Habemus cardenal

Eso de vivir en un país católico y no tener cardenal resulta deprimente y crea complejos de inferioridad.

Se dirá que contábamos con Rosalio Castillo Lara, pero el irascible prelado, aparte de estar jubilado, tiene más de querrequerre que del otro pájaro, según lo demostrado en la misa de la Divina Pastora.

Por lo demás, el capelo cardenalicio de Castillo Lara se debió a urdimbres vaticanas, donde privan tráficos de influencias y arreglos entre cofrades.

No era propiamente un cardenal de Venezuela, sino un criollo con padrinos en la “santa mafia”.

El caso es que no hay quinto malo y Su Eminencia, monseñor Jorge Urosa Savino, es el quinto cardenal venezolano, elevado al rango de príncipe de la Iglesia en base a su condición de arzobispo de Caracas.

Como los actos del Papa revisten facetas religiosas, diplomáticas y políticas, deben ser sopesados a la luz de tales circunstancias.

De hecho, la designación de Mons. Urosa como arzobispo de Caracas constituyó una derrota para el sector radicalizado contra el Gobierno en la CEV. Se trata de un moderado que mantuvo un bajo perfil en tanto que los satanizadores del Presidente se cuadraban con los partidarios del golpe y de la abstención electoral.

Podría argumentarse que la CEV mantiene la misma línea radical preconizada por Baltazar Porras, pero esa posición fue suavizada tras la designación de Urosa Savino, quien impulsó el inicio del diálogo con el sector oficialista.

La celeridad con que le fue otorgado el título cardenalicio hace ver que el Vaticano consideró conveniente desplazar del rol estelar que venía desempeñando, con grandes desaciertos, el cardenal Castillo Lara.

El cardenal Urosa pasa a ser miembro activo, con voz y voto (y derecho a ser elegido) en el cónclave de 120 integrantes que designa al sucesor del Santo Padre.Osea que, si no es “papabile” todavía, podría serlo a la luz de circunstancias futuras.

Recordemos que Dios actúa de maneras misteriosas.

En todo caso, el papa Benedicto XVI y su Nuncio Apostólico en Caracas muestran mayor comprensión por los asuntos políticos y diplomáticos de Venezuela que muchos obispos a quienes los árboles les tapan el bosque. La designación del cardenal Urosa es una rama de olivo del Sumo Pontífice hacia el Presidente venezolano.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2841 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor