Pescando en río revuelto, Arias propone su carboeléctrica

En medio de la crisis que vivimos los zulianos originada por la inseguridad, la sed y el hambre, y en medio del intento de sectores populares organizados de unir esfuerzos con sectores del Gobierno para desmontar la estructura del Paraestado económico delincuencial armado, que hoy se carcome todo el Zulia, el Gobernador Arias Cárdenas, a sangre fría, aprovecha tal penosa situación para proponer una vez más abrir una carboeléctrica usando el carbón de las dos minas abiertas en expansión: Norte y Paso Diablo; mientras en este punto concreto distintos sectores del Zulia y del país le exigen al Presidente Maduro, el reimpulso del Parque Eólico de la Guajira, para poner fin a los constantes cortes del fluido eléctrico en la Guajira, Maracaibo y en el resto de todos los municipios zulianos.

Haciendo un llamado de auxilio al Presidente, sin mayor pudor, el señor Gobernador, siguiendo el guión concertado con empresarios zulianos y extranjeros, pretende colar su cacareada propuesta grupal de generar electricidad a partir del depredador y contaminante carbón del Guasare.

A este señor no le importa el gran daño que le han causado al Zulia, a los zulianos y a la naturaleza, las improductivas y contaminantes minas Paso Diablo y Mina Norte, y no pierde tiempo para comenzar otra vez a repetir una serie de argumentos inválidos en favor de explotar carbón a cielo abierto y contaminar la atmósfera transportando, embarcando, desembarcando y quemando carbón. Para nada le importan tampoco las verdades de los científicos y de los sectores populares sobre las fatales consecuencias de la desforestación, la extracción y la quema del carbón, como tampoco, las recientes advertencias del Papa Francisco sobre el cambio climático o el calentamiento de la tierra, por el uso de los combustibles fósiles. Mucho menos le interesan los anuncios del G7 entre los que se declara el uso exclusivo de las energías limpias o alternativas y el fin de la energía fósil para finales del Siglo XXI.

La propuesta que presenta Arias Cárdenas de poder usar al mismo tiempo en el Zulia, tanto energía limpia originada en la Guaira, como también, la energía sucia contaminante proveniente del carbón, es un disparate científico, económico y ambiental, y sería bien penoso que el señor Presidente le prestara alguna atención. Pues el acuerdo del Presidente Maduro Moros, a través del Vicepresidente Ejecutivo Jorge Arreaza, para la defensa del agua y la vida, con el movimiento indígena y ecologista, fue no abrir nuevas minas y detener la construcción de la carboeléctrica.

Sabemos, y hay literatura científica al respecto, así como testimonios de obreros y comunidades, que las aguas y los peces del río Guasare están contaminadas por metales pesados provenientes de la explotación de carbón en estas dos minas, y que es muy probable que las aguas, que las comunidades y familias Wayuu de la Guajira consumen de la represa El Brillante, estén también contaminadas por metales pesados. Por esta razón, la lucha político-jurídica que se avecina por nuestra parte está encaminada en el cierre de estas dos minas contaminantes y depredadoras del ambiente.

Las gandolas o los enormes camiones que transportan este carbón deben ser sustituidos de inmediato por las gandolas herméticas que ellos mismos nos dicen que existen. En los puertos de Santa Cruz de Mara y El Bajo, en Paraíso y el municipio San Francisco, y en el lugar donde se tritura el carbón en las minas, se deben colocar las bóvedas. Las aguas residuales deben ser tratadas y no echadas en el río Guasare.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1436 veces.



Sociedad Homo et Natura


Visite el perfil de Sociedad Homo et Natura para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas