Nosotros los amulatados

Ya uno no sabe quien es el dirigente más reaccionario, homofóbico, racista y fascista en las filas de quienes asumen hoy la dirigencia de la derecha venezolana. El audio que nos llega desde Amazonas descarna a un Liborio Guarulla inconsecuente y traidor de nuestra población originaria. Desclasado, dirían los sociólogos.

Para el gobernador Liborio pareciera que en nuestro país no ha pasado nada durante los últimos 16 años, y a sabiendas que nuestra Constitución Bolivariana y demás leyes reivindican de manera incuestionable a esta población, vil y odiosamente marginada durante siglos. Este gobernador tramposo denigra, insulta, menosprecia y subestima a este colectivo que habita a lo largo y ancho de la patria.

Ahora resulta que en la presidencia de la Asamblea Nacional tenemos a otro que se ríe, ridiculiza y se burla del gentilicio venezolano como le da la gana. No se ha conformado con sacar de manera grosera los retratos de Bolívar, Chávez y Maduro del recinto de la Asamblea Nacional.

Echándosela de gracioso y en franca descortesía, se aprovecha de la cadena nacional en el acto de presentación de la Memoria y cuenta del Presidente Maduro para ratificar su insolencia. Piensa él que se diferencia de los golpistas del 2002 porque aquel retrato de Bolívar no es el amulatado de hoy. A sabiendas que la motivación es la misma. El malestar, indignación e impotencia que produce este acto en nuestro pueblo es una tristísima página que jamás olvidaremos.

Nos convencemos que le temen a Bolívar. Cualquiera que sea el artista que lo haya plasmado para la posteridad se convierte para ellos, pero de manera especial para este charlatán, en una excusa demagógica. Ya no tendrán argumentos ni razón para hablar de héroes ni Libertadores, a menos que sean los catiritos yanquis.

El señor Allup se olvida y reniega del país en el cual vive. Toda nuestra población es mestiza. Nuestras raíces son los pueblos originarios, los negros africanos y los de piel blanca, sobre todo españoles. Durante siglos se ha producido un cruce genético que en cualquier momento sorprende a parejas con proles mestizas, por muy blanquitas que sean.

Por lo visto, hay que tomar medidas para cuidar el Panteón Nacional de estos vulgares racistas. Allí sabemos que hay indígenas, mestizos de todo tipo, negros, blancos, amulatados, etc.

En fin, ya sabemos de cual alcurnia es este exquisito presidente de la A.N. y qué piquiña o escozor le pudiera producir al rozar con una mulata que tanto hay en nuestro país.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1630 veces.



Juan Azócar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: