Chavismo y 6D

El presidente Maduro ha obtenido un triunfo en la ONU y ante el mundo. Cuando los tambores de guerra retumban, él levantó con fuerza la bandera de la paz y nuestra patria quedó refrendada como territorio de paz. Fueron clave las exitosas negociaciones desarrolladas con Colombia y con Guyana. Su peso como estadista creció.

La operación “tenaza” continuará. Antes del 6D no habrá resultados. Con Colombia no habrá conclusiones inmediatas, si es que las hay, sobre la legalización del contrabando ni sobre la derogación del decreto de Pastrana, fundamento de la guerra contra el bolívar, ni Granger dejará de sabotear los acuerdos.

Rusia y China golpean el poder de Occidente. Ya no tiene el monopolio del crédito y el FMI ha perdido fuerza para imponer condiciones. Rusia rompió el cerco atacando en Siria, se mantiene firme en Ucrania y ha lanzado la Alianza Mundial por la paz para aislar a los guerreristas fascistas-maltusianos, que continúan la destrucción de Estados soberanos y el exterminio de la población “sobrante” creando una grave crisis migratoria.

Nuestra patria es ahora un principal escenario de conflictos mundiales. Entre otros: quién monopolizará las fuentes de energía, cómo sabotear la independencia de nuestra región y cómo detener la presencia de Rusia y China en ella. Estos procesos pasan por el derrocamiento del gobierno bolivariano. No hay solución militar, con más o menos aviones. Eso sería el principio del fin. Al imperio no hay como ganarle una guerra hoy. Sólo la paz lo puede derrotar.

En el país no hemos recuperado la iniciativa. Las colas, el bachaqueo, la escasez, la inflación, el encarecimiento del dólar, el deterioro de las condiciones de vida, el fortalecimiento del individualismo frente a las soluciones colectivas y solidarias avanzan; crecen la ineficiencia burocrática y la corrupción. También la criminalidad y la inseguridad. La salud moral y espiritual de la población está afectada.

No se tomaron medidas contra la guerra económica antes que se desbordara. Lo que queda es rescatar la salud moral y espiritual de la población. Golpear la corrupción, la ineficiencia, los abusos de poder de la burocracia, la ostentación pública y de los burócratas que se han enriquecido, son medidas que no pueden aplazarse más. La dirección política tiene la palabra. Un sector chavista sólo saldrá a votar contra las fuerzas imperiales y sus agentes internos. Hay que romper la polarización burocrática.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3282 veces.



Julio Escalona


Visite el perfil de Julio Escalona para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas