¡Giordani y los métodos!

En la izquierda el debate de las ideas siempre se ha caracterizado por su dureza, irreverencia y lamentablemente por la descalificación y el sectarismo que no ayudan a crear un clima de debate franco y sincero que permita esclarecer las dificultades, identificar las contradicciones y lo que es más importante, corregir los errores y las desviaciones, tan comunes en el proceso de cambio y transformación que se lleva a cabo en el marco de un constante ataque de la derecha interna y externa.

La carta del ex Ministro Jorge Giordani abre un intenso debate en el país sobre temas trascendentales para el proceso bolivariano. Otros ex ministros, Víctor Álvarez y Héctor Navarro, este último pasado al tribunal disciplinario y suspendido de su cargo en la Dirección Nacional del Psuv por su pronunciamiento en defensa de Giordani, también plantean los problemas inherentes a las políticas económicas y la forma de decidir sobre las mismas. Este intenso debate llega a importantes partidos políticos del Gran Polo Patriótico Simón Bolívar; el PCV recientemente se pronunció solicitando una discusión sobre el modelo económico y la participación de los trabajadores, el PPT, que viene planteando que el gobierno debe ser la expresión de la diversidad de los partidos, los movimientos y frentes sociales y de los trabajadores e intelectuales que lograron las victorias electorales para garantizar la calidad política y la eficacia revolucionaria, también emplazó a Giordani a asumir su responsabilidad y formalizar sus denuncias ante la Contraloría General de la República y el Ministerio Público, y el MEP que recientemente hizo público el respaldo a un gobierno del Gran Polo Patriótico en contraposición al conformado solo por el Psuv.

Este intenso y delicado debate se da en la antesala del próximo Congreso Ideológico del Psuv que tendrá lugar a finales del mes julio y lamentablemente las respuestas dadas por la alta dirección del gobierno y del Psuv pretenden reducir el problema a la lucha por el control de los delegados. Los calificativos de divisionistas, izquierdistas trasnochados, ex ministros fracasados y los llamados a “Lealtad total o nada” no contribuyen a esclarecer lo sustantivo del debate, y lejos de aclarar las dudas, de precisar las contradicciones y las diferencias, sólo buscan acallarlas y esconderlas.

La carta de Giordani tiene tres errores imperdonables, en primer lugar omite cualquier autocrítica a un modelo económico que luce agotado por su poco crecimiento, alta inflación y escasez y bajísima productividad, en segundo lugar, al hacer comparaciones del hiperliderazgo de Hugo Chávez con el recién iniciado liderazgo del camarada Presidente Maduro es evidente que no habla desde la planificación, sino desde el resentimiento y el dolor y lo que es peor termina sin hacer una sola propuesta.

La crítica propositiva y la autocrítica evaluadora son indispensables para construir el Socialismo Bolivariano Ético y Productivo, corregir los errores y avanzar en la lucha contra la corrupción y la organización del pueblo. No se puede seguir privilegiando la obediencia y la lealtad por sobre la conciencia y los principios. La lealtad no se decreta ni se usa para esconder los errores.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1466 veces.



Willian Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a190573.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO