Valor de la cesta básica y monto del salario mínimo

 Ajustemos esos estadísticos a un año, como debe ser.

"Es preciso, pues, que la suma de los medios de subsistencia baste para mantener al asalariado en su situación de vida normal. Como la fuerza de trabajo equivale a una suma determinada de medios de subsistencia, su valor cambia con el de estos, es decir, en proporción al tiempo de trabajo necesario para su producción… Una parte de esos medios se consumen diariamente; otros, semanalmente; otros, quincenalmente, otros mensual, semestral y algunos anualmente. En consecuencia, la suma anual de los gastos de subsistencia tiene que ser cubierta por el promedio de los ponderados ingresos cotidianos". (Cartago, El Capital, Libro I, Cap.VI, Carlos Marx).

Entre lo poco asimilado de la concepción marxista del salario está el hecho de que este guarda estrecha relación con el valor de la cesta básica, una valoración promedia del costo anual de la vida digna para un trabajador no calificado o de mínima preparación técnica. Este salario básico sirve de referencia para el resto de los salarios.

Desafortunadamente, los gobierno burgueses, el Estado burgués, fiel a sus servilismo a la clase capitalista, sólo han permitido esporádicos ajustes salariales y a esos los entiesa hasta por periodos bianuales, y además en cada ajuste sólo toma en cuenta el costo de vida instantáneo sin calcularlo en correlación a las tendencias alcistas que pudieran manifestar los precios de los bienes de subsistencia. En el caso de la actual inflación venezolana, esa afirmación resulta evidente.

Esa es la razón por la cual el ajuste salarial todavía no ha salido en Gaceta Oficial cuando él es devorado por precios altos en procesos inflacionarios o no. A pesar de eso, hay que reconocer que los efectos de la inflación, aparente o real, no se reflejan de igual forma entre todos los trabajadores; los más afectados son los de menores ingresos, aunque cada trabajador tiene ajustados sus gastos habituales a su nivel de ingresos por lo que siempre resultan afectados hasta los de salarios óptimos, y esta es la permanente e invariable razón de la desunión reinante entre la clase proletaria. Para quienes obtienen buenos salarios, sobrevivir a la penuria se convierte en motivo de orgullo y de superioridad individual frente a los trabajadores afectados por sus bajos salarios, bajos salarios que usualmente el trabajador de mejores ingresos suele atribuirlos a esas diferencia técnicas, como si tratara de salarios mínimos, según su calidad productiva. Se trata, pues, de una crasa malinterpretación del concepto marxiano del valor de la fuerza de trabajo imple. Lo que empobrece al trabajador activo es la "pobreza" del salario mínimo.

4/9/2016 1:05:49 p.m.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2717 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social