Chávez, Giordani y Maduro

La empresa de dirigir al Estado venezolano no resulta nada cómoda ni puntualmente fácil para ningún ciudadano medio del país. Hugo Chávez subió a la presidencia desde un hogar de maestros de escuelas, las sabanas barinesas, la humildad del pueblo y los cuarteles del ejército. Siempre transmitió esos valores espirituales como parte de su entrega y abnegación para su largo aprendizaje en el ejercicio de la administración pública. Por ello demandó ayuda, aceptó colaboradores, leyó, investigó, jugó al ensayo del acierto y el error, buscó propuestas novedosas, tuvo traspiés y contradicciones pero siempre dentro de una dinámica impulsada por su don de gente y su notable virtud del sacrificio colectivos.

Nicolás Maduro no llegó a Miraflores desde los montes de Venezuela como Chávez sino desde los barrios y algún sindicato obrero, arrastrando el compromiso empeñado por Chávez en su última cadena nacional, la del adiós para siempre, dejando enterrado su corazón en la lágrima infinita de su pueblo. Esta misma lágrima que hoy se conmueve, se estremece y aguarda al borde del ojo por la renuncia de Jorge Giordani. No le conozco ni tengo calificativo alguno sobre él pero me parece injusto que algunos articulistas lo descalifiquen como persona y como ser humano porque haya escrito sus verdades, los dictados de su conciencia, como lo hace cualquiera que deja un cargo pero mantiene su trinchera ideológica y moral.

Giordani, José Vicente Rangel, Jacinto Pérez Alcay y Luis Miquilena proporcionaron al Comandante Eterno no sólo literatura política y económica sino poesía, ensayo, narrativa y folklore porque era un jefe de estado sensible al libro. La traición de Miquilena y el general Salazar, entre otros tantos, le permitió a Chávez impulsar el protagonismo de la juventud en su tren ejecutivo. Algunos jóvenes políticos disfrazados de ovejitas se han enriquecido con el gobierno. A mi nadie me va a convencer de lo contrario. La vieja guardia moral de los líderes del pasado ha sido desvirtuada por esos jóvenes funcionarios que tanto con Chávez como con Maduro tienen ya imperios económicos en Margarita, Monagas, Sucre, Apure, Barinas, Guayana y pare usted de contar. La situación particular de los militares enriquecidos y corruptos durante la vigencia de nuestro proceso revolucionario es pasmosa. Desde el Plan Bolívar 2000 pasando por los programas sociales y demás empresas de la revolución socialista, la mano de la armada nacional ha amasado fortunas.

El financiamiento de las campañas electorales movió grandes pacas de plata en efectivo en unidades aéreas y terrestres del ejército, y no pocos candidatos a alcaldes y gobernadores cargaban sus camionetas full de billetes para pagar lo que fuera necesario. Y no sea crean que estoy diciendo una mentira o lo estoy inventando. Lo digo con conocimiento de causa en al menos Nueva Esparta y Anzoátegui, contado por quienes lo vieron con sus ojos. Hay alcaldes y gobernadores del proceso bolivariano que han desvirtuado la razón de ser del mismo, enriqueciéndose impunemente y despreciando a la gente del modo descarado como lo hacen, burlándose del dolor ajeno, pero jalando pelotas parejo cuando se ponen la máscara de la camisa roja rojita para hacer bulto en Caracas para que el jefe de estado y demás líderes del PSUV se coman el cuento de que son representantes del pueblo y funcionarios decentes del gobierno. Por eso repito una vez: Presidente Maduro métale el ojo a los alcaldes corruptos, enriquecidos y boyantes. Descarados y descaradas que son.

El desmontaje económico, ideológico, dialéctico y pragmático de la Cuarta República contó con el pensamiento de grandes intelectuales que cuestionaron profundamente los desmanes, abusos e injusticias del Puntofijismo. Ramón Escobar Salón, Arturo Uslar Pietri, Juan Liscano, D.M.Maza Zabala, Augusto Hernández, José Lira Sosa, Luis Britto García, José Vicente Rangel, Eleazar Díaz Rangel, Domingo Alberto Rangel, entre otros, tuvieron una batalla permanente en sus artículos de opinión señalando aquellos entuertos y proponiendo rectificaciones sin que los gobiernos ineficaces de entonces se dieran por enterados. Eso hay que reconocerlo. Fue así. Mucha gente aportó sus ideas a esa lucha sin pretender ser gobierneros.

Algunos de los jóvenes ministros y funcionarios que están con Maduro en el gobierno y que estuvieron con Chávez en el proceso político no escribieron ni media página durante los años ochenta para enfrentar aquella democracia corrupta y viciada. Sin embargo, se creen hoy día más chavistas que nadie, y más revolucionarios que los demás. Hay quienes ostentan poder y lo lucen, inclusive, con artículos mediocres que dan risa por lo insulso y por la falta de sustentación ideológica. Escriben como un medio para hacerse propaganda, para que los conozcan y se familiaricen con caras como potenciales candidatos presidenciales en el futuro. Dudo que alguno tenga el bagaje intelectual de Giordani, José Vicente o Britto García. Hasta pongo en duda que su aparente eficacia en algunos organismos del Estado se haya sustentado realmente en la honradez, la pulcritud y el desprendimiento material.

Las críticas al proceso revolucionario y las críticas al gobierno no caen bien nunca a quienes ostentan el poder. Por eso pecamos de "traidores y contrarrevolucionarios". El pregón de las tres erres es más un lavado cerebral que una medida de acción concreta. Duda aparte deja el cacareado gobierno de calle. Tenemos alcaldes que roban, gobernadores que cogen lo suyo, ministros que hacen negocios, miembros de las Fuerzas Armadas que meten las manos donde hay. Igual pasa con el 75% de escuálidos que trabajan en el Seniat, otro porcentaje alto en Pdvsa; en Fonden, en el Fondo Chino, en fin. Apenas empiezan sus tareas la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos y ya se oyen vientos contrarios sobre su efectividad. Yo no creo en  “angelitos” con caras impolutas que apenas llegan a un cargo de éstos y ya resuelven todo sin antes llenarse los bolsillos. Nosotros los conocemos, pajaritos, y ya este pueblo dejó de ser pendejo.

La petición de Giordani de la custodia de Cadivi o el nuevo Sicad no creo que la hiciera para lucrarse con los dólares, como lo argumenta una articulista jocoso de aporrea. Pienso lo contrario, que se lo negaron para mantener la gallina de los huevos de oro agarrada por el pescuezo. Estimo que Giordani no necesitaba ponerse el traje corrupto a través del Sicad, después de ver cómo 20.000 mil millones de dólares de nuestro país pararon a manos miserables y cómo las raspacupos se lucraron con ese mecanismo perverso. Considero que su ánimo era de rectificación y control en la disposición de las divisas, no un beneficio personal de tipo mercantil encubierto.

Nicolás Maduro ha solicitado recientemente que lo ayuden a gobernar. Pues bien, interprete las palabras de Giordani en su despedida bajo ese presupuesto, Presidente. Ahí están algunos señalamientos públicos para ese debate. Yo, como un don nadie para usted pero ciudadano común y corriente del país, me atrevo a señalarle las siguientes propuestas:

1.- El Estado requiere de una mirada a fondo en los aspectos sociales, económicos, políticos, culturales, militares, educativos, de industria, de comercio, de la renta petrolera y del ejercicio de la administración pública

2.- Conviene enterar al país, mediante un lenguaje sincero, llano y accesible del conjunto de verdades, programas, estrategias y procedimientos ligados a la vida nacional en todo ese orden de materias arriba señaladas.

 3.- Dedíquele programas informativos, más que político-doctrinarios, al país para explicarles asuntos fundamentales para el interés colectivo. Por ejemplo, señale con exactitud la deuda externa, la deuda interna, la disponibilidad real de divisas, los índices de importaciones y exportaciones por mes, por semanas y acumuladas; el estado financiero real de PDVSA, las ventajas financieras de las empresas mixtas, de los convenios, tratados y acuerdos para la adquisición de nuevas tecnologías, suscritos con China, Irán, Rusia, Bielorrusia, Francia, Portugal, España, Canadá, Argentina, Brasil, Cuba, entre otras naciones, y qué prospección tiene eso para el desarrollo nacional el mediano y largo plazo, más allá del tema de saboteo, las guarimbas y demás estrategias de guerra económica o golpe de estado.

4.- El país debe saber más de esas empresas que han surgido durante los años del proceso bolivariano: Vtelca, VIT, Gran Nacional Pauny de Venezuela, Vehículos Tiuna, Vinirán, Venirauto, Industria Orinoquia, Industrias Canaima, etcétera. ¿Funcionan, dónde están, cómo se logra trabajar en estas empresas, han sido exitosas? Que la gente lo sepa, Presidente. No se conforme con mostrarle sólo en las cadenas nacionales.

5.- Señale de manera orgánica la lista de empresas que han recibido financiamiento para la producción nacional y su respectiva evaluación para saber si cumplen o no los objetivos que se proponen. Quienes incumplan con las condiciones de pago y productividad aplíquele todo el peso de la ley y póngaselos al lado a Leopoldo López porque éstos hacen tanto daño a la democracia participativa como aquellos.

6.- Explíquele al país qué ha hecho el Estado respecto el grave error de financiar cooperativas de maletín con un realero, para que no produjeran nada, se gastaran los recursos y los equipos recibidos para obtener lucro, lujo y placeres. Eso también es ladronismo y corrupción.

7.- Publique la lista de empresas comprometidas con el Estado por estafa y dolo en el manejo de los dólares asignados. Se supone que el bulto es grande pero la gente desconfía del Estado por falta de sinceración. Sabemos que los particulares se cansaron de raspar cupos Cadivi y que actualmente se realiza una mediana revisión al respecto pero los empresarios tienen mayor cuota de responsabilidad y sospechamos que personeros del gobierno metieron y meten sus manos en ese asunto. Contraloría social, Presidente.

8.- Si bien se han derribado avionetas del narcotráfico, la gente estima que la principal complicidad de la droga radica en la Guardia Nacional, el mismo ejército, las policías, el CICPC y demás organismos que son comprados por los capos de la droga y los pranes de las cárceles. Sólo el Estado puede detectar estas manzanas podridas por cuanto los civiles los ven, los conocen pero no los pueden señalar.

9.- Instituya un medio de recepción de información confidencial que no involucre al denunciante (para poder resguardar su vida) sobre el tema de la inseguridad en las comunidades, los corruptos, los mafiosos, los drogos, el accionar de los pranes y demás menú de calamidades sociales y usted se sorprenderá de los resultados. Pero eso debe acompañarlo de una investigación efectiva y toma de decisiones firmes. Caiga quien caiga, como tantas veces se ha cacareado en cadena nacional sin ninguna veracidad. Fíjese, nomás, en los Confidenciales de José Vicente Hoy. Como él, mucha gente sabe y descubre cosas, y no precisamente por tratarse de periodistas mediáticos.

10.- La calidad educativa no se logra con Wifi gratis, tablets, mini-portátiles, conferencias, becas, revisiones de programas y demás estrategias, aunque ciertamente ayudan mucho en relación con aquel modelo del pasado que nunca pasó de la promesa de Carlos Andrés Pérez de poner un televisor en cada escuela, mientras los malandros ya estaban listos para robárselos. Actualmente hay pranes y delincuentes infantiles y juveniles dentro de las escuelas y liceos, incluso en las universidades, que violan, andan armados, venden y consumen drogas impunemente. Esto es grave. ¿Sabe usted o su equipo educativo como enfrentar y superar esto? La comunidad es cómplice y los directivos de instituciones se sienten impotentes y amenazados. Así jamás lograremos el desarrollo.

11.- Hay que tratar de subsanar la violencia psicológica reinante en el país producto de la polaridad política. Odio, rabia, rencor, amenazas, destrucciones colectivas y públicas se sobreponen a la armonía y la tolerancia necesarias para el trabajo, los estudios, en suma, la vida en sociedad, en comunidad. Hasta nos desconocemos en medio de nuestras propias realidades diarias. Dejamos de hablarles a los amigos y familiares, más aún a los desconocidos por intermedio del tema político.  Además, salpica a quienes no les interesa el asunto político. Hasta los niños son actores políticos directos e indirectos. El Estado debe implementar algún mecanismo de concordia en el corto plazo. No porque Corina Machado se imponga salir del gobierno como le dé la gana, la nación se va dejar arrastrar por ese caprichito femenino. Hay un Estado de Derecho incuestionable y eso ha de prevalecer. El asunto, por tanto, requiere de otra perspectiva, de estrategias inteligentes, novedosas, creativas y sinceras. Este país es muy generoso y creativo. Hay que hurgar ahí precisamente. Y ser optimistas al respecto. Con pregonar paz, paz, paz no se llega a nada. Alí Primera cantaba que hacen falta muchas cosas para conseguir la paz. Consiga esas cosas, Presidente. Nosotros lo ayudaremos si usted acepta.

12.- Hay que aprovechar lo que Chávez hizo bien y aplicar nuevos diseños para el desarrollo interno. Hay que fomentar la lectura y el libro, crear nuevas empresas, diversificar los programas de formación profesional y de inclusión en los estudios, promover masivamente el deporte y crear más espacios deportivos, recuperar la vialidad nacional de manera integral con mecanismo de control de circulación y registro automotriz de vanguardia para reducir los robos, mejorar los servicios públicos en los barrios que desde hace treinta años adolecen de ello y que se han rancherizado en el tiempo a pesar del impacto efectivo de la Misión Vivienda.

Bueno, me detengo, por ahora. Espero le baste con ese conjunto se aspectos, Presidente Nicolás Maduro, y mantenga su esfuerzo para que el ideario del Comandante Eterno se sostenga y trascienda. Rectifique usted donde tenga que hacerlo y deshágase de lo que tenga que deshacerse, pero no subestime esas capacidades extraordinarias de los maestros del comandante mientras estén vivos y tengan su férrea voluntad para ayudar. Por lo demás, acepte críticas, analícelas, evalúelas y trascienda en el plano de los hechos. No se deje arropar por los entornos aduladores e interesados. No se deje poner máscaras en el rostro ni la mano traidora en el hombro. Abra los ojos del mismo modo que su corazón y échele un camión a lo que resta para llegar al 2019 y más allá.

Desde el cielo, Dios, la virgencita, nuestro Comandante Eterno y Simón Bolívar os lo agradecerán y premiarán.

Si no lo hiereis la Patria Grande os lo demandará.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5145 veces.



José Pérez

Profesor Universitario. Investigador, poeta y narrador. Licenciado en Letras. Doctor en Filología Hispánica. Columnista de opinión y articulista de prensa desde 1983. Autor de los libros Cosmovisión del somari, Pájaro de mar por tiera, Como ojo de pez, En canto de Guanipa, Páginas de abordo, Fombona rugido de tigre, entre otros. Galardonado en 14 certámenes literarios.

 elpoetajotape@gmail.com

Visite el perfil de José Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a190106.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO