Mercal, guerra económica y revisión

Si nos preguntamos por la vigencia y efectividad de Mercal, lo importante es afirmar que ha sido una formidable iniciativa. Obra del Presidente Chávez ante la crisis de abastecimiento generada por el paro del 2002-2003 que se ha convertido en una fortaleza social, cuyos resultados son alagados por instancias internacionales.

Cuando las estadísticas se convierten en seria referencia para quienes las siguen de manera responsable, comenzamos a ver índices que seguramente sorprendan, emocionen o nos traigan alegría. No puede ser de otra manera para quienes desde un ámbito responsable y solidario, como es el caso venezolano, hacen todo tipo de esfuerzo por doblarle el espinazo a una oprobiosa e histórica pobreza, como cruel herencia de los gobiernos adeco-copeyanos.

Lo pertinente es relacionar Mercal con el resto de las misiones sociales, que indudablemente se han convertido en referencia para calificar a un gobierno que trata con todos los medios de garantizarle a sus ciudadanos el bienestar social.

Entonces, tenemos una lista de satisfactorios resultados en estos 15 años de la Revolución Bolivariana que nos hablan de un significativo avance en la distribución de la renta petrolera y su clara incidencia en el combate a la pobreza. La educación es un ejemplo, con la declaración de país libre de analfabetismo y con un garantizado acceso a la educación en sus diversos niveles, que contradicen las traumáticas vivencias en el periodo de la cuarta república.

Podemos ir sumando datos y resultados halagadores en salud, vivienda, organización popular, recreación, seguridad social, entre otros que lejos de tranquilizar al gobierno nacional lo obligan cada día a manifestar preocupaciones por su efectividad.

Lo cierto es que entre el variable juegos de misiones creadas, algunas con mejores resultados y otras con muy bajo perfil, es clara la apreciación del Presidente Maduro de iniciar su revisión o replanteamiento. Se trata de adaptarlas a las actuales necesidades del país, como la productividad económica que no termina de presentar resultados positivos.

No hay dudas ni discusión. Mercal o Pdval, con todo el ímpetu que caracteriza su entusiasta y titánica labor, necesita el oxigeno de otros entes de distribución y venta alimentaria para enfrentar la maldad de una guerra económica en la cual se afinca la derecha desestabilizadora para crear malestar en el pueblo venezolano. Que nadie lo dude, saldremos airosos de esta agresiva campaña de desgaste que han emprendido los guerreristas del norte con el apoyo de los antipatrias locales.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1236 veces.



Juan Azocar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: