Siempre vamos detrás del poder y la estrategia de la oposición

¡Qué tal, camarada! Obstinado con el devenir de la Patria con tanta estupidez de la oposición, y de nosotros.

La vida se nos ha bloqueado. Hay un miedo abierto, aunque soslayado, por los terroristas psicológicos callejeros y a la vez asesinos, y los cómplices asesinos en potencia.

Nadie del PSUV se atreve a colocar en un vidrio de su carro, con Griffin blanco, ¡Fuera los Guarimberos! , ¡Guarimberos asesinos! Ni siquiera una pendejada como ésta: ¡Los guarimberos todos son una ladilla! Y saben por qué, porque los muy coños te caería a piedras, o te dispararía cualquiera de los francotiradores que libremente están evadiendo investigaciones policiales.

Si te aproximas a donde están parando vehículos tienes que pasarles sonriendo para que no te agredan con palos y piedras. Además ya les agarraron confianza a la molotov y gozan con el poder que les transmite su efectividad.

Ahuyentan a Guardias y policías explotándolas por debajo de unos escudos pajúos y teniéndolos enfrente no les puedan dar ni unos perdigonazos de goma. ¡les perdieron el respeto!

¡Vaya terror, pana! Perdimos la libertad de circulación tranquila y la libertad de expresión callejera.

Son tan sinvergüenzas que ante la situación de tomar sanciones contra Venezuela, o contra algunos de funcionarios importantes, se arrechan cuando dijo la Jacobson que “unos de la oposición les habían pedido no sancionarlos”

Leímos: “Con evidente desesperación Delza Solórzano estalla y califica a Jacobson de irresponsable y sinvergüenza, negando rotundamente que algún dirigente de la MUD haya realizado alguna solicitud para evitar la imposición de sanciones: “Si su gobierno sabe que en Estados Unidos hay ciudadanos venezolanos que han cometido violaciones a los derechos humanos y actos de corrupción, me parece una sinvergüenzura que no hayan aplicado la ley que establece sanciones”. ¡Una mierda, ¿no?!

Por otra parte: “MUD suspende diálogo con el Gobierno por falta de respuestas” Y nos arrecha porque otra vez es de ellos decidir lo que les salga del forro.

En anterior artículo solicitamos a nuestro gobierno suspender el Diálogo Político con la MUD, hasta tanto no se detengan todos los actos terroristas, y que se pronuncien por escrito, y cada uno de los MUDISTAS por todos los hechos abominables por lo que nos han paseado, por mínimos que sean.

La MUD son un grupo de politiqueros de oficio que no hace nada, nada bueno, nada productivo y joden mucho, y que sigan los diálogos con los sectores productivos que son los que les convienen a todo el País.

El gobierno tiene que dejar claro que está totalmente prohibido colocar carpas en las aceras, en las calles, en las plazas. Imaginemos que todos decidamos acampar en cualquier sitio, sería una gran anarquía.

Atrapan a menores de edad, carajitas inclusive a las que sus familiares, padres y abuelos y tíos, dejan tener sexo carpero, emocionante será, con su droguita que es muy normal (mucho adultos de buen nivel económico las consumen, profesionales inclusive) y luego los sueltan, y los padres se vanaglorian entre sus amigos y familiares, enfermos de odio, ya que sus hijos sí están echando el resto contra el comunismo.

Entonces ¿no vamos a penalizar a los padres de los menores de edad que detengan por cualquier irregularidad? Y la pena, previa comprobación de complicidad pendeja, debería extenderse a otros familiares

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1171 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor