La Revolución y el nuevo período histórico

El nuevo período histórico en el cual está insertada actualmente la humanidad entera ha originado la necesidad urgente de replantearse si los diversos cánones y estructuras que le sirven de soporte al modelo civilizatorio impuesto desde Europa y asumido por Estados Unidos resultan ser los más idóneos para asegurar su propia sobrevivencia, dada la voracidad irracional del sistema capitalista contemporáneo y su total irrespeto por el derecho internacional y la autodeterminación de los pueblos. Este nuevo período histórico representa, asimismo, un doble desafío, tanto para quienes defienden el viejo orden imperante en la mayoría de las naciones de nuestro planeta como también para aquellos que luchan de un modo incansable por la instauración de otro mundo posible. En especial, si se toma en cuenta la nueva doctrina militar imperialista implementada desde hace décadas por Estados Unidos con apoyo de sus aliados de la OTAN, lo que ha incrementado los riesgos de una guerra de enormes proporciones, en vista del arsenal destructivo que cada país involucrado tendría, en este caso al enfrentarse éstos con Rusia y China -sin dejar de amagar a Irán- con el deliberado propósito de garantizar su hegemonía, sin rivales en el futuro.

Es de entenderse que a Estados Unidos, al igual que a sus aliados europeos, les preocupa sobremanera el hecho que su modelo civilizatorio (basado en la preeminencia de la lógica capitalista) esté colapsando en un corto tiempo, por lo que busca asegurar de antemano el control directo de los ricos yacimientos gasíferos y petroleros existentes en Asia y Oriente Medio para -en un segunda fase- hacer lo propio con los recursos estratégicos de los cuales dispone en abundancia nuestra América, a la cual ha ido cercando paulatinamente mediante la suscripción de tratados e instalación de bases militares, en una ocupación sutilmente hilvanada.

La debida comprensión de este nuevo período histórico de parte de los diferentes movimientos y sectores populares revolucionarios implica llevar a cabo una reflexión seria y permanente respecto al papel a cumplir, al mismo tiempo que debe impulsarse la adopción de medidas políticas que sean acompañadas por los pueblos, de manera que el objetivo fundamental de la revolución socialista (o postcapitalista) tenga asideros reales y pueda construirse, en consecuencia, un nuevo tipo de sociedad, radicalmente distinto al existente.-


Maestro ambulante
¡¡¡Rebelde y Revolucionario itinerante!!!
¡¡¡Hasta la Victoria siempre!!!
¡¡¡Luchar hasta vencer!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1066 veces.



Homar Garcés


Visite el perfil de Homar Garcés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Homar Garcés

Homar Garcés

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a194495.htmlCd0NV CAC = Y co = US