Dobleguemos la moda

Toda moda, tradicionalmente ha sido una expresión inducida por los productores, confeccionistas, modistas, diseñadores, artistas, zapateros, sombrereros, etc., sobre la base de la natural sifrinidad femenina, clonada por hombres y extensiva a los niños y adolescentes.

Dentro del actual sistema capitalista hay sido un tremendo negocio eso de reponer prendas de vestir y calzar mucho antes de agotarle la vida útil a los bienes, supuestamente demodé.

En los países templados, por ejemplo, el negocio ha sido asombrosamente ridículo: unas prendas que sólo se usan 3 meses, que quedan con muchísima vida útil por delante, son dejadas de usar, almacenadas en los vestuarios y remplazadas por la prendas de la nueva primavera o del nuevo período invernal.

Aquí en Venezuela, como si fuera poco, la moda se nos muestra estúpidamente clasista. Las labores propias del campo han sido despreciadas por la gente de las ciudades. Afortunadamente, eso está cambiando aceleradamente con la fiebre en marcha de la agricultura urbana.

En cuanto al calzado venezolano, impuesto tradicionalmente por empresas extranjeras; no se conoce ningún modelo de origen venezolano.

Deberíamos probar con el uso urbano y más generalizado de las alpargatas de las cuales contamos con muchos diseños, modelos, colores y durabilidad.

Todo sería cuestión de que las adolescentes y damas de las comunas, los estudiantes bolivarianos, opten por reemplazar los calzados impuestos por el exterior y a través de los comerciantes locales, por estas prendas de calzar.

Las alpargatas son más duraderas que cualquier otro calzado actual, según sus costes. Son frescas y protegen el pie mucho mejor que esas sandalias que tan de moda han estado por el impulso publicitario.

Con estos calzados las usuarias no tendrían que gastar en el arreglo de sus uñas descubiertas con dichas sandalias, y sus pies durarían limpios durante más horas al día. Todo es cuestión de que el venezolano vaya deslastrándose de ese perjudicial perjuicio acerca de que las alpargatas son exclusivas de gente campesina.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1098 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: