Del componente Siria-Venezuela a Cliver Alcalá… la respuesta es kurda

Definitivamente, y sin ganas de escribir mayor cosa, hay derroteros por donde la contrarrevolución interna en Venezuela, ya no solo le basta con provocar una pobreza generalizada sino crear todos los componentes necesarios para que este país se hunda en la violencia.

Siria es un modelo perfecto de intervención imperialista caótica.

Un mandatario odiado es protestado por toda la población y este responde con la mayor represión… año 2011. Inmediatamente después el pueblo se arma, comienza una guerra de clases revolucionaria pero a los meses según el cálculo de oportunidades el imperialismo bajo la introducción de miles de mercenarios la convierte en una guerra civil desastrosa.

Solo los kurdos bajo resistencia de sus milicias logran garantizar un territorio sobre el norte que da origen a la revolución social de Rojava.

Siria es el corredor de todas las apetencias de las grandes potencias en el medio oriente y un lugar desde donde se definen los polos de poder entre el enjambre islámico que dio pie al Isis y demás barbaridades fundamentalistas has las apetencias de los nacionalismos tiránicos tipo Erdogan en Turquía.

Lo cierto es que Siria es un modelo del como en un capitalismo meramente cuantitativo y financiero vuelve trizas las realidades concretas en función de sus intereses locales.

Venezuela es un punto de interés evidente. Por el Caribe, por sus suelos y subsuelos, aguas y provechos militares estratégicos.

Aquí se ha desarrollado un complejo proceso revolucionario donde una camarilla terriblemente corrupta y apolítica terminó haciéndose del poder. La cueva de gansters que le quitó a la clase obrera venezolana diez veces el valor de su trabajo. Si alguien en el mundo ha podido hacer semejante desmán con la población que lo diga.

Lo cierto es que no es solo un acto de desfalco calculado. Hoy en día se crean las condiciones para que reviente una situación violenta que no pudiese tener freno, solo por el hecho que esta camarilla se hace de los derechos constitucionales, los hace "opcionales" o no y de allí evita toda posibilidad de hacer funcionar el aparato liberal democrático convirtiendo la situación en una clarísima tiranía. Sin duda que hay penetraciones internas dentro de los palacios de poder y en especial Miraflores que exacerban esta conducta antipolítica para garantizar de cualquier medio la explosión violenta.

Se crea una figura, que por supuesto no deja de ser real: un presidente odiado, que en efecto lo es, mediáticamente justifica la intervención internacional, pero no a través de invasiones clásicas sino de procesos primero de descomposición social violenta (acto ya logrado) y luego de introducción de ejércitos mercenarios que terminan dividiendo el territorio y hasta el aprovechamiento de las riquezas existentes en él. Tal cual se ha dado en Siria.

Esto pareciese ser la más clara y apetente salida para quienes viven sobre los reinados palaciegos del poder o sencillamente tomarán sus aviones y dólares expropiados a la riqueza pública para abordar los apartamentos y quintas que ya tienen compradas en Europa y EEUU. Pero los centenares de miles de muertos que vendrán a continuación los pondremos nosotros.

Es más que obvio el juego de intenciones que desde un grupúsculo que logró gracias a las anuencias de Chávez hacerse del poder. Conservarse como facción eterna dominante, no importa cuánto cueste, a la final siempre serán legitimados desde las mismas contradicciones internas antimperialistas. Los Rusos vendrán a su auxilio, mientras el mundo de la Otan y EEUU, mas todos sus agentes internos en nuestro continente pondrán los mercenarios. Los cierto como en Siria es que la sangre y la desesperación harán imposible cualquier opción de liberación.

Es absolutamente insólito lo que hoy vivimos y absolutamente insólito la desvergüenza con que muchos líderes sociales apuestan a esta locura, que nos puede convertir en el laboratorio Sirio de América en función de tomar las mayores reservas energéticas y minerales de todo el ala occidental del mundo.

¿Qué vamos a hacer?... Seamos los kurdos de América, levantemos las armas pero no para defender la causa de gobierno alguno sino para devolverle toda la legitimidad a la rebelión popular.

Clíver Alcalá, como agente desde hace mucho tiempo del chavismo militar, posiblemente no tenga como decirlo con claridad, pero sin quererlo o no, se convierte en el único agente dentro del chavismo que como se dijo en su muerte "es Chávez"… Un mesianismo profano pareciera nacer de nuevo teniendo la posibilidad de canalizar un chavismo desesperado por la descomposición total del gobierno que dice representarlo.

Pero no nos esperemos nada de nadie hasta que lo pruebe. Clíver sabe de que estamos hablando y su decisión, tomada la palabra, la tendrá que probar. Mientras preparemos las organizaciones y las armas. Las mujeres y las comunidades para ser dentro de esta confrontación fratricida a la cual nos están obligando a ser los Kurdos, que si no todo el territorio, al menos sobre el oriente, sobre el centro y occidente, consolidemos militarmente espacios de liberación que le den ejemplo al mundo y esperanza a nuestro pueblo, donde todos y todas somos iguales, libres y soberanos. Las palabras sobran, no hay pueblo vencido….



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8437 veces.



Roland Denis

Luchador popular revolucionario de larga trayectoria en la izquierda venezolana. Graduado en Filosofía en la UCV. Fue viceministro de Planificación y Desarrollo entre 2002 y 2003. En lo 80s militó en el movimiento La Desobediencia y luego en el Proyecto Nuestramerica / Movimiento 13 de Abril. Es autor de los libros Los Fabricantes de la Rebelión (2001) y Las Tres Repúblicas (2012).

 jansamcar@gmail.com

Visite el perfil de Roland Denis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roland Denis

Roland Denis

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a228078.htmlCd0NV CAC = , co = US