Porqué voy a votar por los candidatos del Polo Patriótico

Cuando se me pregunta que si estoy satisfecho con la dirigencia política del proceso bolivariano, sin ningún temor contesto que no estoy del todo satisfecho; porque para mi la revolución es un proceso permanente, dialéctico, de desaprender y aprender, es una lucha constante contra vicios que creíamos virtudes, contra procederes que creíamos inocuos pero que en realidad son los que aceleran el fraccionamiento como sociedad y con ello todas las injusticias y males sustentantes del capitalismo; no obstante observo prácticas de lideres de este proceso que lejos de estimular la permanente Reflexión, Rectificación y Reimpulso como condición sine qua non para la profundización de la revolución, se quedan transitando sobre los rieles de la lógica burguesa creyendo ingenuamente que por esa vía se avanzara al socialismo.

Una muestra de lo que expreso y es cardinal en la construcción revolucionaria; es la cuestión del poder. El socialismo no es una obra de individuos, es el producto de la acción arquitectónica de una clase; de los trabajadores y trabajadoras. Es un producto social, colectivo, plural, tejido con las manos y sudor de todos. No podemos por lo tanto construir socialismo con el estado burgués bailándonos en lo sesos, guardándole pleitesía a las vetustas estructuras de un poder constituido que hay que desmontar. Allí radica en gran parte que el procesos bolivariano no se acelere al ritmo que la historia lo requiere.

Lamentablemente se ha entendido la cuestión del poder desde la óptica burguesa y sí el poder es visto como el cargo en una instancia gubernamental, en una empresa del estado o en otra institución que brinda la oportunidad del manejo de recursos y de poseer ciertas atribuciones y privilegios; por razón natural la lucha para ocupar esa posiciones en definitiva nada tendrá que ver con la construcción socialista es por el contrario la exacerbación del ego, de la vanidad, de las fragmentaciones propias del capitalismo. De allí se desprenden todos los males; la falta de ética, la corrupción, la burocracia, la ineficiencia, la ausencia de una real contraloría popular y sobre todo el nacimiento de organizaciones revolucionarias enclenques, raquíticas, sumisas al caudillo inmediato; el jefismo sustituye al colectivo; la voluntad de uno o dos caudillos regionales es ley, a nivel del municipio lo es el alcalde o el jefe del partido, en la comunidad uno o dos voceros del consejo comunal deciden todo, en las empresas del estado se desprecia al colectivo de trabajadores y el jefe es el que siempre tiene la razón, todo eso da cabida para que la manipulación, la adulancia, el jalabolismo, el puñal en la espalda, la zancadilla y las traiciones estén siempre presentes porque ese es el mejor charco donde los conversos, tránsfugas, desclasados y quinta columnas navegan. ¡¡Busca un incondicional al hombre y encontraras un traidor; busca un incondicional a sus ideas y encontraras un camarada!!

Ahora bien a pesar de mis críticas, no tengo ninguna razón para no votar por los candidatos del Polo Patriótico. La política es la eterna concatenación de tácticas y estrategias; movimientos tácticos para lograr objetivos estratégicos y aun cuando observo debilidades tácticas en nuestro proceso bolivariano que ha retardado la consecución de los grandes objetivos como la muestra señalada anteriormente, sin embargo tenemos que tener claridad en lo avanzado hasta ahora; en ese sentido yo voy a referirme a solo tres cosas:

  1. LOS AVANCES QUE SE HAN LOGRADO EN LO ESTRATÉGICO EN CUANTO A LA ADMINISTRACIÓN POR PARTE DEL ESTADO DE LOS RECURSOS DE LA NACIÓN; tenemos un país con grandes activos que en su totalidad los administra el estado venezolano y eso se le debe a este proceso, ¡¡Cuanto desearía Grecia u otro país de Europa!! Tener bajo la propiedad estatal, el petróleo, el gas y PDVSA, el sistema hidroeléctrico y sus empresas, la siderúrgica y sus empresas, el espectro radioeléctrico bajo la administración del estado, todas esto hace 15 años el estado venezolano lo tenía perdido.

  2. LOS AVANCES SOCIALES; la oposición elogia a los gobiernos neoliberales como los que han pasado por Chile; desearía el pueblo chileno por mencionar solo un caso en los logros sociales, tener mas de 40 universidades publicas creadas en menos de 15 años como lo ha hecho el proceso bolivariano, logrando pasar de 750 mil a más de 2 millones 620 mil estudiantes en la matrícula universitaria, eso nada mas en la universitaria, y sin mostrar los otros beneficios para complementar sus estudios caso reciente la entrega de tablets.

  3. EL IMPULSO VENEZOLANO A LA MULTIPOLARIDAD; si en los actuales momentos de guerras imperialistas, de guerras de rapiñas por robarse la riquezas de otros países el mundo no esta peor, eso se debe a que han emergido en la geopolítica mundial ejes de poder como China, Rusia e Irán que han frenado la maquinaria de sangre dirigida por EEUU y cuando escucho a Putin hablar de un mundo multipolar me digo ¡¡Que grande es Chávez!! Porque fue Chávez y la revolución bolivariana quien posicionó internacionalmente la idea de la multipolaridad; en algo Venezuela a contribuido a ese mundo multipolar y la propia Latinoamérica con su PetroCaribe, el Alba, la Unasur, Celac son prueba de ello.

Estas son razones suficiente para no distraer las fuerzas, para votar por los candidatos del Polo Patriótico, no podemos perder los alcances estratégicos, no estamos en un juego de cartas donde podemos perder una ronda y recuperarnos en la siguiente, no camaradas, si perdemos una, perdemos toda una generación de lucha.

Mientras; sigamos desde las bases contrayendo el verdadero poder que reivindicará a los auténticos y le pasara por encima a los mimetizados, corruptos y quinta columnas, si es autentica nuestra revolución, mas temprano que tarde la clase obrera tomara la palabra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1208 veces.



José Ovalles


Visite el perfil de José Ovalles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas