¿Nos jodieron o nos jodimos?”- Genealogía de la moral

…"La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas"…K.Marx

Quiero iniciar estas líneas haciendo referencia a algo que me dijo una persona muy amada en torno a mis humildes escritos, Henry tienes que ponerle nombres o títulos coños de madres que llamen la atención, para que te lea más gente…en eso precisamente consiste el amarillismo.

En escritos anteriores hice referencia a la existencia(de acuerdo a mi interpretación) de 4 castas sociales existentes en Venezuela en este preciso momento histórico, a saber: Burguesia,Lumpen-Burguesia, Proletarios, Lumpen-Proletarios.

Lamentablemente la segunda clase señalada surge o se repotencia a la N potencia en este preciso momento histórico, y en un altísimo porcentaje(no totalmente) deriva o tiene sus orígenes en individuos otrora pertenecientes al proletariado y que gracias a la apertura en nuestro proceso revolucionario para que individuos noveles, anónimos o humildes participaran de manera directa o indirecta en los negocios del Estado.Otro considerable porcentaje de estos lumpen-burgueses surgirían de las filas de adeptos al ADEQUISMO; fenómeno socio-político con una carga innegable de filosofía hedonista.

En 1.887, Nietzsche complementa sus obra: Más allá del bien y del mal, con la que considero su obra póstuma filosófica: "Genealogía de la moral", en esta valiosa pieza filosófica, concreta su divorcio de Schopenhauer y de otros pensadores de diferentes corrientes a los cuales apenas los unía un muy frágil hilito.

Para Nietzsche y a la sazón existían 2 clases o castas: señores y esclavos, estando la primera de estas sub-dividida en: clase sacerdotal y clase guerrera, Marx no obstante si definiría una sub-clase para el momento histórico a la cual definió como: Lumpen proletarios, entendiéndose esta clase como una sub-clase al margen, que vivía de los despojos, desechos y a la que no le interesaba absolutamente ningún valor moral que no fuera el de la subsistencia o parasitismo.

Nadie hasta el momento se había detenido a analizar una terrible sub-división emergente desde entonces y que se fortalecería paulatina y en progresión geométrica a partir de Bretton Woods, tras un minucioso trabajo quirúrgico del Club Bilderberg, "La Lumpen burguesía".

En nuestro País esta casta tiene su aparición tras la caída de Pérez Jiménez y el advenimiento del ADEQUISMO(numerosos veces señalado por mí como una enfermedad social). El Adequismo empieza a transformar a sindicalistas, policías, artífices de nada, mercachifles, piratas y filibusteros, en tenedores de poder y capitales mal habidos, le permite el acceso a los negocios del Estado tras la fase póstuma "los adecos roban, pero dejan robar", y es así como contrafigura de la mediana y clásica burguesía del rocío de la lluvia de millones, gota a gota se nutre una clase despiadada sin principio, sin marco conceptual definido, sin valores, sin escrúpulos, sin misericordia ni consideraciones, una muy definida sub-clase como las mencionadas por el inefable Nietzsche en sus obras póstumas.

Pero dejando de remontarnos al pasado el cual solo tomaremos como referencia, pasemos a estudiar el fenómeno contemporáneo de repunte y fortalecimiento de los antivalores y principios anti-éticos de las actuales: Burguesía Nacional, Lumpen-burguesia y Lumpen proletariado.

Antes de entrar en materia debo hacer breve introducción a la conceptualización del término Burguesía y su sujeto social el Burgués (creo que no existe la pequeña burguesía dada la connotación socio-histórica del sujeto burgués y el condicionamiento ideológico del mismo).

En términos llanos, ordinarios y sin entrar en mayores definiciones, la clase burguesa es una clase acomodada, con propiedades, cuyos ingresos cubren sus costos fijos, variables y dejan un margen dedicado a la riqueza(pude ser proveniente de la plusvalía del trabajo de otros o no), de mediana a alta formación académica, no necesariamente equivalente en el plano intelectual y ojo, eso sí: "clase altamente determinante en los procesos de cambios positivos o negativos de las sociedades, promotores o coparticipes de la totalidad de las revoluciones y/o procesos emancipatorios desde su aparición, que según mi visión de la historia tuvo lugar después de la Revolución Industrial como consecuencia de la perdida de fortaleza de los señores feudales y de las monarquías, y otra consideración de mi parte es que la guinda en la torta de la supremacía de esta clase Burguesa fue la aparición del dinero como mecanismo de pago. Aquí es donde mi pana Marx tropicalizado diría: "El puto valor de cambio por encima del valor de uso".

La Burguesía entonces es un accidente histórico que conlleva a una condición del individuo o sujeto social, un acondicionamiento participativo de un sujeto social que presenta una deformación filosófica ante el consumo, propiedad, niveles de vida, protagonismo y la necesidad incuestionable de tener quien le sirva en sus diferentes estilos.

Entonces me preguntaría un curioso alumno ávido de respuestas:

¿Profe, entonces casi todos somos burgueses?

Si y no mi querido alumno, salvo contadas excepciones somos burgueses ideológicamente hablando, y en la praxis aún más, la burguesía siendo una casta o clase también es una forma de hacer y de existir, es una condición socio-ideológica asumida tanto ante lo trascendental, como ante lo cotidiano y esta signada básicamente por la posición del individuo ante la propiedad y el consumo, aspectos estos definitorios en esencia de la condición burguesa.

No debe alarmar a los lectores esta consideración de mi parte, ya que salvo contadas excepciones de compatriotas que durante los últimos lustros han mantenido su marco ideológico y praxis de vida incólume ante las referencias antes citadas(por ejemplo mi amigo el amarada José Bonilla), la casi totalidad de nosotros Venezolanos(incluyéndome) dejamos aflorar si no constantemente, en repetidas oportunidades ese Burgués que llevamos por dentro, hasta en las más elementales vivencias.

De allí mis estimados Camaradas y amigos lectores que muchos de los compas antes conspicuos representantes de la izquierda radical de dónde venimos, ahora consideren un verdadero enemigo conceptos como: Propiedad Colectiva, Comunas, Poder Comunal, Cooperativismo, Comunismo, Valor de uso, y otros términos de profundo contenido Marxista. Camaradas otrora claros y férreos en cuanto a su posición militante proletaria, sufrieron una metamorfosis más arrecha que la de Gregor Samsa desafortunado personaje de la novela de Kafka.

Ojo, no quiero que interpreten los malintencionados que objeto o cuestiono la comodidad, lo estético, el buen vivir, el confort, el progreso, no estimados amigos o cuestionable es ese afán enfermizo y delictivo de algunos seres humanos de atesorar, ambición desmedida de lucro y de riquezas, de robar al erario público y al prójimo, de la perdida de la personalidad revolucionaria que algún día nos caracterizo.

El transfigurado, comienza asimilándose al estrato burgués con el infortunio de que ante una incipiente o frágil condición intelectual o pérdida absoluta de la escala de valores, se deja absorber por el hueco negro de una lógica capitalista más coño de madre que El Capitalismo Ancestral, es allí donde da el paso a la más torcida clasificación social que ha parido la historia de la humanidad.

"LA LUMPENBURGUESIA"

Es de hacer notar que en esta clase bizarra militan mundialmente toda suerte de engendros sociales desde corruptos agentes de la DEA,CIA,FBI,CICPC,SEBIN….hasta miembros del cartel de los ZETA, del Cartel de Tijuana, de Los Urabeños, del Tren del Sur….pasando por corruptos funcionarios de Estado como: Adrian Velásquez y esposa, Barroso, García Plaza y pare usted de contar. El requisito sinequanon es que estos LUMPENBURGUESES no tienen principios ni valores, no tienen ideología, no les importa nada ni nadie, ni un coño ni un recontra-, coño. Los cuestionados no tienen Patria ni Ley, traicionan a todo y a todos, no les importa utilizar el más avieso método de exterminio para defender como lobos sus predios o bienes, ellos mismos se ocasionan la muerte moral sin importarles un carajo.

La diferencia entre estos objetos sociales y los que conforman el estrato del LUMPEN PROLETARIOS es que los primeros tienen musculo financiero o detentan poder , el LUMPENPROLETARIADO actual en nuestra Venezuela bachaquea a expensas del hambre de sus congéneres pero contando con el apoyo irrestricto de la LUMPENBURGUESIA.

Los LUMPENPROLETARIOS Y LUMPENBURGUESES no son objeto social, son sujeto social habida cuenta de constituirse en producto social con defectos de fabrica, para los LUMPENBURGUESES y LUMPENPROLETARIOS el ser humano tiene valor de cambio toda vez que se constituye en mercancía, en renta o en valor de desecho, por eso estos objetos sociales secuestran, violan aniquilan descuartizan, martirizan.

Estos objetos sociales no aportan nada a la sociedad, de allí que su relación con la sociedad es unilateral, es por esto que se constituyen en objeto, no en sujeto, parasitan, chupan, y llegan a constituirse en individuos realmente poderosos en su entorno, caso extremo a ser citado como ejemplo: los llamados "PRANES" en las cárceles o recintos penitenciarios.

A las citas esbozadas en mis primeros párrafos, tenemos un problema moral grande que dejamos escaparse de nuestras manos al dedicarnos a atender las emergencias y no dedicar el tiempo necesario a los aspectos formativos del hombre y mujer nuevos.

Ya estamos que este proceso de descomposición global afecta a nuestro querido país desde hace apenas una década, si acaso. Abrimos las puertas a lo peor que vino vía Tv, Cable TV, pantallas grandes y chicas, pero también fuimos o nos hicimos ciegos ante la avanzada del hombre objeto amoral.

No hemos sido eclécticos en absoluto en la designación de los individuos que han ocupado los cargos públicos, no hemos sido eclécticos en la selección de los actores políticos, antes bien hemos convertido al partido y al coso político en un endemoniado club de peores amigos. Mercachifles como Ministros de Economía, Saltimbanquis y orates como decisores políticos, Aventureros y sin oficios como Ministros de las Finanzas Públicas o de Economías, tecnología de punta para designar a quienes deben ser electos por voluntad de las bases. Nuestros decisores se tornan cada vez más obstinado y poseedores de la razón absoluta y se niegan a aceptar la realidad o a ver más allá de sus empañados anteojos.

Hay quienes nos preguntamos: ¿es tarde, o estamos a tiempo?, hay quienes apesadumbrados responden: Es demasiado tarde.

¡¡¡Hasta la victoria siempre!!!

¡¡¡Hoy más que nunca, Patria o muerte venceremos!!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1655 veces.



Henry Hernández


Visite el perfil de Henry Hernández Ávila para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a227022.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO