La basura encubierta, sigue conspirando

Te felicito tío Juan, por descubrir a esta basura que atenta y conspirará siempre contra Chávez, en vida y ahora contra su legado o lo que queda, ya asesinado Hugo Chávez, porque fue asesinado precisamente por estos grupos económicos y sus amigos y panas. (Secreto a voces).

Mientras el gobierno de maduro no nacionalice todos estos monopolios "de la libre empresa" no habrá cambio posible, ni revolución que marche.

Ahora con las dichosas mesas de paz y económicas, (que ya las tenemos hasta en los huevos). Menos esperanza hay de que sean expropiadas y nacionalizadas estas (empresas aspiradoras de dólares).

Aquí no hay revolución pues el estado teme tomar medidas verdaderamente revolucionarias que podrían salvar este proceso. Da la impresión que les teme a los oligarcas imperiales y a los empresariales.

El gravísimo error del gobierno son las consecutivas devaluaciones, una por cierto en vida de Hugo Chávez, la de los tres ceros, traen como consecuencia escasez, inflación, y más empobrecimiento del pueblo que menos tiene, haciendo siempre más ricos a los mismos de siempre.

El gobierno actual nunca se atreverá a nacionalizar estas empresas les teme, tiene miedo, les falta cojones (esos mismos que a Chávez le sobraron).

Es que los nuevos bol burgueses viven muy bien, a ellos no les interesa un enfrentamiento (ni de vaina) sino un estatocuo para vivir tranquilamente disfrutando de sus dineros nuevos, de sus dolarcitos queridos.

Esto nos explica las mesas de paz, las mesas económicas y el diálogo, (acuerdos entre partes) ya van 64 de estos acuerdos, que ahora son a espaldas del pueblo y de la clase obrera, pues ellos (parte principal en una verdadera revolución) están excluidos de dichas mesas, no han sido invitados. Las mesas ya no son televisadas, ni siquiera por el canal del estado (Cual es la razón). Que no sepamos de qué se habla, que no conozca el pueblo cuales son los convenios, que el pueblo no opine sobre la materia.

Mientras tanto pasa el tiempo y las guarimbas continúan ahora más agresivas, el hampa y la delincuencia siguen. Ahora, asesinan al Teniente Coronel Eliécer Otaiza (en forma misteriosa) luego de decir el presidente Maduro. "Asesinato planeado en Miami, sicariato". Ahora la prensa mediática dice que fue asesinado por una banda de delincuentes en una calle ciega de un barrio que por error tomó Eliécer, la banda del (niño) (de la cual no hay ni un detenido) pues el único que existe es un testigo que lo vio todo, o casi todo según dicen.

Pasando a otros temas, la inflación, la carencia de productos de todo tipo y la usura por parte de los comerciantes participantes en estas mesas sigue campante a full chola.
¡Viva la Patria!

Mientras vamos de cabeza al precipicio de la historia. Es peor el accionar de las guarimbas internas dentro del mismo gobierno, que las guarimbas externas.

Todavía no sabemos los nombres de quienes se robaron los $200.000 millones de dólares. Cuál es la razón de este secreto de estado (tan bien guardado).

No hay ningún preso aún por lo denunciado por el ministro por la TV, de los que participan en las guarimbas golpistas, financistas y de golpe de estado. Son denunciados ante la vendetta pública con nombres y todo, me parece que debía haber sido al contrario, primero debió actuar la justicia y una vez detenidos y presos, dar esta noticia que en realidad (aunque cierta o no) de esta forma no tiene sino apariencias algo cantinfléricas.
Así, se la han dado los medios opositores.

El pueblo consciente no debería consumir nada producido por estas empresas, pero ¿Qué pasó con la cerveza Brahma la brasileña?, con la cerveza Tovar, elaborada en la Colonia -Tovar excelente cerveza, y que los abastos no la venden ¿La razón?

No se conoce.

Y las fábricas de harina pre cocida del gobierno bolivariano, las de aceite, los centrales azucareros nuevos y repotenciados por Cuba, y las empacadoras de azúcar, las fábricas de pastas, de leche, líquida y en polvo. ¿Qué sucede?, ¿no cubren la demanda?, ¿existen o no funcionan?, es que ¿acaso son invisibles?

Aquí hay mucho cómplice. Mucho enemigo disfrazado. Mucha quinta columna. Demasiados alacranes.
Nos preguntamos ¿terminará en un nuevo pacto blanco y rojo?

¿Sabremos torcer el rumbo a tiempo y colocar la derrota en el punto correcto que marca ahora esta historia venezolana?

Un chavista confeso.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2178 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor


Notas relacionadas