O se hacen los cambios o hay que llamar a María

A propósito de la reciente derrota del chavismo en las elecciones parlamentarias del 6-D, hemos creído conveniente dar conocer un artículo que con motivo de las últimas elecciones para elegir alcaldes y gobernadores habíamos escrito, y que sin embargo, por negligencia de nuestra parte, no se pudo publicar. Y creemos necesario hacerlo, porque en ese escrito abordábamos algunas cuestiones que han podido incidir en los resultados de los recientes comicios celebrados en el país. Me refiero a la falta de democracia interna, omisiones y otras fallas graves dentro del PSUV. Desviaciones estas que se vienen arrastrando desde el nacimiento mismo del chavismo en Venezuela y que hay que corregirlos si se quiere que este Proceso perdure en el tiempo. Por ejemplo, uno de los vicios más detestables y dañinos a los que hay que erradicar urgentemente, pues constituye una potencial fuente de corrupción e ineficiencia, es el nepotismo, o sea, que en el aparato del estado se encuentren enchufados verdaderos clanes familiares que, por encontrarse apoyados y protegidos, hacen lo que les de la gana. Lo que permite también que personas sin ninguna clase de conocimientos y calificación de ningún tipo, como no sea la de ser familiar de algún alto dirigente del Partido y el gobierno, ocupen cargos para los cuales no están ni técnica ni éticamente preparadas. Casos tan bochornosos como la hermana de Jorge Rodríguez o como los de Diosdado Cabello, no deben volver a repetirse.

Por otra parte, hay que eliminar los superpoderes del Presidente de la República que de hecho lo convierte en una especie de gamonal que lo controla y lo decide todo. El Presidente debe ocuparse exclusivamente de gobernar. Debe por tanto dejar de ser también presidente del Partido y permitirse que ese cargo sea ocupado por algún otro dirigente de la organización, Permitirse, además, que los nombramientos sean discutidos por el Partido, el cual podrá apoyar o rechazar el o los candidatos propuestos por el ejecutivo en la persona de su Presidente. Pero para que todo esto funcione, hay que erradicar de cuajo algo que está en la base de todas la aberraciones que le ha impedido al Partido y al gobierno responder a las expectativas históricas que están planteadas: el amiguismos. De allí que al frente de la organización deben ir personas políticamente capaces y realmente comprometidas con los objetivos de un Proceso auténticamente progresista y democrático.

Y apropósito de ineficiencias, este ministro de Educación es el único que no le cancela puntualmente a los maestros sus salarios el día que les corresponde. Esto jamás había ocurrido en Venezuela. Ni siquiera en la 4ta. República, que como se sabe era la madre de todos los vicios y perversiones, ocurría una cosa semejante. ¿Tendrá tan tremenda irresponsabilidad algo que ver con los intereses que generan los depósitos bancarios del gobierno? Valdría la pena averiguarlo, porque el salario de los trabajadoesr, y especialmente el de los maestros, es sagrado. ¿O no?

"Cuando todos creían que con la muerte del líder, cuando todos pensábamos que este hecho luctuoso iba a permitir que se corrigieran todos los repugnantes vicios, defectos y perversiones que con el patrocinio del máximo dirigente se habían instalado cómodamente en la organización creada por él, hete aquí que aquellos colaboradores, ahora directamente en el poder, no han hecho el menor intento por realizar los cambios que, con carácter de urgencia, estaban planteados dentro del Proceso. Todo lo contrario, lo que han hecho, de espaldas al clamor de la militancia de base, ha sido consolidar y en algunos casos incrementar y fortalecer los abusos autocráticos que han caracterizado al chavismo desde su misma aparición en el escenario político nacional, y que han pretendido convertir a esa militancia en simples borregos al servicio de las innobles ambiciones de los privilegiados jerarcas de turno.

Un buen ejemplo de esto ha sido la forma cómo al mejor estilo betancurista y al margen por consiguiente de toda noción democrática, se escogieron los candidatos a las diferentes alcaldías del país. Con esto, la rosca caraqueña no hizo otra cosa que despacharse y darse el vuelto, puesto que ungió con su bendición sólo a los integrantes del cogollo capitalino y a sujetos muy cercanos a ella. Lo cual viciaba de nulidad tales designaciones.

Porque, ¿quién cipote les dio a estas personas, a Maduro y compañía, el derecho de hacer semejante cosa? ¿En qué norma o disposición estatutaria se basaron para que entre gallos y media noche se escogieran unos tipos sin ninguna legitimidad para representar el Partido en las elecciones del 8 de diciembre? ¿O para que, con el mayor desprecio, se ignoraran liderazgos legítimos, ganados en un constante y permanente contacto con los ciudadanos y sus problemas? En ninguna norma o disposición estatutaria, porque en eso que llaman partido jamás existió nada que pudiera llamarse o parecerse a unos estatutos. Y lo que habitualmente hacía sus veces era la voluntad todopoderosa y arbitraria del máximo dirigente. Por lo tanto, esas designaciones son írritas y, como tales, deben desacatarse. Es más, deben, como parte de una acción profiláctica que le devuelva a la organización su perfil auténticamente democrático, impunemente vulnerado, impugnarse por ante la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia. Es el mejor servicio que se le pudiera prestar este Proceso.

Ahora, para que se vea los efectos terriblemente negativos que esta práctica nefasta está teniendo dentro de la militancia y simpatizantes del Proceso, me refiero a seguir utilizando el dedo como el Gran Elector, sería bueno tener en cuenta lo que está sucediendo en algunos municipios del estado Zulia. Hay uno de ellos, Valmore Rodríguez, en el que los candidatos tanto del PSUV, Yurani Pino como el de la MUD, Ender Pino, como sus apellidos lo indican, son familiares muy cercanos, tío y sobrina. El asunto, que de por sí es sumamente capcioso, por decir lo menos, se enreda aún más porque en la escogencia del candidato del PSUV por parte de la rosca caraqueña se ignora por completo el actual alcalde. Que da la casualidad que ha hecho una obra tan extraordinaria que no sólo logró rescatar-por fin-, ese municipio de las manos de AD, que tradicionalmente lo había controlado, sino que la comunidad, al saber la noticia, se moviliza y sale en defensa de su Alcalde, del que tantos beneficios ha obtenido. Pero estas personas no se quedan sólo en eso, sino que vistiendo unas franela rojas amenazan: si nuestro alcalde no es postulado de nuevo, si nos traicionan, toda la comunidad se va del PSUV y del proceso chavista. No permitiremos más burlas y traiciones. Búsquese el video en el canal 7.

Descontento similar se observa en gruesos sectores del chavismo en Maracaibo. El mismo se debe a la designación a dedo de Pérez Pirela como candidato por el PSUV a la alcaldía de esta ciudad. Este personaje, que aunque de niño vivió e hizo sus primeros estudios aquí en Maracaibo, sin embargo, desde hace mucho tiempo se fue al exterior donde permaneció por varios años. Además, a su regreso al país ha fijado su residencia en la capital, por lo que se encuentra, no sólo totalmente desvinculado de los graves problemas que afectan a esta urbe, sino que también éstos nunca les ha importado un carajo.

Prueba de lo anterior es que nunca, en ninguna de sus frecuentes apariciones en televisión, se ha referido, por ejemplo, al calamitoso problema del transporte colectivo, al que ningún alcalde o gobernador ha tomado en cuenta. O al desastroso estado de las vías, tanto del casco interno como de las zonas periféricas de la ciudad. O al desbordamiento de las cañadas, que cada vez que llueve provoca no pocas desgracias entre la población de menores recursos. O al problema de los problemas, es decir, al agudo y crítico problema del agua. Y eso, pese a las tumultuosas protestas que en torno de esta angustiosa situación se han escenificado y que han sido suficientemente reseñadas por la prensa regional. Tal vez esta actitud de indiferencia de Pérez Pirela en relación con un problema que ha causado inenarrables penalidades a la población se deba a que él no sufre mucho los estragos causados por esta angustiosa calamidad. Y eso, porque en el techo de la casa de sus padres tiene instalado un tanque, con la correspondiente bomba eléctrica, que le permite almacenar el líquido cuando el delincuente de Hiddrolago le dé la gana de enviarlo. No obstante, la inmensa mayoría de la población no tiene ni los recursos para adquirir el tanque ni mucho menos techo donde colocarlo.

Ahora, prueba de la desvinculación de este señor con las necesidades de la gente, son las declaraciones suyas publicadas por este medio y en la que anuncia los dos principales objetivos hacia los cuales dirigiría su acción de gobierno: "el paramilitarismo y el contrabando". Aparte de que en relación con estos dos problemas él no podría hacer casi nada, está el hecho de que tampoco ninguno de ellos forma parte de las principales preocupaciones de la ´ciudadanía. En cambio, en estas declaraciones hechas en el marco de su campaña electoral y en las que, como hemos visto, anuncia sus prioridades como eventual alcalde de Maracaibo, ignoró, como ya antes lo había hecho Arias Cárdenas en su campaña por la gobernación del Zulia, el terrible problema del agua. Y uno no puede menos que preguntarse ¿qué otra promesa podía garantizarles un mayor flujo de votos a estos candidatos que la de prometer la solución de esta angustiante situación? Por supuesto que ninguna otra. Entonces ¿qué podría explicar esa actitud? Sólo que contra la ciudad de Maracaibo y contra sus habitantes se ha estado urdiendo una conspiración por parte de los gobiernos chavistas, el de antes y el de ahora. Sólo esto y ninguna otra cosa podría explicar la indiferencia criminal que estos gobiernos han venido manteniendo en relación con un problema que tantos padecimientos ha causado, especialmrnte, entre a los sectores de menores recursos. Conspiración que por lo demás ha mantenido por espacio de siete años a los habitantes de la ciudad bañándose con totumas y con los sanitarios llenos de mierda, bueno…de pupú, pues.

Con motivo de las postulaciones a dedo -al margen de toda norma estatutaria y legal-, realizadas por la cerrada y hermética camarilla caraqueña del PSUV, y efectuadas, además, según su exclusiva conveniencia, hicimos hace poco algunos comentarios. Parte de los mismos son los que de manera muy resumida exponemos a continuación

Todas estas consideraciones las expresamos con motivo de las designaciones a dedo de los diferentes candidatos del PSUV a las diversas alcaldías del estado Zulia y, en particular, las de los municipios Maracaibo y Valmore Rodríguez de la Costa Oriental. Ahora bien, efectuadas las elecciones ¿qué sucedió? Que la alcaldía de la Costa Oriental, que estaba en manos del chavismo, se perdió. Por lo que las amenazas de la militancia chavista en el sentido de retirarse del Partido se cumplieron, y le retiraron su apoyo al candidato abusivamente impuesto por la camarilla caraqueña. Las consecuencias no podían ser otras que las esperadas, es decir, que el chavismo fue vergonzosamente derrotado en un municipio que tanto trabajo había costado arrebatárselo a los adecos.

Y en cuanto a Maracaibo, se repitió la historia. Esto es, que ignorando las legítimas aspiraciones de militantes con un liderazgo ganado a base de capacidad, esfuerzos y mucho trabajo, se volvió a apelar al dedo y se postuló a un verdadero arribista. Las consecuencias no podían ser otras que las que están a la vista, es decir, una nueva derrota del chavismo. Pues densos sectores del Partido, descontentos con estos incalificables atropellos de quienes se sienten investidos de un poder que nadie les ha otorgado, de un poder absolutamente ilegítimo, optaron por apartarse. Lo que con toda seguridad contribuyó a esa derrota, ya que de no haberse producido esa justificable deserción, en estos momentos Maracaibo tendría un alcalde chavista. .

Atropellos similares y con iguales decepcionantes resultados se produjeron también en otros lugares del país, entre ellos Maturín. Allí el líder del Partido, que gozaba de un amplio respaldo de la militancia y que tenía grandes opciones de obtener el triunfo en las elecciones municipales que se acaban de realizar, fue ignorado y en su lugar, con la prepotencia característica de estos palurdos, fue postulado un favorito de la rosca capitalina. Sin embargo, aquí no ocurrió lo de Maracaibo y Valmore Rodríguez, pues el dirigente injustamente desplazado, creyendo, y con razón, tener un inobjetable derecho a ser el abanderado del Partido en esas elecciones, se lanzó a la contienda comicial por su cuenta. El resultado no podía ser otro que el que se obtiene cuando ocurre este tipo de divisiones en el Partido: la derrota.

¿Y a quienes la dirigencia le ha echado la culpa de estos descalabros? No fue a ellos mismos, por supuesto, porque ellos como el Papa son infalibles. Jamás se equivocan, ya que eso de los errores y fallas son atributos exclusivos del perraje. De allí que la culpa tiene necesariamente que ser de otros, de quienes, con base a los méritos ganados con su trabajo y con su indeclinable lealtad al Proceso, deciden hacer valer sus inviolables derechos. Estos, según Maduro y su combo son los culpables.

De lo expresado en el artículo anterior se desprende que son a las bases y cuadros medios a los que corresponde la tarea de promover los cambios democráticos que el Proceso está reclamando con inusitada urgencia. Por consiguiente, están obligados ambos, base y cuadros medios, si quieren garantizar la vigencia del mismo, presionar a la cúpula del Partido para que ésta, que pretende mantener en pie una situación basada en el personalismo más descarado y brutal, proceda en el más breve plazo posible convocar un Congreso. Este se hace inaplazable, porque es la única vía institucional que existe para terminar definitivamente con una "provisionalidad" que ya dura 15 años; una provisionalidad que ha sido la causa del autoritarismo y demás perversas desviaciones que son las responsables del pronunciado e inocultable declive que hoy experimenta el chavismo en todo el país. O en otras palabras, el Proceso está reclamando a gritos un 4 de Febrero.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1379 veces.



Alfredo Schmilinsky Ochoa


Visite el perfil de Alfredo Schmilinsky Ochoa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alfredo Schmilinsky Ochoa

Alfredo Schmilinsky Ochoa

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a219013.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO