En síntesis

6D: elegir entre la paz o rifarnos un conflicto

Llevamos dieciséis años presenciando el triste espectáculo de una polarización que con toda su rémora de calamidades ha degradado la política como ciencia social. Dieciséis años que hemos perdido en discusiones bizantinas, golpe de Estado, guarimbas y perdidas innecesarias de vidas inocente que nos obligan a llevarnos la mano al corazón para hacernos un mea culpa. Mientras en otras latitudes, caso la Unión Europea, los Estados buscan acuerdos internos y multinacionales para enfrentar las incidencias de la crisis cíclica mundial del capitalismo, acá en Venezuela existen dos bandos que cegados por la autosuficiencia y la soberbia: solo piensan en cómo hacerse daño unos a los otros, sin importarles el terrible daño que nos causan. A todas estas cabe preguntase: ¿Cómo carajo levantar cabeza, si estos desaforados actores, en vez de actuar con sindéresis, prefieren comportarse como jauría endemoniada que se disputan el infierno?

Ojalas que este 6D los venezolanos entendamos que es posible vencer los obstáculos; y que por muy escabrosos que sean esas dificultades, si podemos salir airosos si logramos que entre electores y actores entiendan que es una necesidad histórica que depongamos de las bajas pasiones y de esa miseria humana que impiden que podamos reconstruir la anhelada paz nacional. ¿Que no sea fácil concertar tantas ambiciones desmedidas disputándose las mieles del poder, pero tampoco será imposible cuando los pueblos deciden dejar ser tontos útiles y cambiar el rumbo de la historia?

Sin caer en exageraciones fatalistas, podemos advertir que el 6D el país se está jugando su destino republicano, pues vamos a una confrontación electoral entre dos bandos que se niegan a entrar en razón por considerarse los amos de la verdad absoluta. A tal extremo se sobrevaloran estos caimanes en boca de caño, que algunos han llegado a pensar que después de ellos vendría el diluvio. Mas no es así, pues los hechos están demostrando que la polarización nos lleva a un túnel sin salida que haría que pasemos las de Caín en estas fiestas decembrinas que nos quieren robar.

Vamos a darnos la oportunidad de reencontrar las mejores voluntades para que unidos actuemos como eficiente sedante que atempere los ánimos caldeados, devolviéndonos de esta manera la ponderación que tanta falta nos hace en esta hora crucial. No es un secreto para nadie que Venezuela quiere vivir en paz, y ese sueño solo podremos alcanzarlo con una fuerza política emergente que piense más en los intereses supremos de la nación, pues entendemos que el ejercicio del poder no es para alimentar obsesiones enfermizas ni satisfacer ansias de riqueza mal habida.

El domingo tú decides con el voto: elegir entre la paz, o prolongar la agonía de un conflicto que tiende a convertirse en mal crónico. En fin, este domingo vamos a echar a un lado la ingenuidad librándonos de la polarización que pretende llevarnos como corderos mansos al matadero. Basta ya de abuso de poder y de tantas mentiras que ofenden nuestra inteligencia. El domingo debemos demostrar que aprendimos de los golpes y que ahora no nos calamos más esos pajaritos en el aire que siempre pintan de manera descarada los demagogos de oficio.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4276 veces.



Freddy Elías Kamel Eljuri

Presidente del Instituto Municipal de Patrimonio Histórico de la Alcaldía Bolivariana del Municipio Miranda del estado Falcón. Vicepresidente de la academia de Historia del Estado Falcón. Escritor. Productor radial.

 kameleljuri@gmail.com

Visite el perfil de Freddy Elías Kamel Eljuri para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas