Pildoritas 134 (año VII)

¿Estamos en capacidad de afirmar que lo del domingo fue absolutamente exitoso?

No caigamos en el error de caernos a mentiras

El cocolumnista de esta página el politólogo Nicmer Evans lo dice de forma muy clara y el sólo hecho de que lo obvio que hubiese sido al dar la primera declaraciones sobre los resultados, anunciando el nivel numérico de participación, no se hiciese, da pie para especulaciones y le coloca a la derecha en bandeja de plata la oportunidad de salir a criticar de manera masiva, por todos los medios que el evento electoral sin precedentes fue un fracaso.

Nada es perfecto y de todo hay en la Viña del Señor, es imposible pensar que en un universo de más de 7 millones de militantes se pueda motivar a todos, o al menos a un porcentaje de participación bien alto, en relación con la abstención que lo más deseable hubiese sido que fuese muy pequeño, pues las unidades de movilización que son las UBCH, debieron garantizar que los militantes adscritos a cada una de ellas acudieran, de otra forma,. habría que aceptar que las tales UBCH fracasaron y entonces es absolutamente necesario que se aproveche el III Congreso, para de forma descarnada, intentar dilucidar qué fue lo que sucedió y por qué.

Se me ocurre lanzar una hipótesis a riesgo de que salga alguien a tildarla de descabellada y es que como no había nada en juego, es decir no era una elección contra, sino una fórmula para escoger de una manera democrática voceros del pueblo chavista, el interés de los más de 7 millones de militantes no se expresó y sólo acudieron unos porque de verdad sienten un compromiso moral y de pertenencia con su partido, otros porque les motivó el recuerdo del fundador que dejó una huella muy fuerte y los más porque forman parte de las nóminas de los organismos de gobierno a todos los niveles y quizá por temor de ser chequeados, acudieron.

Lo cierto es que no todo es color de rosa, quizá las circunstancias que hoy afectan a la mayoría de los venezolanos como consecuencia de la guerra económica, las dificultades enfrentadas durante ya un año largo, por las afectaciones que sufre con el desabastecimiento, la escases, los altos costos para solo mencionar tres, lo cual quiérase o no, a muchos por muy chavistas que sean y a muchos otros afectos temporales por no tener vínculos fuerte, producto de que no les ha llegado el resultado de esos vínculos morales que proporciona la formación, el adoctrinamiento, que fortalece y provee herramientas para poder dilucidar que lo que sucede no se le puede achacar totalmente al gobierno, pero que creen que ha faltado mayor voluntad para no dejar que los problemas se extiendan como se han venido extendiendo en el tiempo, esos se abstuvieron y de allí el resultado que aunque no se ha revelado, ya se sabe que fue exiguo.

Es una realidad que quienes tienen el deber de garantizar la perdurabilidad de la Revolución, en primer lugar, tienen que aceptar, en segundo lugar investigar a fondo para obtener de manera concreta las razones de la poca movilización, encontrar dónde falló la organización y establecer la responsabilidad que cada UBCH tiene, al no ser capaz de movilizar la militancia que supuestamente debería controlar.

Estamos a tiempo de establecer las causas una de las cuales yo modestamente atribuyo al abandono en que ha caído la formación ideológica cuestión que es absolutamente necesaria y más cuando desde múltiples frentes contrarrevolucionarios las 24 horas del día se pretende satanizar al socialismo y la mayoría de los que por alguna razón están hasta ahora con la revolución, carecen de herramientas que les permitan refutar y contrarrestar con éxito los ataques descarnados a que está sometido el proceso.

No cabe duda que el III Congreso tiene un compromiso absolutamente impostergable para investigar, establecer las causas y tomar los correctivos necesarios si es que se quieren garantizar nuevos triunfos que permitan el logro de los objetivos planteados en el legado dejado por el Gigante y que debe formar buena parte del bagaje de herramientas doctrinarias para la formación de esos más de 7 millones de venezolanos que por lo menos aparecen en la nómina de militantes del PSUV.

Ahora bien cabe la pregunta: ¿Están en capacidad los más de 500 militantes que resultaron electos de lograr los correctivos efectivos?

¿Los elegidos son todos los que son y no los que están?, no podemos negar que se escuchan voces que manifiestan lo contrario por lo que se hace absolutamente necesario tomar el toro por los cuernos y convencerse de que se deben tomar medidas que auguro en algunos casos heroicas, para salvar la Revolución y con ello la Patria que nos legó quien dio su vida por ella.-

Veremos,,,


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2838 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas