunicación y veremos cómo se han dedicado a despellejar esta etapa del proceso revolucionario, comparándolo con la gestión del Comandante Hugo Chávez y olvidando que obviamente nadie tendrá las cualidades del líder iniciador de la revolución bolivariana y cualquiera que haya asumido la conducción del proceso incorporará sus propias ideas.

Ante el agudizamiento de las maniobras golpistas del ala radical de los oposicionistas había que tomar una acción radical que neutralizara, tanto nacional como internacionalmente, la base argumental de este complot en contra de la revolución. Decían que esto es una dictadura, que no hay libertad de expresión, que no quiere ir a elecciones, que está acabando con el legado del Comandante Chávez, que esto no es socialismo, etc.; bueno, que más chavista que convocar el poder originario del pueblo, que más libertario y expresivo que los trabajadores, las mujeres, los indígenas, la gente de a pie, se reúna, mediante elecciones a libres, a engendrar su asamblea constituyente. Qué país en el mundo convoca a todo el pueblo a participar de manera protagónica en la construcción de su modelo sociopolítico, de su constitución nacional. Que es un riesgo, si, si lo es pero que decisión que uno tome en la vida no supone un riesgo. Desde el mismo momento en que una mujer acepta a un hombre como pareja, el embarazarse, corre un riesgo. El Comandante Hugo Chávez asumió un riesgo cuando se decidió insurgir en contra del gobierno de Pérez, igualmente cuando se lanzó a la vía electoral, cuando propuso la refundación del país y creación de un nuevo modelo que rigiera la república, también al ir al referéndum. En Colombia el paso hacia la pacificación de las FARC también supone un riesgo y más cuando ya anteriormente lo intentaron con la Unión Patriótica y ver como mucho de sus miembros fueron asesinados. El verdadero revolucionario sabe que su ejercicio en el poder conlleva constantemente un riesgo pero siempre debe confiar en el pueblo, en su sabiduría y más si estamos hablando de una democracia directa, participativa y protagónica.

Sin embargo, los seudorrevolucionarios en vez de sumar sus conocimientos, sus ideas en pro de esta nueva etapa y asumir una posición propositiva que aporte en la consolidación, profundización y radicalización del proceso revolucionario bolivariano, se quedan en la queja, en la crítica negativa, bajo el disfraz de ser socialistas haciéndole el juego a la derecha que solo presenta como única vía de solución a la crisis la salida de Maduro. No se "dan cuenta" que asumen una visión cándida ante la derecha al plegarse a las mismas posturas ideológicas exhibidas por la burguesía.

O nos sumamos a esta nueva convocatoria constituyente y aportamos nuestras mejores ideas socialistas, humanistas, bolivarianas y revolucionarias a esta nueva etapa histórica o nos rezagamos permitiendo que la derecha se apodere y controle la asamblea constituyente. Es tu decisión y tú asumes el riesgo y las consecuencias de tus acciones.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 878 veces.



Ysrael Salinas


Visite el perfil de Ysrael Salinas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas