Misión Milagro en Perú

Siempre me ha parecido que las elecciones que contemplan una segunda vuelta constituyen la demostración más acabada de la componenda politiquera.

Enla mayoría de los países latinoamericanos, los organismoselectorales, si no son descaradamente tramposos, se las ingenian para inclinar la balanza hacia los favoritos del sistema, birlándole votos a los más pendejos para sumárselos a las candidaturas aupadas por los factores de poder.

Así pues, la segunda vuelta electoral crea las condiciones para que la Iglesia, los organismos patronales, la banca y todo el que tenga algún privilegio que defender, se agavillen para impedir que un candidato progresista acceda al gobierno.

Ello por no hablar de la embajada de EEUU, cuya injerencia en los asuntos internos de nuestros países se considera como un derecho adquirido.

Al terminar la primera elección comienzan a negociarse las alianzas. De lo que se trata es de cerrarle el paso a quien haya obtenido más votos mediante una coalición de perdedores, debidamente financiados con capitales criollos y extranjeros.

La Sociedad Interamericana de Prensa junto a la Asociación Interamericana de Radiodifusión emitirán “declaraciones de principios” señalando que la sacrosanta libertad de información pudiera hallarse en peligro.

Democratacristianos y socialdemócratas envían agentes de influencia debidamente camuflados como “observadores” de la Unión Europea. Las Organizaciones No Gubernamentales financiadas por laNEDdel Congreso estadounidense acuden en tropel a defender los derechos humanos, la ecología y otras vainas por el estilo.

El proceso electoral peruano sirvió como modelo de texto para comprobar las virtudes del método. La campaña de Alan García creó comparsas como la de Fujimori y su ex asesor Montesinos, con Patricia Poleo, antigua denunciante del siniestro personaje, fungiendo de pepa asomada. El Gobierno venezolano fue acusado de intervenir en el proceso cuando un avión devolvió a la población de Tacna a los beneficiados de la Misión Milagro.Encierta forma tenían razón. Hace pocos días el candidato delApra erauncadáver político, tan difunto como su compañero y homólogo Carlos Andrés Pérez. Por lo visto las declaraciones de nuestro Presidente emularon el milagro bíblico de la resurrección de Lázaro.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4583 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor